web analytics
sábado , 16 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » Justicia tributaria para avanzar

Justicia tributaria para avanzar

Licda. Norma Guevara de Ramirios @guevara_tuiter

Licda. Norma Guevara de Ramirios
@guevara_tuiter

Licda. Norma Guevara de Ramirios
@guevara_tuiter

La Presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, tadalafil anunció recientemente un aumento del 40% en la asignación Estatal por hijo a trabajadores con menores ingresos; también hizo otros anuncios de medidas orientadas a mejorar la condición de vida de las familias argentinas, sickness y al respecto afirmó que en la distribución del ingreso es el único lugar en que no funciona la ley de gravedad, diagnosis se hablaba de derrame pero no cayó dinero hacia abajo, reflexiona, para luego concluir que las medidas de su gobierno desafían la ley de gravedad por cuanto distribuyendo apoyo en los de abajo sí llega el dinero a los de arriba. Hay que tener claro que la presión tributaria o  proporción de impuestos que cobran en ese país es mayor al 35%.

Para que el desarrollo humano sea incluyente se requieren muchas condiciones, pero una indispensable es la justicia tributaria, especialmente en sociedades en las cuales se ha privado al Estado de usar otras políticas como la política cambiaria que es nuestro caso luego de la dolarización y casi es ausente la política arancelaria condicionada por tratados de libre comercio; por eso el gobierno del Presidente Mauricio Funes planteó desde el inicio realizar medidas que fortalezcan la capacidad del Estado de responder a sus fines y salir paso a paso de la condición deficitaria extrema en que le tocó asumir el gobierno en junio de 2009.

Las iniciativas presentadas la semana pasada ante la Asamblea Legislativa representan la tercera generación de tímidas reformas encaminadas a disminuir los déficit heredados y empezar a disminuir las peores brechas, que reflejan el abandono a la población más vulnerable de nuestra sociedad, eso explica las políticas sociales ampliamente conocidas en el terreno de la salud, la educación, la producción agropecuaria y otras iniciadas desde 2009 y 2010. Hay que recordar la deuda con los lisiados de guerra del FMLN y de la Fuerza Armada, eran más de 19 millones de dólares no pagados desde el gobierno de Alfredo Cristiani y que fueron pasando como deudas los  siguientes mandatarios (Calderón Sol, Flores y Saca). El Presidente Funes definió para todos dos aspectos fundamentales: Que cumpliría los compromisos contraídos por el país (ha pagado más de 5 mil millones de dólares de esos compromisos), y, cumpliría también con la política social sobre la atención de las necesidades de los grupos  sociales más  abandonados y excluidos.

En 2009 se realizó el primer paso de reforma fiscal y las que ahora se presentan, gracias a lo que se ha caminado, representan un avance en el camino de la justicia tributaria, principio que permite elegir como política las medidas que llevan a que paguen más impuestos, quienes tengan mayor capacidad contributiva para dar soporte a la función redistributiva del Estado, es decir invertir entre quienes más lo necesitan.

El Ministro ha presentado propuestas para reformar el código tributario en dirección a  disminuir espacio a la elusión y ganar transparencia y publicidad de procesos administrativos en la gestión del cobro de impuestos, esto llevaría a que la ciudadanía sepa de los procesos litigiosos en los que las empresas o particulares cuestionan lo razonable o legal de un cobro y la autoridad tributaria sustente sus propios argumentos, vinculado a ello va la regulación más precisa del delito fiscal.

Por otra parte el Ministro presenta una iniciativa de Ley de Responsabilidad Fiscal que en la práctica impone límites al crecimiento del gasto.

En el terreno de aumentar la capacidad de gasto se presentan propuestas de tributos en tres direcciones, quitar la exención del pago al impuesto sobre la renta del que gozan los dueños de periódicos en virtud de una ley que viene desde inicios de 1,800; establecer impuesto del 0.25% a las transacciones financieras mayores a $750.00 con amplias excepciones, que evitarían que lo paguen personas con ingresos medios y bajos, además otro impuesto será a las propiedades  urbanas mayores a $350,000.00 y a casas o áreas de recreo sin afectar la actividad productiva.

La derecha en campaña sostuvo que mantendría todos los beneficios sociales y los aumentaría, esto dio señal de que puede apoyar la sostenibilidad de los mismos. Pues bien llegó la hora, tener la capacidad de invertir en lo social como todos decimos estar de acuerdo, supone la valentía de avanzar en justicia tributaria que no es otra cosa que lograr por medios legales y legítimos que quienes tienen más capacidad paguen más tributos, para que, como dice la Presidenta Argentina, el beneficio de las familias con menores ingresos se convierta en condición que beneficie a toda la población, también a los que más tienen; pues una sociedad mejor es buena para todos.

A %d blogueros les gusta esto: