web analytics
jueves , 14 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » IICA contribuye a una agricultura sostenible en El Salvador
IICA contribuye a una agricultura sostenible en El Salvador

IICA contribuye a una agricultura sostenible en El Salvador

@OscarCoLatino

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) es un organismo especializado del Sistema Interamericano, malady perteneciente a la Organización de los Estados Americanos (OEA).

 Su objetivo principal es estimular, promover y apoyar los esfuerzos de sus Estados miembros para lograr el desarrollo sostenible de la agricultura y el bienestar de las poblaciones rurales.

 Ante esto, Gabriel Rodríguez Marqués, representante del IICA en El Salvador, explicó a Diario Co Latino algunos de los programas y proyectos prioritarios para el organismo internacional, además de la coordinación que existe con las actuales autoridades del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

“Hemos planteado a las nuevas autoridades una serie de temas que impactan fuertemente en el sector agropecuario. El IICA reformuló su plan de mediano plazo y agregó otros objetivos al plan”, aseguró Rodríguez.

El representante del organismo en el país explicó que en cada uno de los países se ejecutan programas basados en las prioridades del IICA, lo cual no es indicativo de que se implementen las mismas acciones en todos los países. “En cada país, en función de las prioridades, se hace una estrategia a nivel de país”, indicó.

Algunos de los temas que el IICA expuso al MAG son: trabajar en el fortalecimiento institucional del ministerio, temáticas relacionadas con el café específicamente el impacto de la roya, el riego, la asociatividad de cultivos, proceso de comercialización, entre otros.

En cuanto al proceso de comercialización, el representante del IICA en el país comentó que es importante que los productores tengan la opción de empaquetar sus productos para le venta en el mercado local y que el excedente de este sea el destinado a la exportación. Cabe recalcar que durante el gobierno anterior, el IICA contribuyó en la ejecución del Plan de Agricultura Familiar, con el que se dio un giro al abandono y la pobreza en la que vivían 390 mil familias salvadoreñas.

 Dicho plan fue concebido para apoyar a los pequeños y medianos productores agropecuarios de un agro abandonado por décadas. El programa fue diseñado para incrementar la disponibilidad de alimentos e ingresos de miles de familias que desarrollan agricultura familiar de subsistencia.

Actualmente, el IICA ejecuta programas agrícolas con pequeños y medianos productores, a los que entre otras cosas se les brinda asesoría técnica con expertos nacionales.

“La cooperación debe analizar la idiosincrasia de cada país y sobre esa valoración es que se construye la cooperación, por eso es importante el uso de técnicos nacionales, porque podríamos decir 20 ejemplos de cosas que se utilizan en otros países para ver cuál sería la que más se podría adaptar acá”, explicó Rodríguez.

 De igual forma, el representante del organismo en el país comentó que para la ejecución del Plan de Agricultura Familiar se capacitaron a 300 personas, “toda esa gente quedó preparada, creo que es allí donde está el potencial del sector agropecuario, en toda la gente que como IICA hemos capacitado para que puedan seguir abordando de forma independiente el tema”, aseveró. Para continuar con la capacitación de personas, el IICA gestiona becas en México, con el objetivo de especializar a agrónomos o ingenieros agrónomos en nuevas técnicas de cultivo. Esto debido a que en el país las universidades no tienen carreras agrícolas especializadas.

Agricultura frente al cambio climático

Uno de los temas prioritarios para el IICA es el impacto del cambio climático en la agricultura, por lo que según su representante en el país, actualmente se estudian nuevas formas de producción, para que estas sean difundidas entre los productores de la región.

Rodríguez aseguró que el cambio climático se incrementa de manera gradual en la agricultura, por lo que actualmente se discuten mecanismos de cómo hacer que el impacto de este fenómeno sea menor. “En la agricultura hemos visto que ahora algunos cultivos a cielo abierto son imposibles, ya de por sí hay que adquirir tecnología bajo cubierta, hablemos de invernaderos o de pequeñas casas de cultivos para la parte hortícola”, dijo el representante del IICA en el país. Además, dijo que es importante el cuido y la conservación de los recursos  naturales, por lo que consideró que los productores deben de tomar algunas medidas para la preservación del medio ambiente. “Revertir el cambio climático es un tema muy serio, hay que abordarlo con extrema seriedad”, enfatizó Rodríguez.

 El representante del IICA expuso que el cambio climático debe de ser abordado como un fenómeno que puede afectar las cosechas, lo que implicaría la falta de granos básicos en un país o en una región, lo que conllevaría costos mayores para la subsistencia, por lo que el impacto directo sería en la población en general. Además, para minimizar el impacto del cambio climático, no solo en la población, sino también en las plantaciones, el IICA considera necesario implementar la práctica denominada “asociatividad de productos”, lo cual consiste en que los pequeños y medianos productores diversifiquen sus cultivos, es decir, que junto al café también planten otros “cultivos amigables” a este como por ejemplo cacao o plátano.

 Con lo que debido a una eventual plaga de roya, el productor no se vería afectado en gran medida, ya que los otros cultivos no serían dañados por el hongo del café.

“Un monocultivo requiere de un manejo agronómico constante, cuando no hay un manejo agronómico adecuado es cuando se producen los problemas. Yo puedo hacer un manejo adecuado, pero no sé qué esta haciendo mi vecino de la derecha, izquierda el de adelante o el de atrás. Por lo que tiene que ser un tema de concientización de todos, porque el mal manejo agronómico conduce a tener problemas”, argumentó Rodríguez.

 El IICA es una plataforma de cooperación, principalmente para movilizar recursos entre países y regiones, con el fin de promover y adaptar iniciativas de cooperación orientadas a abordar las prioridades nacionales y regionales, facilitar el flujo de la información y mejorar la difusión de las mejores prácticas agrarias.

 Fundado hace 70 años, en el 2002, el Instituto emprendió un proceso de modernización institucional. Tiene su sede central en Costa Rica, Oficinas en 34 países de las Américas, una oficina en Miami donde opera el Programa de Promoción del Comercio, los Agronegocios y la Inocuidad de los Alimentos y una Oficina para Europa, ubicada en Madrid. En su oficina en Washington, D.C., funciona la Dirección de Relaciones con Socios Estratégicos.

A %d blogueros les gusta esto: