web analytics
martes , 21 noviembre 2017
Inicio » Articulos » La no violencia como arma anti izquierdista

La no violencia como arma anti izquierdista

JOSÉ GUILLERMO MÁRTIR HIDALGO

Gene Sharp es un filósofo, sales político, unhealthy profesor y escritor anticomunista estadounidense que sostiene que toda estructura de poder, se basa en la obediencia a las órdenes de los dirigentes. Si el sujeto no obedece, los líderes no tienen poder. Comprender lo anterior, dice, proporciona los medios para la “resistencia no violenta”, la cual da oportunidad al cambio dentro del Estado1.

La Institución Albert Einstein es una organización anticomunista fundada por Sharp en mil novecientos ochenta y tres. Sus fines son el estudio y promoción del uso de la no violencia para “democratizar” el mundo2.

Gene Sharp elabora la teoría sobre la no violencia como arma política. Crea el programa “Sanciones no Violentas” en mil novecientos ochenta y tres en el Centro de Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard. Simultáneamente, funda la Institución Albert Einstein con una doble misión: financiar sus investigaciones universitarias y aplicar sus métodos a situaciones concretas.

Por su potencial, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) se interesan en su uso. El General Edward B. Atkeson, representante del ejército estadounidense ante la CIA, integra a la Institución Albert Einstein al dispositivo de la red stay-behind (permanecer-detrás) de injerencia estadounidense en los estados aliados. La CIA  destaca al coronel Robert Helvey en la Institución Albert Einstein. Éste introduce a Gene Sharp en Birmania, para que de formación ideológica a la oposición. En Febrero de mil  novecientos noventa, se lleva a cabo la conferencia sobre “Sanciones No Violentas”, donde participan ciento ochenta y cinco especialistas de dieciséis países y fundan la Internacional de Lucha Anticomunista.

La Institución Albert Einstein participó en el proceso de independencia de los países bálticos, intervino en la Provincia de Kosovo para derrocar a Slobodan Milosevic. En el dos mil dos adiestra a miembros del Consejo Nacional Iraquí. En el dos mil tres, organiza manifestaciones para obtener la renuncia de Eduard Shevarnadze en Georgia. En Agosto de dos mil siete guían a dirigentes de Súmate en el referéndum revocatorio contra el Presidente Hugo Chávez. En el dos mil cuatro Helvey aparece en la “Revolución Naranja” en Kiev. La Institución Albert Einstein ha comenzado a adiestrar a iraníes3.

Gene Sharp sostiene que la naturaleza de la guerra ha cambiado. La guerra “cuerpo a cuerpo” no es eficaz, ya que implica enormes costos económicos y de movilización. Por eso, sostiene, es necesario aprender a combatir con armas psicológicas, sociales, económicas y políticas. La estrategia de Sharp puede ejecutarse en cinco pasos: crear un clima de malestar mediante denuncias de corrupción y promoción de intrigas, llevando a cabo una campaña por la libertad de prensa y derechos humanos, mediante una lucha por reivindicaciones políticas y sociales, implementando una guerra psicológica y de desestabilización y forzar la renuncia del presidente4.

ESQUEMA ESTRATÉGICO Y APLICACIONES

En su libro  “De la Dictadura a la Democracia” Sharp plantea5, que las dictaduras inculcan insistentemente la sumisión a las figuras gobernantes. Además, las instituciones sociales han sido debilitadas, subordinadas y reemplazadas por otras nuevas y regimentadas. El partido dominante usa a éstas para dominar a la sociedad. Igualmente, la población ha sido atomizada y carece de confianza y es incapaz de ofrecer resistencia alguna. Las dictaduras hacen caso omiso a las barreras constitucionales y legales, a las decisiones judiciales y a la opinión pública y reaccionan con brutalidad: torturas, desapariciones y muertes.

Esto hace pensar que solo por la violencia se puede acabar con una dictadura. Los opresores siempre tienen superioridad cuando se usan medios violentos como modo de lucha. La lucha guerrillera tiene consecuencias negativas en lo estructural, pues un nuevo régimen que provenga del triunfo de la guerrilla es más dictadura. El golpe militar es una de las maneras rápidas y fáciles de quitarse de encima un régimen repugnante. Ésta técnica deja intacta la distribución negativa del poder. Hay métodos más efectivos para desintegrar con éxito a una dictadura, con el menor costo en vidas humanas y sufrimiento.

Diversas dictaduras han caído, cuando se han enfrentado a una población desafiante y movilizada. Para echar abajo una dictadura,  es esencial   vencer el miedo en la gente y su habitual obediencia,  forjando una determinación de lucha, fortalecer a grupos sociales e instituciones independientes, crear una fuerza de resistencia interna y contar con un plan estratégico para la liberación.

Las negociaciones no son un modo realista de librarse de una férrea dictadura. Las negociaciones se derivan de una evaluación realista de las situaciones de poder absoluto y relativo de los grupos contendientes. Si se llega a acuerdos es, por el resultado estimado que cada parte haga de la capacidad de poder de ambas.

Los dictadores requieren de la ayuda de los gobernados, sin la cual no pueden disponer de las fuentes de poder. Las fuentes de poder político son: la autoridad, los recursos humanos, los conocimientos y destrezas, los factores intangibles (influencias psicológicas e ideológicas), los recursos materiales y las sanciones. Todas estas fuentes dependen de la aceptación del régimen, es decir, del sometimiento y obediencia de la población. Negarles a los dictadores la cooperación popular e institucional, anula su acceso a las fuentes de poder.

Los dictadores parecen invulnerables, pero, las dictaduras tienen debilidades: personas, grupos o instituciones pueden negarse a cooperar. Las políticas anteriores del régimen limitan su capacidad presente. Su sistema rutinario de obrar no es apto para ajustarse a situaciones nuevas. Los subordinados no proporcionan la información que el dictador necesita. La ideología puede erosionarse. Una fuerte ideología causa desatención de condiciones y necesidades reales. Deterioro de la burocracia. Los conflictos institucionales internos pueden dañar las operaciones de la dictadura. Los intelectuales y los estudiantes pueden impacientarse. El público puede volverse apático y hostil al régimen. Las diferencias regionales pueden agudizarse. La jerarquía del poder de una dictadura es inestable. Sectores de la policía y las fuerzas armadas pueden actuar. Si dictadura es nueva, necesita tiempo. En una dictadura pocos toman las decisiones y pueden cometer errores de juicio. Si el gobierno está buscando evitar estos peligros, su control puede deteriorarse.

El desafío político tiene las siguientes características: no acepta que los resultados sean decididos por los medios de lucha escogidos por la dictadura. Es difícil para el régimen combatirlo. Puede dispersarse ampliamente en cuanto a la acción. Conduce a errores de juicio y de acción por parte de los dictadores. Puede utilizar a la población como un todo y acrecentar la distribución del poder efectivo en la sociedad.

La lucha no violenta es una técnica mucho más variada y compleja que la violencia. Es una lucha que emplea armas políticas, económicas, sociales y psicológicas bajo diversos nombres: protestas, huelgas, desobediencia o no cooperación, boicot, descontento y poder popular. Se han identificado cerca de dos cientos métodos de acción no violenta. Estos se clasifican en tres grandes categorías: protesta y persuasión, no cooperación e intervención. La protesta y la persuasión son manifestaciones simbólicas como desfiles, marchas y vigilias. La no cooperación se divide en tres sub categorías: no cooperación social, no cooperación económica y no cooperación política. Y la intervención no violenta hace referencia a procedimientos psicológicos, sociales, económicos y políticos como ayunos, ocupación no violenta, gobierno paralelo, etc.

La lucha no violenta produce un cambio de cuatro maneras: conversión (grupo contrario se pasa al lado de la resistencia), acomodación (confrontación altera relaciones de poder y conflicto puede terminar por un arreglo), coerción no violenta (dictadores pierden la capacidad de controlar los procesos) y desintegración (dirigencia adversaria pierde toda capacidad de actuar).

La planificación estratégica aumenta la probabilidad de que todos los recursos se movilicen y empleen de manera efectiva. Planificar una estrategia es calcular un curso de acción que hará factible pasar de una situación presente a un futuro deseado. El objetivo es destruir la dictadura en curso y establecer un sistema democrático. La incapacidad de planear estratégicamente hace que se dispersen las fuerzas y las acciones sean inefectivas, se dilapida la energía en asuntos sin importancia y los sacrificios se hacen para nada.

Los líderes de la resistencia necesitan formular un plan de acción global. Se necesita que los estrategas escojan el medio de lucha idóneo que contribuya a cambiar la distribución del poder efectivo de la sociedad. La gran estrategia tendrá que esbozar la mejor manera de desarrollar el conflicto: estudio de la situación, selección de medios, papel a jugar de la resistencia interna, papel que ha de jugar la ayuda exterior y calcular las posibles respuestas y la represión. Es una lucha a largo plazo, por lo que los estrategas no deben tratar de alcanzar la caída completa e inmediata de la dictadura, sino, lograr objetivos limitados. Se debe ir de las estrategias iniciales a las fases ambiciosas y avanzadas. Los estrategas han de calcular como limitar más las fuentes de poder del dictador.

El efecto del desafío político bien dirigido es el fortalecimiento de la resistencia y el establecimiento y expansión de áreas de la sociedad donde la dictadura se encuentra con límites de control efectivo. Si grandes sectores de la población practican la no cooperación, el régimen se verá en un serio problema. Si factores intangibles se debilitan o revierten, la población se inclinara más a desobedecer y a no cooperar. Si policía y fuerzas armadas se manifiestan descontentas, los dictadores ya no pueden confiar en la policía y fuerzas militares.

Aun en caso en que la dictadura hubiese sido desintegrada, se deben tomar muchas precauciones para impedir que surja un nuevo régimen opresivo. Hay que negarles a los putschistas legitimidad, resistir, no cooperación y desafío político. El país liberado puede tener que enfrentarse a una amenaza extranjera, la población necesita aplicar el desafío político y la no cooperación a cualquier dictador.

PISTAS DE SU IMPLEMENTACIÓN EN EL SALVADOR

El Secretario General del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Medardo González, considera que en sectores civiles y políticos de la derecha hay signos que buscan desestabilizar al gobierno y dar un “golpe suave” al Presidente Salvador Sánchez Cerén. Llamados a salir a las calles para pedir la destitución del Presidente de la República, los planes de ataque a Casa Presidencial (CAPRES), la protesta de militares que solicitan un bono económico y la “presión partidaria” de la oposición, son medidas que la derecha está tomando6.

En la nota periodística “Golpe (suave) de Estado”7, Giovani Galeas presenta a Gene Sharp, hace un resumen de su esquema estratégico y aplicaciones. A la vez, da pistas de su probable implementación en El Salvador. Gene Sharp considera que para realizar una operación de asalto y de usurpación del poder legalmente constituido, ya no son necesarios los militares.

La estrategia contiene ciento noventa y ocho medidas tácticas las que han sido puestas en práctica en el Medio Oriente, en la antigua Unión Soviética y en América Latina contra gobiernos progresista o de izquierda: Venezuela, Honduras, Paraguay, Ecuador, Argentina y Brasil. Presenta tres pistas rastreables y verificables de su implementación en El Salvador: la oposición venezolana ha saturado redes sociales y you tube con el protocolo de conspiración golpista de Gene Sharp. Fotografía de Gene Sharp con Gustavo Tovar Arrollo, organizador de la estrategia golpista contra el gobierno de Venezuela. Tovar Arrollo es parte del entorno de J.J. Rendón, opositor a los gobiernos de izquierda latinoamericanos y amigo y asesor de todos esos señores… J.J. Rendón organizó la campaña presidencial de Norman Noel Quijano.

1. Gene Sharp. En: https://es.wikipedia.org/wiki/Gene_Sarp

2. Institución Albert Einstein. En: https://es.wikipedia.org/wiki/Institución_Albert_Einstein

3. Meyssan, Thierry. Golpes de Estado con suavidad y disimulo. La Albert Einstein Institution: no violencia según la CIA. En: http://www.voltairenet.org/article123805.html

4.¿Qué sabemos sobre? “La teoría del “Golpe Suave””. En: http://www.uca.edu.sv/filosofia/index.php?art=476

5. Sharp, Gene (2011). De la dictadura a la democracia. En: http://www.aeinstein.org/wp-content/uploads/2013/09/DelaDict.pdf

6. Mendoza López, Rafael. Medardo González: “Hay intentos de un golpe de estado suave. En: http://www.elsalvador.com/articulo/nacional/medardo-gonzalez-hay-intentos-golpe-estado-suave-82928

7 Gáleas, Geovani. Golpe (suave) de Estado. En: http://www.lapagina.com.sv/editoriales/108753/Golpe-(suave)-de-Estado

A %d blogueros les gusta esto: