web analytics
lunes , 25 septiembre 2017
Inicio » Internacionales » La construcción de la primera colonia israelí desde 1991 suscita duras críticas
La construcción de la primera colonia israelí desde 1991 suscita duras críticas

La construcción de la primera colonia israelí desde 1991 suscita duras críticas

Por Jean-Luc Renaudie

Jerusalén/AFP

Israel se granjeó este viernes duras críticas de los palestinos, la ONU y una oenegé local tras anunciar el jueves la construcción de una colonia en Cisjordania ocupada, la primera impulsada por un gobierno israelí desde hace más de 25 años.

El gabinete de Benjamin Netanyahu tomó esa iniciativa a pesar de las condenas internacionales a la colonización y del llamamiento de la administración estadounidense a frenarla.

Se trata del primer anuncio de una nueva colonia por parte del gobierno israelí desde 1991, antes de los acuerdos de paz de Oslo, indicó en un comunicado la oenegé israelí La Paz Ahora, que se opone a la colonización.

La nueva colonia, Geulat Tzion, permitirá realojar a unas 40 familias judías de la colonia de Amona, en Cisjordania, destruida en febrero por decisión judicial.

El número dos de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erakat, acusó mediante un comunicado a Israel de continuar con “la destrucción de las perspectivas de paz” mediante “el robo de tierras y recursos naturales”.

“El primer ministro Benjamin Netanyahu y su Gobierno de coalición extremista y racista persisten en sus políticas sistemáticas de colonialismo, de apartheid y de limpieza étnica”, dijo Hana Ashrawi, otra de las dirigentes de la organización.

La construcción del nuevo asentamiento alegró a Uri Ariel, ministro de Agricultura y miembro de Hogar Judío, un partido nacionalista religioso partidario de la colonización. “Esta decisión permitirá el desarrollo de Judea y Samaria” el nombre con el que los israelíes se refieren a Cisjordania, dijo en la radio pública.

El anuncio de Israel suscitó críticas del secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, que expresó su “decepción” y “preocupación” ante la construcción de la colonia, según indicó su portavoz en un comunicado.

Guterres “ha recalcado en repetidas ocasiones que no existe plan B para los israelíes y los palestinos para vivir juntos de forma segura. Ha condenado las acciones unilaterales que amenazan la paz y socavan la solución de dos Estados”, añadió el portavoz.

“Las actividades de colonización son ilegales según el derecho internacional y constituyen un obstáculo para la paz”, recordó.

‘Rehén de los colonos’

Para Paz Ahora, “Netanyahu es el rehén de los colonos y pone su supervivencia política por encima de los intereses del Estado de Israel. Al ceder ante las presiones de los colonos, Netanyahu lleva a los israelíes y a los palestinos hacia una realidad con un solo Estado, sinónimo de apartheid”.

Uno de los responsables de la oenegé, Anat Ben Nun, aseguró por su parte que “el lobby de los colonos es muy poderoso en la actual mayoría gubernamental y también en el seno del Likud”, el partido conservador de Netanyahu que encabeza un Gobierno considerado como el más derechista de la historia del país.

El nuevo asentamiento se construirá en el sector de Shilo, una colonia ya existente situada donde estaba la de Amona, en el norte de Ramala, indicó un comunicado de la oficina del primer ministro.

El gabinete también anunció la aprobación de la venta de 2.000 viviendas en las colonias de Cisjordania de un total de 5.700 cuya construcción fue aprobada hace dos meses.

Según Paz Ahora, la nueva colonia se ubicará en un lugar “estratégico que fragmentará Cisjordania asegurando la continuidad geográfica de una serie de colonias con el propósito de impedir la creación de un Estado palestino viable”.

Desde la investidura del presidente estadounidense Donald Trump, considerado como más partidario de las posiciones israelíes que su predecesor Barack Obama, Israel ha anunciado cinco extensiones de colonias con la construcción de 6.000 viviendas en Cisjordania y Jerusalén Este, los territorios palestinos anexionados y ocupados por los israelíes.

La Casa Blanca, que trata de resucitar las conversaciones de paz entre los israelíes y los palestinos, ha hecho un llamamiento a la contención en la construcción de asentamientos.

Israel intenta, por su parte, crear las condiciones para seguir construyendo asentamientos en los territorios palestinos sin enemistarse con la administración Trump.

A %d blogueros les gusta esto: