web analytics
lunes , 25 septiembre 2017
Inicio » Opiniones » Los comentarios tendenciosos

Los comentarios tendenciosos

Salvador Ventura

Lo hemos dicho en reiteradas ocasiones la información tendenciosa, store el sensacionalismo, sovaldi sale la mentira nada más profundiza la mala reputación de la prensa, sovaldi sale pues los lectores más temprano que tarde llegan a la verdad y comprenden el sentido de la ética periodística.

En un editorial publicado el jueves 24 de abril, El Diario de Hoy miente descaradamente al afirmar que “la más reciente ocurrencia de los efemelenistas es restituir a las comunidades aborígenes las tierras ejidales” pues “no tienen empacho en desarticular comunidades y el orden legal del país…”

Es asombrosa y temeraria la acusación del editorialista de El Diario de Hoy. En primer lugar no conocemos de comunicado ni de posición alguna de la dirigencia del FMLN de proponer a la Asamblea Legislativa la aprobación de una ley para restituir en el país los ejidos y con ello “retornar a los viejos tiempos”.

Asimismo, hasta el día de hoy ninguna iniciativa o hecho alguno promovido por dirigentes políticos, cuadros intermedios o funcionarios del FMLN ha atentado o buscado “desarticular las comunidades” o “el orden legal del país”. Por el contrario, se han creado nuevos asentamientos en distintos lugares de El Salvador luego de la firma del Acuerdo de Paz.

La mayoría de leyes redactadas y promovidas por el grupo parlamentario del FMLN lejos de “atentar contra el orden legal del país”, han buscado una mayor participación de la gente, así como transparencia y honestidad en los manejos de la administración pública. Además de garantizar para todos el ejercicio de la democracia.

La posición del editorialista de El Diario de Hoy es racista, atolondrada y a todas luces parida en la prehistoria, en la época de las cavernas. Su extremismo ideológico y el odio acumulado contra el FMLN y todas las expresiones progresistas a favor de los más necesitados, es hasta enfermizo y merecedor de diagnóstico clínico y patológico.

El director de El Diario de Hoy conoce perfectamente el origen y el desarrollo de la tenencia de la tierra en El Salvador, sabe que en el siglo XIX se promulgó una ley especial para destruir los ejidos comunales y entregar las tierras a ciertas familias para que las dedicaran al cultivo del café.

Esas propiedades fueron regaladas, es más la misma Asamblea Legislativa aprobó en 1879, la Ley de Policía que “perseguía a las mujeres holgazanas y estaban prohibidos los vagos, los buhoneros sin patente”, etc. de esta manera también los nuevos y “flamantes” propietarios consiguieron mano de obra regalada para trabajar “sus tierras”.

No señor editorialista, la historia de este país está signada por los más crueles actos de injusticia, de exterminio y explotación de comunidades indígenas y no por los “efemelenistas” como temerariamente usted afirma, sino por los antepasados de los actuales dueños de grandes fincas y haciendas de El Salvador. ¿Recuerda el etnocidio de 1932?

La verdad, la lealtad y la libertad constituyen la síntesis del contenido de todos los códigos profesionales, de todas las leyes sobre la prensa y de las exigencias de nuestra conciencia profesional; pero el mentir deliberadamente con el propósito de confundir y desacreditar al gobierno, es la forma más fácil de perder credibilidad ante el público lector.

La alteración deliberada de la verdad conspira contra la misma conciencia profesional, la ética periodística y retrata de cuerpo entero a los periodistas, editores o jefe de redacción de un medio que se autodefine como defensor de la libertad de expresión, de la convivencia pacífica y de las libertades públicas.

Del mismo modo, hoy en día, con los adelantos tecnológicos y el acceso del público a diferentes canales de información nacionales e internacionales, ya no es suficiente decir la verdad sobre un hecho es necesario, además, situar el acontecimiento rodeado de sus circunstancias. La exactitud de un hecho es la forma clásica del deber de veracidad, es la forma de la responsabilidad jurídica de los periodistas.

En este mismo hecho, el editorialista de El Diario de Hoy temerariamente afirma que las comunidades indígenas serían las primeras “en rechazar el retorno a los tapescos, los brujos, el analfabetismo, la ignorancia sobre el mundo, los caites, las carretas y el primitivismo. Muchos de esos indígenas andaban desnudos y creían en los seres malignos de los arroyos…”

Nadie habla de volver a los tapescos, la ignorancia, los caites o las carretas; por el contrario el primer gobierno del FMLN ha desarrollado una permanente campaña, como política de Estado, de alfabetización, entrega anualmente zapatos, uniformes y útiles a más de un millón de escolares.

Sin embargo, El Diario de Hoy por su “pila ideológica” ignora estos avances, no es noticia para ellos el declarar más de 25 municipios libres de analfabetismo o el incremento en la matrícula escolar en todas las escuelas del país, principalmente en la zona urbana. El vaso de leche para más de 900 mil escolares y el favorecer a más de 2 mil ganaderos tampoco es importante.

El Diario de Hoy calumnia permanentemente, proporciona falsas noticias en forma directa o por aproximación, sus editoriales son tendenciosos, le recordamos que este proceder se remonta a la Edad Media cuando los juristas utilizaban todo tipo de maniobras para defender a los monarcas en sus querellas.

A %d blogueros les gusta esto: