web analytics
lunes , 25 septiembre 2017
Inicio » Internacionales » Con más poder, agentes de Estados Unidos arrestan inmigrantes en sitios inusuales
Con más poder, agentes de Estados Unidos arrestan inmigrantes en sitios inusuales

Con más poder, agentes de Estados Unidos arrestan inmigrantes en sitios inusuales

Por Laura Bonilla

Nueva York/Los Angeles/AFP

En la puerta del refugio de una iglesia, dentro de una corte o tras un acto contra la deportación: los arrestos de indocumentados en lugares considerados “sensibles” se multiplican en Estados Unidos, mientras crece la indignación y el temor de activistas e inmigrantes.

Aunque no ha habido deportaciones masivas desde la investidura de Donald Trump hace poco más de un mes, el temor crece porque ICE, la agencia migratoria estadounidense, recibió crecientes poderes para detener indocumentados. Y los está usando.

El último caso concierne a la argentina Daniela Vargas, de 22 años, que llegó a los siete a Estados Unidos y fue detenida el miércoles tras hablar públicamente contra la deportación en un acto en Jackson, Mississippi (sur).

Cuando hace dos meses agentes migratorios llegaron a su casa para arrestar a su padre y a su hermano, también indocumentados, Daniela había conseguido escapar escondiéndose en un ropero.

“Alarmante”

“Es alarmante que el ICE la haya seguido desde una conferencia de prensa sobre inmigración”, escribió en su cuenta Twitter el senador demócrata Ricard Durbin.

Vargas llegó a estar protegida por el DACA, un decreto firmado por el expresidente Barack Obama en 2012 que impide que los niños traídos por sus padres ilegalmente a Estados Unidos y que han crecido aquí sean deportados, y al que se acogieron unos 750.000 jóvenes ‘Dreamers’, como son llamados.

Pero lo dejó expirar en noviembre, según sus abogados porque no tenía los 500 dólares necesarios para hacerlo, y en febrero inició los trámites para renovarlo.

“Lo último que sé es que planifican deportarla sin una audiencia judicial”, dijo a la AFP Patricia Ice, abogada de la Alianza por los Derechos de los Inmigrantes de Mississippi, que organizó la conferencia de prensa.

“El gobierno dice que no tiene derecho a una audiencia con un juez migratorio porque entró al país bajo el programa ‘Visa Waiver’ (que exonera de visa a ciudadanos de determinados países para estadías de menos de 90 días) y la sobrepasó”, explicó.

Trump ha tenido un discurso contradictorio sobre los jóvenes con DACA. En la campaña insistió en que no estaba dispuesto a darles una “amnistía ilegal”, pero luego suavizó su discurso y prometió tratarlos con un “gran corazón”.

La agencia migratoria no respondió el pedido de la AFP para comentar el caso.

“Un cheque en blanco”

Envalentonados tras el nuevo decreto de Trump que amplía su poder para arrestar y deportar inmigrantes -por ejemplo a sospechosos de cometer delitos que no han sido formalmente acusados-, ICE ha detenido indocumentados que buscaron refugiarse del frío en una iglesia de Alexandria, Virginia (sureste), y a una mujer que fue a denunciar un caso de violencia doméstica dentro de un tribunal de El Paso, Texas (suroeste).

También entraron a chequear los documentos de todos los pasajeros en un avión que acababa de finalizar un vuelo doméstico y aterrizó en el aeropuerto JFK de Nueva York.

“Hay ciertamente una actitud más agresiva de los agentes migratorios, ya que sienten que ya no tendrán que rendir cuentas si tienen como blanco ‘áreas sensibles’ como iglesias, escuelas”, dijo a la AFP César Vargas, el primer abogado de Nueva York que se declaró públicamente indocumentado y fundador de la ONG Dream Action Coalition, que defiende una reforma migratoria.

El mayor miedo de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos es ser separados de sus familias. Muchas veces uno o los dos padres son indocumentados, algunos hijos son estadounidenses, y otros hijos pueden haber llegado de niños y están protegidos por el “DACA”.

El miedo creció con la reciente deportación de Guadalupe García de Rayos, una mexicana de 35 años que vivía en Arizona desde los 14 años y que fue acusada en 2008 de falsificar una tarjeta de seguridad social para conseguir empleo. Sus hijos estadounidenses se quedaron en el país.

Huyendo del ICE, que quiere deportarla, otra mexicana de 47 años se refugió en una iglesia de Denver, Colorado, con sus tres hijos pequeños.

“Estoy dispuesta a sacrificar lo que sea necesario para poder estar con mis niños”, dijo Jeanette Vizguerra a la AFP.

Los jóvenes protegidos por el DACA tampoco se sienten a salvo tras el arresto de Daniela Vargas y del mexicano Daniel Ramírez Medina en Seattle.

Ramírez, que llegó a Estados Unidos a los siete años y ahora tiene 23, fue detenido hace tres semanas cerca de Seattle a pesar de que tiene el DACA vigente. Los agentes migratorios, que entraron a su casa a detener a su padre, aseguran que confesó integrar una pandilla, aunque él lo niega y no tiene antecedentes.

Conmoción por captura de padre indocumentado

Un video en el que se escucha sollozar a una adolescente mientras filma la detención de su padre indocumentado por la policía migratoria causaba conmoción en Estados Unidos.

Rómulo Avelica González, mexicano de 48 años, fue detenido el martes por agentes federales de inmigración a poca distancia del colegio Academia Avance, del barrio de Highland Park de Los Angeles, adonde conducía a sus dos hijas.

El incidente fue filmado por su hija adolescente Fátima desde el asiento trasero del vehículo conducido por Rómulo, que llevaba a la escuela a sus dos hijas, como todas las mañanas.

El video muestra cómo Avelica es esposado e introducido en un vehículo por dos agentes federales.

La filmación fue reproducida en las redes sociales y por numerosos medios de comunicación estadounidenses.

“Agentes de la agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) especializados en operaciones contra fugitivos detuvieron al señor Avelica este martes”, en virtud de que “bases de datos indicaron que fue objeto de numerosas sanciones penales, incluyendo conducir en estado de ebriedad, en 2009, y de una orden de expulsión del territorio que remonta a 2014”, señaló el ICE en un comunicado recibido por la AFP.

Una portavoz de la escuela Academia Avance, Jennifer Cuevas, dijo a la AFP que Avelica se hallaba en un centro de detención para inmigrantes en situación ilegal en Adelanto, en el desierto de California.

El inmigrante de origen mexicano, que vive en Estados Unidos desde hace 25 años, jamás cometió crímenes violentos, pero un vocero del ICE dijo que esa agencia federal considera a la conducción en estado de ebriedad una violación del orden público.

“Nunca hubiera pensado que atravesaríamos algo así. Es una sensación horrible ver cómo se destruye a la familia de uno”, dijo a la cadena ABC Brenda, de 19 años, una de las cuatro hijas del detenido.

Su hermana Jocelyn declaró al canal hispano Univisión que su padre “no es un criminal”.

“Trabaja duro, se levanta temprano por las mañanas, lleva a mis hermanitas a la escuela, y a veces ni duerme”, agregó, y reclamó al presidente Donald Trump que le “devuelva” a su padre, “un hombre bueno”.

A %d blogueros les gusta esto: