web analytics
viernes , 15 diciembre 2017
Inicio » Editorial » Gobierno en defensa del consumidor
Gobierno en defensa  del consumidor

Gobierno en defensa del consumidor

Que una empresa de venta de vehículos cobrara indebidamente más de $3 millones a sus clientes, sovaldi o un banco cargara con cobros ilegales a los suyos, prostate son tan solo dos casos de las prácticas del pasado de irrespeto a los derechos del consumidor y que ahora la Defensoría del Consumidor, buy con Ana Yanci Urbina al frente de la institución, está combatiendo gracias al compromiso del Gobierno a favor del consumidor.

El Presidente Salvador Sánchez Cerén ha sido enfático en que su administración está comprometida con la transparencia, la austeridad, pero sobre todo, con el soberano, el pueblo, porque sólo desde la inclusión de todos los sectores se puede lograr el Buen Vivir para cada salvadoreña y salvadoreño.

Y es que en el pasado poco o nada importaba el consumidor, sólo prevalecían los intereses de las empresas, y la mayoría de la población soportaba abusos, cobros abusivos, por decir lo menos. Es hasta después  de la firma de los Acuerdos de Paz que se crean medidas para dar cumplimiento al inciso 2 del artículo 101 de la Constitución de la República que reza: “El Estado promoverá el desarrollo económico y social mediante el incremento de la producción, la productividad y la racional utilización de los recursos. Con igual finalidad, fomentará los diversos sectores de la producción y defenderá el interés de los consumidores”.

No obstante su creación, la Defensoría no pasó de ser un mero adorno, parte del Ministerio de Economía.

Con la llegada del primer Gobierno del Cambio y con Armando Flores al frente, inician los cambios para detener los abusos contra los consumidores. Posteriormente, asume Urbina, quien por su compromiso y desempeño fue ratificada por el Presidente Sánchez Cerén.

La Defensoría está vigilante para que no se cometan abusos contra los consumidores. Basta recordar que cuando comerciantes inescrupulosos quisieron acaparar el frijol para provocar un desabastecimiento y luego elevar los precios, la titular de la entidad realizó personalmente inspecciones sorpresivas a los especuladores.

Asimismo, la institución tiene el compromiso de orientar a los consumidores para que conozcan, ejerzan y exijan el cumplimiento de sus derechos, para lo que inauguró recientemente el Diplomado en Derecho y Consumo Sostenible para capacitar en el conocimiento académico del consumo y aumentar la participación ciudadana, en un esfuerzo dirigido a estudiantes y profesionales del derecho,

representantes de asociaciones de consumidores y trabajadores de diferentes instituciones públicas.

El valor del trabajo de la Defensoría reside en que ahora se está construyendo una verdadera cultura de respeto para la gente, que tiene el derecho de recibir lo ofrecido, pues para eso paga. Es que respetar a los consumidores supone que se reconozca que al violar estos derechos, no sólo se falta a cada persona que compra o usa un producto o servicio, sino, se rompe la confianza con la que se supone debe tratarse el cliente y el ofertante, pero sobre todo, se transgrede el valor de la buena fe que la población deposita cada vez que consume.

No es poca cosa, porque conforme en el país se respeten los derechos de los consumidores, iremos avanzando hacia el desarrollo integral de la nación, que no sólo tiene que ver con crecimiento económico, sino con que vivamos en una sociedad donde la competencia, no pase sobre la transparencia, la legalidad, los derechos y menos, sobre el otro.

Construir el tan ansiado Buen Vivir tiene que ver con consumidores informados, empoderados; con empresas solventes, respetuosas de las leyes, de las personas, y con un Gobierno que vele porque se cumplan las leyes y se respeten a las personas. La Defensoría ya lo hace, la administración del Presidente Sánchez Cerén ya lo hace; pero para lograr el bienestar y el progreso hay que comprometernos todos.

A %d blogueros les gusta esto: