web analytics
miércoles , 13 diciembre 2017
Inicio » Suplemento Deportivo » ¡Marcelo histórico!
¡Marcelo histórico!

¡Marcelo histórico!

@ManahenGza

El día en que Marcelo Acosta recibió el pabellón nacional que lo acreditaba como abanderado de la delegación salvadoreña en los II Juegos Olímpicos de la Juventud Nanjing 2014, pilule dijo que esperaba “poner en lo más alto a El Salvador con entrega, coraje y pasión”. Y así lo hizo. Ayer, Acosta saltó a la piscina del Centro Deportivo Olímpico de Nanjing, con la fe intacta de que podría conseguir algo grande en la final de los 400 metros libres.

Marcelo compitió en el carril tres de la piscina, el cual le fue asignado tras registrar el tercer mejor tiempo de los heats clasificatorios (3:53.14) y que significó nadar junto al egipcio Akram Ahmed, quien registró el mejor tiempo en la eliminatoria (3:52.02). Pero, como dijo Acosta al finalizar la prueba, eso no lo amedrentó e incluso le sirvió para realizar más concentrado la prueba hasta poder hacer historia.

No fue una competencia fácil, según comentó después de la prueba Marcelo, debido a que la estrategia que habían planificado con su entrenador, Óscar Moreno, consistía en nivelarse al desempeño de los nadadores más rápidos hasta completar los 300 metros. “Si nos manteníamos a la par (de los otros nadadores) hasta los 300 metros, la carrera podía ser mía ya que mi cierre es la mejor parte de mi carrera”, relató Acosta tras la competencia.

Marcelo cumplió con lo encomendado pues, a falta de 50 metros, logró quedarse en solitario junto a Mykhailo Romanchuk de Ucrania en la lucha por el oro. No obstante, a raíz del esfuerzo empeñado en toda la carrera, el cuerpo no le respondió a Acosta, por lo que el ucraniano tocó primero la orilla de la piscina con cronometro de 3:49.76, en segundo lugar lo hizo Marcelo, con tiempo de 3:51.32 y, al ver su nombre en la pizarra electrónica, festejó eufóricamente su segundo lugar pues era consciente de que había hecho historia al ganar la primera medalla olímpica para El Salvador.

Tras Acosta llegó Henrik Christiansen de Noruega, quien paró el cronometro en  3:51.55. De esta forma, el podio de los 400 metros libres quedó liderado por Mykhailo Romanchuk de Ucrania con la medalla de oro, Marcelo Acosta de El Salvador con la medalla de plata y Henrik Christiansen de Noruega con la medalla de bronce.

Una medalla para todo el país

“Siento una gran alegría. Cuando vi en la pizarra electrónica mi nombre en el segundo lugar, sentí la felicidad más grande del mundo porque lo había logrado, conseguí una medalla olímpica para mi país. Es la primera vez que veo la bandera de mi país subir al cielo y es algo increíble. Se siente una sensación increíble”, expresó emocionado Marcelo Acosta luego de recibir la medalla de plata histórica.

Acosta también dijo que llegó a Nanjing con el objetivo de clasificar a la final de una de las tres pruebas en las que competirá (200, 400 y 800 metros libres), pero que ya en la final se tuvo confianza y peleó por la medalla.

“Aguanté el dolor en mi cuerpo y luché hasta donde pude para mantener siempre la segunda posición, porque sabía que esa medalla era mía y nadie me la iba a quitar. Ahora veo y confirmo que los sueños se pueden hacer realidad”, comentó el tritón de 18 años.

Asimismo, el atleta dijo que la medalla se la dedica a todo el país, a la empresa privada, al Comité Olímpico de El Salvador (COES), a todos sus amigos y familia. “A mi papá y mamá les digo ‘aquí está el resultado, los quiero mucho y gracias por el apoyo’. La verdad que no importa, a mí me encanta la medalla”, dijo el atleta nacional al cual le resta ver actividad en los 200 y 800 metros libres.

Por su parte, Óscar Moreno, entrenador de Marcelo, dijo que la medalla es el premio a todos los años de trabajo y sacrificio del atleta. “Han sido 10 años de trabajo duro, fuerte y mucho sacrificio, ha habido de todo y creo que el premio nos cayó este día y nos sentimos sumamente contentos porque Marcelo es la clase de atleta trabajador y que merece este tipo de recompensas”, expresó Moreno y reconoció que seguía reviviendo la carrera en su cabeza. El experimentado entrenador también coincidió con Marcelo al decir que el principal objetivo era meterse en la final, pero que, en última instancia, decidieron jugársela y pelear por una medalla. “La primera gran meta era hacer finales. Cuando nos ubicamos en tercer lugar y vemos que los otros habían hecho su mejor esfuerzo, cambiamos la estrategia, empezamos a pensar en la medalla.

Nos reunimos, analizamos los puntos débiles de nosotros y de los demás para replantear la estrategia, pero pensando en la medalla y, al final, nos resultó”, aseguró el entrenador.

A %d blogueros les gusta esto: