web analytics
martes , 21 noviembre 2017
Inicio » Internacionales » Mandato de ministro de Suprema Corte desnuda a golpistas en Brasil
Mandato de ministro de Suprema Corte desnuda a golpistas en Brasil
El Ministro Supremo Tribunal Federal (STF) Edson Fachin. Foto Diario Co Latino

Mandato de ministro de Suprema Corte desnuda a golpistas en Brasil

Brasilia/PL/AFP

La autorización dada por el ministro del Supremo Tribunal Federal (STF) Edson Fachin para investigar a 74 autoridades con foro privilegiado deja hoy al desnudo a figuras claves del golpe parlamentario perpetrado en Brasil contra Dilma Rousseff.

La lista divulgada por el Supremo Tribunal Federal (STF) toca al corazón del gobierno que ascendió tras la destitución de Dilma Rousseff en 2016 y alcanza a 29 de los 81 senadores (más de un tercio de la cámara), a unos 40 de los 513 diputados y a tres gobernadores.

Preso y condenado a 15 años de cárcel, el ex titular de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha -quien para chantajear al Partido de los Trabajadores (PT) puso en marcha el proceso de juicio político contra la presidenta constitucional-, el mandato de Fachin alcanza ahora a otros dos activos partícipes de la artimaña golpista. Entre los 24 senadores que serán investigados figura el líder del gobernante Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), Romero Jucá, nombrado ministro de Planificación por Michel Temer y obligado a renunciar menos de dos semanas después al conocerse sus intenciones de obstruir la operación Lava Jato.

También está el presidente del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) y candidato perdedor en las elecciones de 2014, Aécio Neves, quien como Jucá tiene ahora abiertas por Fachin cinco indagaciones.

Neves no es, sin embargo, el único ‘tucano’ renombrado que aparece en la lista difundida ayer y en la cual, entre los ocho ministros de Temer sujetos a investigación, se encuentra el canciller Aloysio Nunes, e incluso el senador José Serra, quien a fines de febrero pasado renunció a ese mismo puesto alegando cuestiones de salud.

Además de Nunes, otros siete integrantes del gabinete de gobierno quedaron bajo la lupa: el titular de la Secretaría General de la Presidencia de la República, Wellington Moreira Franco; el jefe de la Casa Civil, Eliseu Padilha, y el ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento, Blairo Maggi.

También los jefes de las carteras de Ciudades, Bruno Araújo, de Industria, Comercio Exterior y Servicios, Marcos Antonio Pereira; de Integración Nacional, Helder Barbalho, y de Ciencia y Tecnología, Gilberto Kassab.

Cuarenta y dos diputados federales y 23 senadores forman parte asimismo de los políticos delatados por ex funcionarios del Grupo Odebrecht en el ámbito de la operación anticorrupción Lava Jato, al igual que los gobernadores de tres estados: Renan Filho (Alagoas); Robinson Faría (Rio Grande do Norte) y Tiao Viana (Acre).

Mientras, las denuncias hechas contra otros nueve mandatarios estaduales fueron remitidas por el propio magistrado de la Corte Suprema al Supremo Tribunal de Justicia (STJ).

En este caso se encuentran: Paulo Hartung (Espírito Santo), Geraldo Alckmin (Sao Paulo), Fernando Pimentel (Minas Gerais), Flávio Dino (Maranhão), Luiz Fernando Pezao (Rio de Janeiro), Raimundo Colombo (Santa Catarina), Marcelo Miranda (Tocantins), Beto Richa (Paraná) y Marconi Perillo (Goiás).

Además de los ministros Blairo Maggi (Agricultura), Gilberto Kassab (Ciencia y Tecnología), Helder Barbalho (Integración Nacional), Bruno Araujo (Ciudades), Roberto Freire (Cultura) y Marcos Pereira (Comercio Exterior), la lista incluye al presidente del PMDB, Romero Jucá; el líder del PSDB (centro) y excandidato presidencial Aecio Neves; y a los titulares del Senado, Eunicio Oliveira (PMDB), y de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia (DEM, derecha).

El presidente de Brasil, Michel Temer ha sido rozado por los relatos de los 77 exejecutivos de la empresa que comandaba Marcelo Odebrecht, considerado un príncipe de la industria, que aceptó colaborar con la justicia luego de que el juez Sergio Moro lo condenara a 19 años y cuatro meses de encierro.

La fiscalía definió al “Petrolao” como un sistema de “empresas que se enriquecían a costa del Estado, directivos de Petrobras que vendían favores, lavadores profesionales de dinero que pagaban sobornos y políticos y partidos que sustentaban a directivos de Petrobras y a cambio recibían la mayor parte de los sobornos para enriquecerse y financiar sus campañas”.

A %d blogueros les gusta esto: