web analytics
miércoles , 13 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » Las formas de votar en elecciones legislativas y al Parlamento Centroamericano

Las formas de votar en elecciones legislativas y al Parlamento Centroamericano

Licda. Norma Guevara de Ramirios
@guevara_tuiter

Por primera vez, thumb la elección de diputadas y diputados al Parlamento Centroamericano se hará con papeleta propia, cialis la última vez que elegimos nuestra representación como país en esa entidad  parlamentaria regional, click los partidos políticos inscribían sus candidaturas en lista cerrada y eran electos en correspondencia a la suma de todos los votos obtenidos en la elección de diputaciones a la Asamblea Legislativa. El nuevo Código Electoral fue reformado y se estableció que la elección de diputados y diputadas al PARLACEN se haga con papeleta propia, con los mismos requisitos de la Asamblea Legislativa en la inscripción de candidaturas, diseño de papeleta y forma de escrutar los votos. La circunscripción de PARLACEN es nacional, es decir que el resultado será producto de la suma de los votos válidos emitidos en todos los departamentos, para asignar a cada partido el número de escaños que les corresponda.

La forma de votar para elegir diputadas y diputados para el Parlamento Centroamericano será la misma de la Asamblea Legislativa; es decir la ciudadanía tiene cinco formas posibles para emitir su voto: 1) Marcando la bandera del partido preferido. En este caso el significado es que  se apoya a toda la lista propuesta por el partido político. 2) Marcando la bandera del partido preferido y una, varias o todas las fotografías y nombres de las y los candidatos propuestos. En este caso, las marcas a la par de las candidaturas indican preferencia. 3) Marcar sobre o a la par de las fotos y nombres de candidaturas de un mismo partido político, en este caso el voto se cuenta a favor del partido y las personas sobre cuyas fotos se marcó, reciben preferencia para la asignación de escaños. 4) Marcar por un candidato no partidario. En esta elección se sabe que solamente una persona podrá pedir ser candidato en el departamento de San Salvador y sería el único que pueda ser objeto de esta forma particular de votar; y 5) Marcando por candidatas o candidatos de dos o más partidos, o de no partidarios. En este caso las marcas representan fracciones de un voto, y tienen un valor indeterminado, es decir dependerá de la cantidad de marcas que haga la persona electora.

En la elección de concejos municipales, la manera de votar es más sencilla, únicamente marcar  la bandera del partido de preferencia, el que postula a las  y los candidatos de nuestra simpatía.

Es conveniente que el electorado comprenda que la cantidad de escaños a llenar en cada departamento está en relación a la población del mismo y por tanto las candidaturas en cada departamento que un partido puede proponer son distintas. En San Salvador serán 24, en La Libertad 10, en Santa Ana 7, en San Miguel y Sonsonate son 6, en Usulután 5, en La Paz y Ahuachapán 4, y el resto de departamentos se elegirán 3 diputados (La Unión, Morazán, Cuscatlán, Cabañas, Chalatenango y San Vicente).

La complejización del proceso electoral en la elección de diputados representa mayores esfuerzos para las personas que de manera voluntaria prestarán un servicio de enorme valor cívico democráticos, las y los integrantes de las Juntas Receptoras de Voto y en consecuencia también de las y los vigilantes, las y los supervisores, y las y los jefes de centro de votación. Ese enorme contingente es propuesto por los partidos políticos y cumplen sus funciones conforme a la legislación vigente y a las instrucciones precisas del Tribunal Supremo Electoral. Los partidos políticos debemos asumir con responsabilidad su preparación a fin de agilizar la fase del escrutinio preliminar y la correcta elaboración de las actas de cada elección.

En el FMLN, denominamos al contingente de voluntarias y voluntarios como Ejército Político Electoral, pues esencialmente custodian con lealtad, la voluntad soberana del pueblo expresada en cada una de las urnas. Ello requiere compromiso, comprensión y dominio de los aspectos legales correspondientes a su función y además un sentido humano en el trato a toda persona que acude a los centros de votación a expresar su voluntad.

En estos procesos donde se confrontan propuestas diferentes, que expresan visiones e intereses también diferentes, hay una cualidad fundamental que se debe asegurar, la madurez, la honradez, la fortaleza moral de quienes prestan el invaluable servicio de asegurar el ejercicio del sufragio en cada centro de votación. Desde el inicio hasta el fin del proceso de votación, la ciudadanía debe apoyar y a su vez ser vigilante.

El escrutinio final será esta vez más complejo y corresponde a las direcciones de los partidos apoyar al Tribunal Supremo Electoral para completar el proceso sin desesperaciones ni ansiedades, con la altura de reconocer la voluntad popular.    

A %d blogueros les gusta esto: