web analytics
jueves , 14 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » Japón contribuye en El Salvador a generar cultura de prevención
Japón contribuye en El Salvador a generar cultura de prevención
El JICA en el país es el encargado de concretar la cooperación entre Japón y El Salvador. /Foto Diario Co Latino.

Japón contribuye en El Salvador a generar cultura de prevención

Gloria Silvia Orellana
@SilviaCoLatino

La prevención en El Salvador está basada en un círculo virtuoso compuesto por: Mitigación, Preparación, Respuesta y Rehabilitación. Estos se concretan con los programas como GENSAI (infraestructura), el TAISHIN (Viviendas Sismo-Resistentes), BOSAI (fortalecimiento local), Emergencia Médica (prehospitalario). A lo anterior hay que sumar un fondo de emergencia disponible de 48.6 millones de dólares.

El Salvador ha iniciado el camino de un país más preparado frente a los desastres.
En materia de prevención de desastres el jefe de JICA Kazuo Fujishiro explicó que apoyan toda decisión gubernamental salvadoreña que se enfoque en fortalecer la infraestructura territorial, con el fin principal de preservar la vida de la población, que dentro de la filosofía japonesa es el recurso más importante. “Estamos comenzando a trabajar en esa parte y por la experiencia, y golpes que hemos tenido, como los terremotos en Japón, damos mucha importancia a este tema para tener menos daños”, expresó.
En cuanto a los proyectos de campo Fujishiro mencionó la formulación de varios “plan pilotos” como el GENSAI y el TAISHIN, que trata sobre infraestructura y viviendas que definirá posteriormente el antes, durante y después de cualquier catástrofe o fenómeno climático.
“Es un proyecto que lleva muchos años en una cooperación triangular entre Japón, México y El Salvador, teniendo como contraparte al Viceministerio de Vivienda, las universidades UCA y UES, que desarrollan tecnología y normas en el uso de material de adobe, para las viviendas de clase humilde y tenemos mucho éxito, porque las universidades siguen desarrollando las tecnologías y FUNDASAL se dedica a difundir la utilización de estos adobes resistentes a los sismos en el campo”, afirmó.
En cuanto a la “Alerta Temprana”, dentro del programa de “Prevención de Desastres”, una de las experiencias que puso a prueba a los encargados gubernamentales fue la Tormenta 12-E, que generó una gran cantidad de lluvias que provocó inundaciones.
“Cuando terminamos el programa BOSAI Fase I, que trata de Alerta Temprana, se nos vino la Tormenta 12-E, donde hubo una inundación grande en San Vicente, pero la comunidad tenía la preparación y se supo evacuar. No tuvimos ningún daño humano, se perdió lo material, pero se logró que todas las personas fueran evacuadas y esto es muy importante para nosotros porque le damos preponderancia a la vida humana. Ahora estamos en la etapa de Preparación de Respuesta, BOSAI Fase II, que desarrollamos junto a la Dirección de Protección Civil y trata de la prevención a nivel comunitario”, explicó el diplomático.
En cuanto a la etapa de “Emergencia Médica” que desarrollan en coordinación con el Ministerio de Salud (MINSAL) mencionó que la idea en un principio era la atención en la “Etapa de Desastre” pero luego decidieron cambiar algunos elementos al identificar otros aspectos del trabajo y  decidieron incluir la atención de la emergencia médica en Tiempo Normal.
“Cuando tengamos esa emergencia médica en tiempo normal preparada entraremos a la emergencia médica en Etapa de Desastre, porque si el país no está listo para la emergencia médica en tiempo normal, no lo estará para el desastre”, recalcó Fujishiro.
Sobre los fondos de atención a desastres por un monto de 48 millones de dólares, el jefe representante del JICA, reconoció la labor de la Asamblea Legislativa, al aprobar estos “fondos de emergencia”, como preparación para el país.
“Gracias a Dios fue aprobado por el congreso este préstamo contingencial de 48 millones de dólares, para que el país esté preparado. Si en el país temblara y entra en estado de emergencia, el país tiene cómo responder. Será el momento en que podemos hacer el desembolso de ese préstamo, es una reserva virtual y cuando el gobierno diga, con aprobación del congreso, nosotros haremos inmediatamente el desembolso de la cantidad”, aseguró.
El programa BOSAI Fase I, trabaja también en la amenaza climática, hidrológicas e hidráulica, al medir las capacidades y situación en que se encuentran las obras o infraestructuras establecidas que cuentan ya con años de uso público.
“Uno de los logros a través de estos proyectos pilotos fue el Manual de Consideraciones Técnicas Hidrológicas e Hidráulicas que fue primero nacional, pero al ver su resultado tan positivo y destacado los otros países de Centroamérica a través de SIECA lo hicieron un manual regional, luego de aprobarlo el Consejo de Ministros en junio del año pasado, el manual será distribuido a nivel centroamericano basándose en el resultado tan positivo generado aquí en El Salvador”, manifestó.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: