web analytics
domingo , 10 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » La canonización de Monseñor Romero está cerca

La canonización de Monseñor Romero está cerca

Juan Vicente Chopin

Estamos por ver una serie de factores que hacen pensar que la canonización de Mons. Romero está cerca. Seguiré un orden cronológico.

El primer elemento es que en el marco de la Asamblea Anual del Secretariado Episcopal de Centro América (SEDAC), celebrada en Guatemala, del 21 al 25 de noviembre de 2016, el arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar, fue elegido presidente del organismo eclesial que reúne a los países centroamericanos. De igual forma, el obispo auxiliar de San Salvador, Mons. Gregorio Rosa Chávez, asumirá la secretaría del SEDAC.

La nota periodística especifica que la nómina de ambos obispos se hace en el contexto de la posible canonización de Mons. Romero y la beatificación del jesuita salvadoreño Rutilio Grande y agrega otros datos: «corresponderá al nuevo presidente y al nuevo secretario del SEDAC animar los preparativos para la celebración de los 75 años –en 2017– de este importante órgano de comunión y colegialidad de la Iglesia en Centro América, lo mismo que otros proyectos conjuntos de los episcopados centroamericanos, como el camino de preparación para la Jornada Mundial de la Juventud 2019, en Panamá». También tómese en cuenta que fue un obispo salvadoreño, Mons. Luis Chávez y González, quien jugó un papel protagónico en la conformación de este ente colegiado de la Iglesia Católica en Centro América.

El segundo elemento es la Visita Ad Limina Apostolorum (a “los umbrales de San Pedro y San Pablo”), que todos los obispos salvadoreños están obligados a realizar entre el 20 y el 25 de marzo de 2017. La elección de la fecha no puede ser casual. Es obvio que la canonización no podría ser en esos días, puesto que a estas alturas ya estaría anunciada. Sin embargo, el encuentro con el Papa genera mucha expectativa en orden a la canonización y por ello, Mons. Rosa Chávez, recientemente, ha dado declaraciones provocando entusiasmo entre los seguidores de Mons. Romero.

El tercer elemento es que del 9 al 12 de mayo los obispos de Latinoamérica y El Caribe, realizarán su Asamblea General en San Salvador, para honrar la memoria de Mons. Romero. Se trata de un acontecimiento de mucha importancia, pues tendremos en nuestro país a todos los jerarcas católicos del continente latinoamericano. No olvidemos que Mons. Romero jugó un papel protagónico en la Asamblea General realizada en Puebla (1979), en vísperas de su asesinato martirial. Es probable que las sesiones de dicha asamblea se realicen en el recinto del Seminario Mayor San José de la Montaña.

El cuarto y gran acontecimiento es el centenario del natalicio de Mons. Romero, el 15 de agosto. Esta es una buena fecha para la canonización, pero ello va a depender de lo que el Papa diga en la visita Ad Limina. La fecha aparece demasiado próxima, puesto que ello depende de la agenda del Papa y de la comprobación de un milagro, que exige el proceso canónico. Aunque el Papa podría imponer su potestad para prescindir de ese requisito, sin embargo, esto aparece como improbable, ya que no es algo habitual. En esta línea, ya se habla de un milagro que podría pasar los requerimientos canónicos. Considerando que esos procedimientos llevan mucho tiempo, no sería raro que la canonización se postergara para marzo del año 2018, cuya sede puede ser Roma o San Salvador. Además, el Papa visitará Portugal del 9 al 12 de mayo, lo cual aleja las posibilidades que la canonización de Mons. Romero pueda ser en agosto de 2017.

Como podemos ver, el año 2017 será un año intenso para los cristianos salvadoreños, en cuanto respecta a la memoria de los mártires. El proceso canónico de Rutilio Grande está muy avanzado y el centenario del natalicio de Mons. Romero atraerá la atención de la opinión pública nacional e internacional.

No obstante, la situación de crisis social, de confrontación política y corrupción que vive nuestro país, estas son noticias que deberían llevarnos a subir nuestra estima. La figura de Mons. Romero pone en alto el nombre de El Salvador. A nosotros el propósito de hacer bien las cosas y aprovechar este signo de los tiempos. Ese debe ser nuestro mayor empeño.

A %d blogueros les gusta esto: