web analytics
lunes , 11 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » “Ni los militares, ni los soldados actuaron sin una orden, eso es imposible”: Wilfredo Medrano
“Ni los militares, ni los soldados actuaron sin  una orden, eso es imposible”:  Wilfredo Medrano
El abogado de Tutela Legal “María Julia Hernández”, Wilfredo Medrano, explica el estado del proceso judicial por masacre El Mozote. Foto Diario Co Latino/ Gloria Orellana.

“Ni los militares, ni los soldados actuaron sin una orden, eso es imposible”: Wilfredo Medrano

@SilviaCoLatino

Wilfredo Medrano, acusador particular  de Tutela Legal “María Julia Hernández”, habló sobre el proceso judicial de la Masacre de El Mozote y sitios aledaños, ocurrida entre el 10, 11 y 12 de diciembre de 1981, en las comunidades de La Joya, Los Toriles, Cerro Pando y Jocote Amarillo, todos del municipio de Meanguera, Morazán.

Esta población civil fue asesinada por un combinado militar durante el conflicto armado en una guerra insurgente que se extendió por doce años.

“Tenemos esperanzas, con el caso de la Masacre de El Mozote y sitios aledaños, antes los jueces y fiscales eran inquisitivos con las víctimas;  antes teníamos la impresión que los aplicadores de la ley estaban a favor de los victimarios y en contra de las víctimas, pero todos esos roles han cambiado”, dijo Medrano en exclusiva a Diario Co Latino.

– ¿En qué faceta se encuentra el proceso judicial en la Masacre de El Mozote?

El caso se encuentra en la fase de instrucción, es decir, en la recepción de testimonios de las víctimas  de los testigos. Ya ampliaron su declaración 10 testigos que habían declarado previamente entre 1990 y 1991.

Y luego,  le ofrecimos también al señor juez, otros 10 testigos, siete que declararon de forma escrita  y tres en audiencia pública ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) en el año 2012.

En ese sentido, el juez tuvo a bien citarlos. En total serían 27 quienes declararán  en estas dos semanas que se vienen, ya declararon siete. El próximo jueves 19 de octubre a las nueve  de la mañana se ha ordenado la intimación (informar sobre acusación) al General Rafael Bustillo, quien es uno de los imputados que no se había hecho presente, porque andaba huyendo tras la “Difusión Roja” que emitió la Audiencia Nacional de España, pero como ya la Corte Suprema de Justicia estableció que ya no procede la extradición de los militares salvadoreños en el crimen de los Sacerdotes Jesuitas; pues suponemos que está tranquilo, digo esto porque puede estar en su casa, entonces, el juez lo citó nuevamente y está señalado en la intimación.

Y luego, de ese acto judicial viene la otra declaración de un testigo a las once de la mañana y la siguiente a las dos de la tarde del 19 de octubre, son dos declaraciones para ese día y una última que será a las diez de la mañana el viernes 20 de octubre.

– ¿Cómo van a servir estos testimonios?

Con estas declaraciones se están acreditando los hechos y casi todos los testigos son originarios de los diversos cantones que fueron afectados con la Masacre de El Mozote, y que como todos sabemos incluye a La Joya, Toriles, Cerro Pando, y El Mozote, y todo ellos han declarado, inclusive hay unas mujeres  que han dado muchos elementos que afirman las atrocidades y violaciones de las mujeres por militares, y todo esto lo ha escuchado el juez.

Hay otras personas que declararon como encontraron a sus familiares con la ropa íntima abajo de sus piernas y sus blusas levantadas y con signos que todas fueron violadas antes de ser ejecutadas y son estos hechos los que vienen a robustecer las pruebas que muestran la brutalidad, con la que actuaron estos efectivos del Batallón Atlacatl.

Como acusadores particulares hemos solicitado información de carácter militar al juez, para que le pida al Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, su intervención,  porque reiteradamente el Ministro de la Defensa, David Munguía Payés ha negado rotundamente que existan información de carácter militar o  archivos u otros elementos de información de estos documentos militares, a fin de deducir las responsabilidades.

– ¿Cuál ha sido la reacción de las víctimas?

Realmente, las víctimas recordar les ha afectado, pero también les ha servido de catarsis para descargar tanto dolor por más de tres décadas,  algunos testigos  han declarado la forma en que fueron asesinados sus y muchas otras familias. Estamos en la fase de localizar a algunos adultos, que en ese momento eran niños, y que son testigos claves, que vieron como fueron asesinados sus padres y sus hermanos, hermanas y familiares.

Hay un testimonio de una persona que vio como los soldados asesinaban a los niños cortándoles la cabeza con los corvos, es decir, están reflejando entre los testimonios, mucha información sobre los daños que sufrieron en las comunidades, como fueron arrasadas casas, calles, y como sus pocos bienes que eran los animales domésticos eran eliminados. El proceso es complejo, pero el juez ha tenido a bien aplicar el Código Penal de 1973 y el Código Penal actual, esto para darle mayor garantía a las víctimas y los imputados;  porque en 1973, las víctimas no tenían muchos derechos o no tenían mayor participación activa en esos procesos. Todas esta facilidades está dando el Tribunal competente del Juzgado Segundo de Primera Instancia.

– ¿Cómo acusadores particulares que lectura hacen del caso El Mozote?

Hoy tenemos la oportunidad al interrogatorio directo y el juez solo interviene para calificar las objeciones, para permitir las preguntas o para rechazarlas, pero ahora de manera directa se está trabajando con las víctimas y se les está escuchando y documentando toda la información.

En ese sentido para las víctimas esto no es complicado y,  es porque no es mentira lo que están diciendo, todo es coherente entre todos los testimonios que son  desgarradores, verdaderamente impactan, aunque  la defensa acuse que se les ha preparado, y es todo lo contrario dicen totalmente la verdad porque lo vivieron y se liberan de ese sentimiento de dolor e impotencia que han tenido por muchos años y lo han expresado públicamente, sin importar a muchos volver a revivir esos momentos de angustia y dolor.

– ¿Qué ha impresionado más de los testigos?

Yo admiro realmente a las mujeres en sus testimonios;  ellas han declarado en la forma en que fueron agredidas, incluso, sexualmente, porque fueron violadas, o  como fueron asesinados sus padres, como encontraron los cuerpos de sus seres queridos y cuando fue la última vez, que les vieron. Lo importante es que muchas víctimas han declarado que vieron en el lugar de los hechos al Coronel Domingo Monterrosa Barrios, quien andaba al mando de las operaciones, y quien ordenó varios asesinatos en Arambala, Morazán, previo a la Masacre de El Mozote.

Existen muchas víctimas que fueron asesinadas en Arambala, fueron las esposas  quienes narraron como cinco días antes de la masacre de El Mozote se establecieron en Arambala  donde llevaron a todos los hombres y jóvenes a la plaza pública y los  tendieron boca abajo frente a la iglesia y ahí el Coronel Monterrosa les preguntó ¿Cómo querían morir?, si sentados, acostados o parados. De ese grupo levantaron a siete hombres, y se los llevan y los asesinan brutalmente  frente a las esposas y sus  hijos, luego, ingresan a la calle de El Mozote listos para cometer la masacre en los otros caseríos.

– ¿Cuál es el papel de la defensa de los militares?

Los abogados  que suman más de diez, con algunos testigos no se atreven, ni a contra interrogar porque no tienen argumentos para contradecir el testimonio a las víctimas, porque  la meta de la defensa es inducir al testigo a que diga algo impropio, desvirtuarlo.

Cuando la gente dice que escuchó por la radio que venía el operativo, los defensores les preguntan que digan si era  “Radio Venceremos”, que son un tipo de preguntas absurdas o preguntar a la víctima cuánto mide un helicóptero … han caído en una serie de cuestionamientos absurdos con el único fin de confundir a los testigos. Hay testigos que narran de los  rótulos que decían “Aquí pasó el Batallón Atlacatl” ,  “Un niño muerto, un guerrillero menos” que eran el tipo de leyendas que ponían en las paredes y la gente vio esos mensajes en sus comunidades.

– ¿Qué buscan como representantes de las víctimas?

Le estamos apostando a la “autoría mediata”, buscamos los que fueron responsables de esos hechos y en la cadena de mando quienes ordenaron, planificaron y ejecutaron estos hechos, porque solo Domingo Monterrosa Barrios no pudo hacer solo ese operativo, sino que tuvo que contar con un apoyo logístico de otras unidades militares, por eso estamos hablando de que fue una operación combinada de varias estructuras militares infantería, artillería, Fuerza Aérea y estas acciones no pudieron ser desconocidas por el ex ministro Guillermo García, o Rafael Flores Lima, que era el Jefe del Estado Mayor y otros comandantes del Batallón Atlacatl.

Escuché una vez al ministro Munguía Payés hablando que en el campo un batalla se pueden hacer esquemas o estrategias el grupo militar en el momento y en la zona; pero preguntémonos ¿Quién les da las órdenes a ellos?, solo el Alto Mando o sea, bajo un control de jefes superiores, nadie va actuar porque se le ocurrió y mucho menos los soldados, eso es imposible.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: