web analytics
Jueves , 21 Septiembre 2017
Inicio » Internacionales » Gobierno de unidad en Iraq sería golpe a Constitución, dice Al-Maliki

Gobierno de unidad en Iraq sería golpe a Constitución, dice Al-Maliki

Bagdad/PL

El primer ministro de Iraq, help Nouri Al-Maliki, sales cuya coalición política ganó las elecciones parlamentarias de abril, case desoyó hoy los llamados a formar un Gobierno de salvación nacional porque implicaría dar un golpe a la Constitución.

Pese al pedido en ese sentido hecho hace dos días por el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, durante su visita a Bagdad, Al-Maliki rechazó el gabinete de unidad que incluya de forma equitativa a políticos sunnitas, kurdos y de otras minorías.

El jefe de gabinete reconoció la capacidad de la ofensiva de los milicianos del Estado Islámico de Iraq y el Levante (EIIL), pero aseguró que las tropas iraquíes “son capaces de abrir carreteras, enlazar a las provincias y liberar las ciudades”.

“Asistiremos a la primera sesión del Consejo de Representantes (parlamento) y nos comprometeremos con la Constitución y con responder al llamado de la autoridad religiosa (chiita) y el pueblo que participó en las elecciones (del 30 de abril)”, indicó en su discurso semanal.

El bloque Estado de Derecho, encabezado por Al-Maliki e integrado por varios partidos chiitas, ganó 92 de los 325 escaños del órgano legislativo iraquí, lo que matemáticamente le concede el derecho a guiar el proceso de formación del Ejecutivo y tener los ministerios más importantes.

Evitó mencionar directamente a Kerry y al presidente norteamericano, Barack Obama, pero subrayó que “lo que demandan algunos”, en alusión al gabinete incluyente, “sería un golpe contra la Constitución y un intento de acabar con la joven experiencia democrática y robar los votos del pueblo”.

Al-Maliki llamó a todas las fuerzas políticas a la reconciliación frente a la “feroz matanza terrorista”, pero fue categórico en desestimar una mayor representación en el Ejecutivo de la minoría árabe sunnita que lo acusa de discriminación, marginación y de monopolizar el poder.

Asimismo, consideró que las declaraciones de los extremistas del EIIL contra la Carta Magna sobre Iraq antes de tomar Mosul, capital de la norteña provincia de Nínive, y después de ocuparla, “son más peligrosas que los propios terroristas”.

Opinó que esa errónea división no expresa la más mínima responsabilidad y es una explotación de los hechos ocurridos en el país tras la ofensiva del DAESH, nombre en árabe del EIIL, para obtener “estrechos beneficios políticos a expensas de los intereses del pueblo iraquí”.

La posición del primer ministro se conoció cuando casi 150 asesores militares estadounidenses llegaron a Bagdad para ayudar a las fuerzas de seguridad iraquíes en el combate a los fundamentalistas sunnitas, junto con el inicio de ataques aéreos esporádicos en la frontera con Siria.

A %d blogueros les gusta esto: