web analytics
martes , 12 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » MÉISON, QUIJANO Y LOS OTROS (más un video)

MÉISON, QUIJANO Y LOS OTROS (más un video)

Francisco Herrera

1.    Cometieron un error, ambulance pero no quieren reconocerlo.

Y – es lo más probable – nunca lo reconocerán, recipe por temor a correr el riesgo de añadir, view a un error grave otro mucho más grave. Como diría alguien, el error cometido (hace poco más de dos años) cometido está, y podría atribuirse a la inexperiencia de un bisoño; no así el segundo, de inciertas consecuencias políticas; y que consistiría en reconocer (en público por supuesto, formalmente como colectivo, y por encima de lo que agrade o no agrade al bisoño) que a ese encuentro clandestino nadie acudió para hablar banalidades; pues se trataba de hecho de una reunión de trabajo en coyuntura electoral, de este lado los jefes asesinos, del otro los jefes del partido; estos últimos, si no todos físicamente presentes, sí orgánicamente representados por Méison, el segundo en el mando de lo que en el COENA llaman la Ideología, así con mayúscula. Notemos también, siempre ateniéndonos a lo que podemos escuchar en el video, que antes de ese encuentro había habido otros, con el mismo punto en agenda, a saber: con qué medios los jefes asesinos, a partir de su influencia efectiva en municipios electoralmente clave en ese momento, podían garantizarles a los jefes del aparato partidario una cantidad determinada de votantes.

En buenas cuentas qué logística alistar para lograr superar el porcentaje (10 por ciento) que el FMLN y su candidato Sánchez Cerén les habían “sacado” en la primera vuelta, la del 2 de febrero.

Y es que el nerviosismo cundía en el aparato arenero, ahora sí los números revelaban realidades, ya no pronósticos; ahora ese 10 reverberaba su contundencia. Y todo, en un ambiente FMLNista electrizado: la dirección, satisfecha por el trabajo bien hecho; sus militantes, la noche del 2 y las siguientes, alegres como nunca quizá lo habían estado en su vida; y una buena cantidad de los votantes rojos cimbrándose en las plazas de los pueblos esa noche… ¡puta vos, si por un chorrito no hemos ganado en primera vuelta! Febrero del año 2014 nobleza del calendario como canta el poeta, ¡qué lindo, vos!

2.   Sabido es que los jefes asesinos son gente calma; y veloces para captar el estado de ánimo del otro, el que tienen enfrente. Tanto Méison como Quijano y toda la jefatura arenera cargaban en ese momento sobre sus espaldas con la responsabilidad de lo que ellos mismos dieron en llamar para consumo mediático la remontada, palabreja que en el fútbol significa que lo que se presenta imposible puede terminar siendo posible. A los jefes asesinos esta psicología no se les escapaba, como no se les escapaba que en el esquema si yo te doy esto vos qué me das, ellos de entrada llevaban la ventaja. Y encima, el tiempo, en este caso enemigo inexorable de los jefes areneros: del 2 (de febrero) al 9 (de marzo) cinco semanas… cuatro semanas… tres semanas… ¿En cambio, a los jefes asesinos qué premuras los movían?   

¿Puede creer usted por lo tanto, estimado lector, estimada lectora, que en ese encuentro (o en los precedentes, o en los subsiguientes durante esos días de plomo para el COENA) Méison no negoció nada, no prometió nada, no se comprometió a nada? ¿Puede usted creer que este burguesote fue a encontrarse así porque sí, porque le curioseaba verles su linda cara a fríos jefes especialistas de la extorsión?  Además de dinero ¿cuál fue la puesta de Méison sobre la mesa?, ¿compromisos institucionales futuros?, ¿o no tan institucionales y en este caso bajo qué palabra “de honor”? Muy natural pensarlo, pues al menos tácitamente los asesinos tenían claro que quien estaba allí frente a ellos no era “don Neto”, era la dirección nacional de ARENA; y era Quijano, en ese momento en perspectiva de devenir presidente de la República, nada menos que eso.

3. ¿Estaríamos entonces en la figura de la tentativa de un atentado contra el Estado? ¿Nos habríamos escapado por poco, los salvadoreños, de un gravísimo atentado contra el Estado? Preguntas que todo ciudadano puede hacer hoy; y sin rodeos ni temores hacérselas al Fiscal General de la República, a este fiscal. Y también la siguiente, concebible aun si cada quien debiese tal vez guardársela para sí: ¿tiene que ver en algo, la ola de asesinatos que justamente desde hace dos años con especial saña venimos sufriendo, tiene que ver en algo con lo hablado por Méison esa tarde o noche con los jefes asesinos con los que se encontró? Sin contar que un año después (2015) él candidateaba para diputado, y ganó. ¿Le ayudaron a ganar los asesinos?, ¿fue decisiva esa ayuda y por ende bajo qué formas estaría siendo obligado a recompensarlos hoy?

4.    En política más de una vez un engaño termina en autoengaño, el cual se mide por los efectos que produce. Son muchos los activistas de ARENA que saben, y lo saben porque vieron, oyeron y actuaron, que en asilos, talleres, colonias y escarpados caseríos la clamada remontada no fue más que compra de votos persona a persona casa por casa – método que a algunos de ellos les traía recuerdos de los viejos tiempos del viejo PCN. Dos escenarios, pues: si ARENA hubiera ganado, atrás quedaba esa compra de conciencias y como dicen los italianos voltamo pagina. La cosa es que no ganó, y hoy Méison sostiene (en la tele, sin que le dé frío en las orejas) que no puede negar que él fue a hablar con los asesinos pero que lo hizo “dentro de la ley”, ¿cuál ley? Y si ley… ¿por qué escondiéndose? Lo que Méison debería hacer es presentarle números a los ciudadanos sobre cuántos votantes le proporcionaron a Quijano los asesinos y cuántos consiguieron los propios correligionarios areneros pateando el terreno llevándole sillas de ruedas a ancianos discapacitados, libras de frijol a señoras, láminas, bolsas de cemento a personas necesitadas de esos materiales. ¿Por qué él? Porque él recibía los reportes de acuerdo a los planes establecidos con los asesinos, y veía cuántos votantes podían sumar juntos, correligionarios y asesinos. ¿O no?

5.    Ahora bien, legalmente no están obligados en el COENA a reconocer lo actuado por uno de ellos en nombre de ellos. En un colectivo, como en la sociedad en general, cada quien responde por sus actos, advierten los juristas. ¿Y políticamente? Ah!, es que es ésa la cuadratura del círculo: la política, lo político. Si se mueven pagan, si no se mueven pagan. Y, tal como está nuestro arreglo republicano, siempre llega el momento en que quien cobra es el soberano. Es decir votos, es decir otra vez el tiempo, favorable según, desfavorable según.

6.    Puede considerarse entonces que lo que un día fue clandestino y que hoy gracias a un video ya no lo es, se pondrá a funcionar como un signo: a) Cuál era el poder real de Méison en el COENA de aquel momento, cómo está ese poder ahora y cómo estará después del próximo septiembre;  b) Cómo está la presencia de la oligarquía en el actual COENA y cómo estaría después del próximo septiembre. c) O si formulamos lo anterior de preferencia así: en la sociedad, por naturaleza contradictoria, la unidad ideológica de la oligarquía salvadoreña en última instancia es pétrea; unidad fundada, como sabemos, en su exorbitante poder económico (adquirido por la expoliación de su tierra a indígenas y campesinos en el pasado, por el robo de su fuerza de trabajo al trabajador en el presente), ¿es pétrea por igual en ARENA?  d) Durante ese trance (provocado por el video) quedó a la vista pública la mediocridad intelectual de los “tanques” oligarcas, los que bien podían haber ayudado a pensar las contradicciones políticas de “Netío” en el COENA, quien como es sabido es oligarca hijo de oligarcas y al mismo tiempo miembro destacado en ese organismo, encargado ahí precisamente de… ideología; esto es, de cómo se debe pensar, en el cuerpo partidario y en su cúpula, para defender los intereses oligarcas. Sólo él sabe en su fondo si en algún momento del trance necesitó esas ayudas.

7.    e) ¿Por qué contradicciones? Porque en el COENA, particularmente en el actual, no todos son del pedigrí, hay también allegados. El más connotado de los allegados no está hoy en el COENA, nunca ha estado; empero es diputado, fue alcalde, y fue candidato a la presidencia de la República. No está y quiere estar. (Seguimiento).

A %d blogueros les gusta esto: