web analytics
Domingo , 23 Julio 2017
Inicio » Editorial » De las inversiones que no habla la derecha
De las inversiones que  no habla la derecha
El diputado de ARENA René Portillo Cuadra fue el principal vocero de ese partido político respecto a la necesidad de modificar la Ley de Extinción de Dominio, que a su vez fue acompañada por otros personeros de la derecha que a menudo son entrevistados en los programas de opinión de la televisión salvadoreña. Este periódico, por cierto, cuestionó dicha ley, que el Estado expropie los bienes de los sospechosos de enriquecimiento ilícito, sin antes haber sido vencido por un tribunal competente. La derecha se dio cuenta de ese asunto, hasta que a la Fiscalía General de la República se le ocurrió expropiar los bienes del difunto presidente Francisco Flores Pérez. La viuda del ex mandatario, Lourdes de Flores, acompañada de su hijo e hija, denunció que entre lo expropiado estaban algunas herencias familiares. La derecha opositora, tanto empresarial como política, vio en la ley un problema cercano y de futuro, por lo que inició la generación de opinión favorable a la reforma. Y cuando los diputados introducen la reforma a la mencionada ley, argumentando lo arriba expuesto, y para ponerla en sintonía con el artículo 240 de la Constitución de la República, los diputados de ARENA, salvo una, se abstienen de votar: en la plenaria guardaron silencio cómplice, o mejor dicho, silencio de respaldo, pues no votaron ni en contra, ni criticaron la aprobación de las reformas. Hoy está claro que ARENA no votó y guardó silencio, para no ser criticados ni por las redes sociales ni por la Embajada de los Estados Unidos. A lo mejor los diputados sabían por adelantado que la Fiscalía General de la República protestaría como lo hizo, y que lo mismo iba a suceder con la Embajada de los Estados Unidos. Hoy, los costos políticos los están pagando el partido GANA, el FMLN y los diputados del PCN que votaron por dicha reforma. En la derecha seguramente están aplaudiendo a los areneros por no votar ni a favor ni en contra de la ley que ellos promovieron, y seguramente los habrán calificado de listos o hábiles para el manejo político, pero el pueblo debe tener claro que el comportamiento de ARENA es el reflejo de su doble moral, o de su hipocresía como los calificó el alcalde de San Salvador, Nayib Bukele.

De las inversiones que no habla la derecha

Recientemente se conocieron los avances en la construcción de una empresa, en terrenos de CEPA en Acajutla, que generará energía a partir del Gas Metano. La inversión para los próximos dos años se estima en más de $900 millones.

Además, la obra física generará por lo menos un mil empleos. Y si vemos la inyección de la energía eléctrica que será producida a finales de 2018 o principios de 2019, no podemos más que aceptar que en el país existe un clima favorable para las inversiones, y que hay empresarios nacionales y extranjeros que le están apostando al país.

El año pasado hubo anuncios importantes de inversiones en el rubro de la Telefonía. Tigo fue la primera empresa en anunciar la inversión en $1000 millones de dólares, para los próximos cuatro años a partir de este año. La mega inversión anunciada es para la transformación de la infraestructura, el fortalecimiento de la red y la adquisición e introducción de la tecnología conocida como 4G.

Digicel El Salvador se sumó a las empresas de telefonía que promueven el desarrollo tecnológico del país. La semana pasada, la empresa anunció la inversión de $428 millones durante los próximos cinco años en el sector de telecomunicaciones, impactando positivamente el futuro de los salvadoreños.

Los representantes de Digicel reafirmaron el compromiso de la empresa de telefonía en cuanto a reducir la brecha digital existente y así contribuir a la economía salvadoreña.

Sin lugar a dudas, las otras empresas de la telefonía harán sus propias inversiones, pues, de seguro, no querrán quedar a la saga de su competencia.

Hay inversiones también en la generación de energía solar y hasta eólica. Estas inversiones van en firme, pues, se están desarrollando las obras de infraestructura.

Y si hacemos un recorrido por la zona norponiente y surponiente de la ciudad capital veremos más de una decena de construcciones de edificios modernos, que no dudamos, se trata de grandes inversiones.

O sea, a partir de las inversiones anunciadas, en ejecución o ejecutadas podemos ver que en el país hay un clima propicio para mejorar su economía, pero, lamentablemente la oposición política y el sector gremial que sigue la agenda del sector político opositor o viceversa, insiste en que el país es un caos, que no tiene rumbo.

¿Cómo puede anunciarse inversiones por más de dos mil millones de dólares en un país caótico? La respuesta es simple, El Salvador no es un país caótico a pesar de sus problemas. Lo que si es cierto es que hay grupos interesados, tanto políticos como de gremiales empresariales en hacerle creer a la población salvadoreña que el país está en una profunda crisis de la que no se podrá salir hasta que ARENA recupere el Gobierno Central. Esa es la verdad, y esa es la verdad que deber tener clara el pueblo salvadoreño.

A %d blogueros les gusta esto: