web analytics
sábado , 18 noviembre 2017
Inicio » Nacionales » ¿Fueron salvadoreños, los primeros mayas?
¿Fueron salvadoreños, los primeros mayas?
Según el arqueólogo polaco Jan Szymanski, las lenguas nativas de Centroamérica fueron una variante que pudo influir mucho en la diferencia del origen de quienes llegaron a fundar las tierras salvadoreñas, por lo que aún no se sabe con certeza si El Salvador pertenece a los mayas. Foto Diario Co Latino/ Ludwin Vanegas.

¿Fueron salvadoreños, los primeros mayas?

Yanuario Gómez
@DiarioCoLatino

Sabía usted que uno de los primeros vestigios de la civilización Maya pudo tener origen en nuestro país. Contrario a lo que hasta ahora sabíamos sobre el tema, Jan Szymanski, arqueólogo de origen polaco parece tener nuevos hallazgos sobre la cuna de esta interesante cultura.
Szymanski, quien se desempeña como Cátedratico del Centro de Estudios Precolombinos de la Universidad de Varsovia, Polonia, vino a El Salvador a realizar un escaneo virtual de los sitios arqueológicos Joya de Cerén y El Tazumal.
Según el especialista en culturas pre hispánicas, el objetivo de este escaneo es la preservación de estas joyas arquitectónicas mediante una representación digital de las mismas.
“He venido a El Salvador junto a dos de mis colaboradores, a realizar un escaneo en tres dimensiones de los sitios Joya de Cerén y El Tazumal, estos lugares son importantes no solo a nivel nacional sino de toda Mesoamérica, este procedimiento dará como resultado una imagen digital en tres dimensiones, lo hacemos por si algún fenómeno natural en el futuro los dañara o hiciera que desaparecieran, tendríamos estas imágenes para seguir estudiándolas”, dijo el Arqueólogo.
La importancia que atribuye el experto a estos sitios se debe a que en el caso de Joya de Cerén es el único donde se evidencia como vivía la gente de clase media y baja en la cultura Maya, las herramientas que utilizaban, su arquitectura y alfarería.
Para el investigador polaco, una de las categorías más difíciles de estudiar en cuanto a la historia a la hora de definir si una civilización antigua tuvo su origen en determinado lugar es la identidad porque no deja vestigios palpables que permitan dar resultados definitivos.
“La identidad de los pueblos es una de las cosas más delicadas de estudiar en la arqueología, debido a que no dejan huellas materiales directas por lo que es importante buscar una metodología que nos permita estudiar la identidad a través de rasgos tales como su cerámica, escritura o sus expresiones artísticas”, explicó Szymanski
En cuanto a la tecnología utilizada por el grupo de expertos cuenta con un programa de computadora desarrollado en la Universidad de Varsovia, que escanea cualquier tipo de objeto haciendo una medición de un millón de puntos por segundo de manera tridimensional, lo que les permitirá estudiar los sitios desde sus laboratorios, sin salir al campo y tener el riesgo de dañar alguna pieza importante.

El arqueólogo Szymanski es el encargado de llevar a cabo las investigaciones basadas en el escaneo de las Ruinas Joyas de Cerén, para lo cual describirán el origen de los vestigios del legado maya en el país. Foto Diario Co Latino/ Ludwin Vanegas.

Este sistema, según el experto, es muy confiable, ya que el margen de error entre cada punto escaneado es de un milímetro, la nube de puntos resultante del escaneo, es rellenada posteriormente con texturas tomadas de fotografías y análisis químicos hechos tanto a la cerámica como a las construcciones antiguas lo cual genera una representación digital casi exacta del lugar escaneado.
En cuanto a cómo este procedimiento realizado en de Joya de Cerén los llevó a sospechar que en nuestro país habría pruebas de la existencia de un grupo de indígenas más antiguo de lo que hasta ahora se conocía, el científico explicó la forma en que descubrió este importante hallazgo.
“Analizando los rasgos mencionados anteriormente dividimos las culturas en grupos pequeños, grupos étnicos, lingüísticos y entonces encontramos elementos que nos hacen sospechar que uno de los primeros grupos, es decir, de los más antiguos que formaron una sociedad compleja se formó en el occidente del territorio salvadoreño”, expresó el estudioso de las culturas precolombinas.
Se estima que en el territorio dominado por los mayas que comprendía gran parte de Guatemala y El Salvador había más de treinta tribus las cuales constituían este gran imperio, que tiene la particularidad de ser uno de los primeros en aparecer y el último en extinguirse.
Según estudios, los primeros mayas aparecieron dos mil años A de C. (antes de Cristo) y desaparecieron por lo menos en su expresión como civilización en el siglo XVII aunque algunos descendientes aún sobreviven. En nuestro país, el sitio arqueológico El Carmen, descubierto por Paul Amaroli, en 1986, ubicado en Ahuachapán, es el asentamiento más antiguo, según estudios hechos en la arquitectura y cerámica del lugar, esta tribu existió mil 700 años antes A de C.
“En el caso de El Carmen, muchos investigadores aseguran que esta tribu formaba parte de otra civilización diferente a los mayas, porque su idioma no era parte del grupo de idiomas que hablaban los Mayas, sin embargo, no podemos asegurar si fueron o no mayas, lo que si podemos asegurar es que fueron los primeros en aparecer y mostrar rasgos de una civilización bien estructurada”, mencionó Szymanski.
El Carmen guarda similitudes tanto en el tiempo en que fue poblado como en sus piezas de cerámica y sus construcciones, con Barra del soconusco en el estado mexicano de Chiapas, lugar donde se presumía se situaban los pobladores más antiguos.
El arqueólogo, además, afirmó que con el tiempo la civilización Maya había comenzado una especie de ruta de intercambio con los Olmecas, lo que había hecho que muchos de los rasgos de identidad de estas dos culturas se mesclaran, dicho proceso se interrumpió con la erupción del volcán de Ilopango, ocurrido en el año 536 después de Cristo.
Para Szymanski, en El Salvador aún falta mucho que descubrir sobre los antiguos pobladores de esta tierra. El científico sospecha que aún hay muchos sitios arqueológicos por descubrir, que como Joya de Cerén podrían estar sepultados bajo las cenizas que arrojó la erupción de Ilopango, lugares que podrían tener mayores hallazgos sobre los primeros pobladores.
En cuanto a su hipótesis sobre si los primeros mayas fueron salvadoreños, el investigador polaco usa una expresión que parece ser una muletilla usada por todos los arqueólogos y es el “no sabemos”, pues dejando escapar una sonrisa menciona “habría que crear una máquina del tiempo y viajar a esas épocas para evidenciar de primera mano si fueron o no salvadoreños”.
Lo cierto es que los elementos estudiados por Szymanski y otros investigadores, muestran que nuestro país pudo ser cuna de una delas civilizaciones más importantes y antiguas del mundo. Jan Szymanski y sus colaboradores concluirán el escaneo de Joya de Cerén en los próximos días y luego regresarán a su país donde seguirán con su investigación, se estima que el análisis de los datos recopilados dure alrededor de cuatro meses, periodo después del cual esperan regresar al país a presentar los resultados.

A %d blogueros les gusta esto: