web analytics
Domingo , 20 Agosto 2017
Inicio » Articulos » Marketing político y elección presidencial

Marketing político y elección presidencial

José Guillermo Mártir Hidalgo

El Mercadeo es una orientación gerencial para el logro de las ventas de una organización comercial, buy cialis cialis dice Berthilde Ortega en su artículo, online “El Mercado Político y Electoral como especialidad del Mercado”1. Por tanto, la Mercadotecnia analiza y estudia las diferentes técnicas o métodos de promoción, difusión y comercialización del producto.  El Marketing es un instrumento de persuasión, cuya finalidad es crear mercados cautivos.

El Marketing Electoral es una variante del Marketing Político. Éste comprende el planteamiento, realización y difusión de unos determinados mensajes en los procesos electorales, para designar el gobierno de una comunidad política. Se trata de vender la imagen de un candidato o partido político, mediante la elaboración de mensajes estratégicos que persuadan a grupos sociales numerosos en las campañas políticas.

El Marketing Político capta las necesidades del Mercado Electoral, para construir un programa ideológico que las solucione, ofreciendo un candidato que personalice dicho programa. El Marketing Político se divide en Gubernamental, cuando está al servicio de las causas sociales de los organismos públicos y el Electoral, cuando está al servicio de los partidos políticos y sus candidatos. Para triunfar en una elección el elemento primordial es, el intercambio de oferta por votos. Por lo que los Partidos, en las campañas electorales, deben presentar a la ciudadanía un programa de gobierno y candidatos, con un conjunto de ofertas que guarden relación con las demandas de la población.

Los partidos políticos no son homogéneos. Cada partido se diferencia de otros mediante sus candidatos, programas o formas de liderazgo. El Mercadólogo Electoral tiene como  objetivo, ganar a la competencia y crear una buena imagen. No solo debe presentar una plataforma de gobierno o un conjunto de ofertas, sino,  mejorar la imagen de los partidos y sus candidatos frente los electores. Es fundamental, entonces, una comunicación más efectiva entre partido, candidatos y electores. La labor es transformar el rechazo en aceptación, la diferencia en identidad y el vacío en comunicación. Es decir, que la distancia y la lejanía entre el elector, el partido y el candidato se transforme en cercanía y en familiaridad. Para ello, la mercadotecnia electoral debe diseñar un candidato, su mensaje y oferta.

Hay tres tipos de Mercado Electoral: El Orientado al Producto, donde el candidato se ve como un producto, por lo que es necesario exponerlo masivamente para incrementar la conciencia del público de su existencia. El Orientado a la Venta, cuyo objetivo principal es la promoción y distribución del candidato, mediante la exposición en medios masivos de comunicación. Y el Orientado al Mercado, que se basa en la satisfacción de los electores, para lo cual se hacen estudios de opinión antes de la campaña y durante el gobierno del candidato, pues el objetivo es ganar la elección y conservar e incrementar la lealtad a la etiqueta.

El Marketing Político y Electoral necesita una gran información y lo logra a través de investigaciones de mercado. La primera etapa del proceso de investigación es, conocer el estado de aprobación general (opinión pública). Y la segunda etapa es el análisis de los antecedentes, para elaborar los objetivos generales del candidato y diseñar una oferta congruente con las necesidades del mercado electoral.

El candidato es el producto, unido a los beneficios que ofrece a cambio del voto. El voto es el precio que paga el elector, a cambio de obtener el beneficio que desea.  La promoción es, la formulación de mensajes que el candidato dirigirá al público meta. La imagen, generada por los medios de comunicación (imagen conceptual), la vestimenta y el manejo del lenguaje no verbal del candidato (imagen física) más  cierta creatividad, atraerá un mayor número de votos y será quien esté presente en la mente del elector.

La construcción de imágenes se vuelve necesaria para la credibilidad, legitimidad e identidad. La identidad política y electoral es la relación entre elector, el partido y el candidato. Los elementos de la identidad están conformados por el simbolismo o identidad audiovisual y las comunicaciones. Actualmente, hay un desequilibrio simbólico, pues pocos partidos, líderes o candidatos políticos se preocupan por los símbolos ideales.

LA MARCA NOS 

ARRASTRA

En el artículo “La importancia de la Marca en el Marketing Político”2, Víctor Aguilar plantea que las marcas son la carta de presentación de un producto, una empresa, un servicio y un partido político. Un partido político requiere de un logotipo y un sello representativo. El logotipo es, reflejo de una experiencia de promesa cumplida y principal vinculo que tiene el candidato de un partido con los simpatizantes y electores.

La marca se alimenta de emociones y el principal encargado de generar esas emociones es el candidato. Sin una vinculación emocional potente, la campaña electoral no caminaría. Por tanto, es importante adaptar emocionalmente la propuesta para cada uno de los sectores que conforman el país. Es necesario entender la marca y su relación con el representante del partido (candidato), ambos reflejan valores y un correcto comportamiento que permite a los votantes y simpatizantes, identificarse y saberse que son parte de un todo.

En el artículo “¿Somos víctimas del poder de marca de los partidos políticos?”3, Jorge Lorente afirma que la marca de los partidos político influye en los electores, igual que los logos de los partidos políticos en la mente de los electores. La marca permite diferenciarse del resto de partidos políticos, facilita al elector su identificación y evita el riesgo de elección. Todo procedimiento de elección lo reúne la marca.

Los ciudadanos no sabemos votar, nadie compara los programas electorales, ni los candidatos, nos dejamos llevar por el valor de la marca, ya que nos ahorra tiempo y quebraderos de cabeza. La última razón por la que deberíamos potenciar el valor de la marca es, que los productos se pueden copiar, las marcas no.

 

1  Ortega, Berthilde. El Mercado Político y Electoral como especialidad del mercado.  En: http://www.monografias.com/trabajos14/mercadeo-polít/mercadeo-polit.shtml

2 La importancia de la Marca en el Marketing Político. En: http://www.codigo.pe/marketing/la-importancia-de-la-marca-en-el-marketing-politico/

3 Lorente, Jorge. ¿Somos víctimas del poder de marca de los partidos políticos, en: http://blog.marketingpolíticoenlared.com/2013/07/22/somos-victimas-del-poder-de-marca-de-los-partidos-politicos/#

A %d blogueros les gusta esto: