web analytics
jueves , 14 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » Mandatario entrega 177 viviendas a familias de San Julián
Mandatario entrega 177 viviendas a familias de San Julián

Mandatario entrega 177 viviendas a familias de San Julián

@JennyCoLatino

Que triste se oye la lluvia en los techos de cartón. Que lejos pasa la esperanza en las casas de cartón”, pilule es el estribillo de una de las canciones más conocidas del cantautor venezolano, Alí Primera: “Las Casas de Cartón”.

 Con una guitarra acústica sobre sus piernas toca cada cuerda e inmediatamente se escuchan las notas de esta melodía, muy famosa durante los años 70’ en el país.

 “Viene bajando el obrero casi arrastrando sus pasos por el peso del sufrir, mira que mucho ha sufrido, mira que pesa el sufrir”, prosigue el canto, el cual es interpretado, no por alguno de los integrantes del grupo venezolano de canto popular Guaraguao, sino por Lisandro.

Lisandro es un niño de unos once años de edad. Reside en San Julián, Sonsonate, y padece una discapacidad visual.

El pequeño Lisandro interpreta esta melodía con tal pasión que conmueve al público que atento y visiblemente conmovido corea la letra y aplaude.

 El público de Lisandro sabe muy bien el significado de una casa de cartón, o de carpeta, o lámina,  o madera; y es que por más de 10 años habitaron en alguna de ellas.

Entre el público de Lisandro se encuentra otro personaje, a quien también conmueve: el presidente Salvador Sánchez Cerén.

Y es que el mandatario se desplazó ayer hasta la comunidad Santa Lucía, en San Julián, para entregar 177 viviendas a familias de esta zona, que habitaron en viviendas temporales tras los terremotos que afectaron al país en enero y febrero de 2001. Pero las viviendas ya no son “champas” de lámina, ni de carpeta o de tablas, sino que son viviendas permanentes, que más que brindar a sus habitantes “cuatro paredes”, les dan “dignidad”.

“Lisandro ha explicado con la música el sufrimiento de muchos de ustedes, que tuvieron que vivir bajo casas improvisadas, muchos con cartones, viviendo en dificultades durante 13 años. Han esperado 13 años, pero ahora están viendo que es una realidad, no perdieron la esperanza”, dijo el mandatario.

Para la construcción de las 177 casas, el gobierno, a través del Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano, invirtió más de 830 mil dólares provenientes de  70 millones de dólares  de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), destinados al Programa de Vivienda y Mejoramiento Integral de Asentamientos Urbanos Precarios.

De acuerdo al mandatario, este es “un visionario proyecto que pretende beneficiar a 60 mil familias salvadoreñas de escasos recursos”.

“Sabemos que no ha sido nada fácil vivir durante todos esos años en viviendas temporales. Gracias a Dios y al trabajo en conjunto que hemos realizado, esa situación desfavorable ha terminado, ahora cuentan con casas seguras y dignas”, expresó el gobernante durante un acto donde entregó a cada una de las familias las llaves de sus nuevas casas.

“Este día reciben un espaldarazo, un apoyo, en el esfuerzo diario de todos ustedes por darles algo mejor a sus hijos e hijas. Si el tema de la vivienda es solventado, ustedes podrán enfocarse en otros propósitos familiares”, afirmó.

Agregó que “como Presidente de la República, me llena de mucha alegría presenciar un momento como este, pues por muchos años he acompañado las causas del pueblo, de los menos favorecidos. Ha sido nuestra lucha asegurarles a todas las familias salvadoreñas su derecho a una vivienda digna”.

El programa habitacional abarca proyectos como la construcción de 3 mil 452 viviendas, mejoramiento de piso para 8 mil 515 casas, subsidio para 258 familias y beneficios con obras físicas de protección y transformación comunitaria para un total de 3 mil hogares.

Además, se propone alcanzar la cifra de 40 mil familias beneficiadas a través de la regularización de sus lotes.

“Pasamos once años viviendo en champas; gracias a Dios, al alcalde, al expresidente Mauricio Funes que gestionó estos grandes proyectos, al viceministerio de Vivienda que ha estado al frente y al excelentísimo presidente Salvador Sánchez Cerén ese sufrimiento se ha terminado y tenemos un lugar digno para vivir”, expresó Pedro Santos López, un agricultor de 46 años de edad, oriundo de Sonsonate y uno de los beneficiados con el proyecto.

La nueva casa de Pedro, color “melón”, adornada con gallardetes de colores muy alegres, globos, y además está bien barrida, fue la primera vivienda a la que el Presidente llegó al iniciar un recorrido para verificar el estado de los inmuebles y exhortarle a sus nuevos dueños a que la cuiden.

Pedro dice que en su nueva vivienda habitará junto a su madre de 67 años, la menor de sus tres hijas, un nieto de siete meses de edad y un sobrino.

 “Es un gozo; tener uno su casa propia se siente con más libertad, tranquilidad”, afirmó López.

Mientras tanto, el  mandatario anunció que, con el apoyo de la Alcaldía Municipal de San Julián, al mando de Gabriel Serrano, los habitantes de esta comunidad serán beneficiados con obras de urbanización, como el sistema de agua potable, aguas lluvias y energía eléctrica pública.

“Como Gobierno más que cuatro paredes, queremos entregarles una vivienda digna, asegurar el derecho de sus hijos a educación y salud de calidad, darles seguridad a sus comunidades y convertir todos los espacios públicos en lugar de convivencia”, manifestó Sánchez Cerén. En este contexto aseguró que desde el pasado quinquenio, una de las prioridades es atender el déficit habitacional y la precaria situación en que viven miles de salvadoreños.

“Con el gobierno del Presidente Funes inició esta gran misión de darles un techo seguro a todos ustedes.

Nosotros asumimos el compromiso de continuar con esta gran obra”, recalcó, al mismo tiempo, indicó que la entrega  de estas viviendas constituye un paso más para reducir la vulnerabilidad del país.

“Todos los salvadoreños y salvadoreñas tienen derecho a una vivienda segura y digna. Les invito a cuidar sus viviendas y les animo a seguir trabajando por la sana convivencia en esta comunidad. La paz y la seguridad es un trabajo colectivo y constante. Si son una comunidad unida y solidaria alcanzarán muchos más beneficios compartidos”, concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: