web analytics
Viernes , 22 Septiembre 2017
Inicio » Deportes » FIFA aprueba la ampliación del Mundial a 48 equipos
FIFA aprueba la ampliación del Mundial a 48 equipos
El consejo de la FIFA aprobó por unanimidad este martes, que la Copa del Mundo de 2026 se juegue con 48 selecciones, distribuidas en 16 grupos de 3 equipos. Foto Diario Co Latino.

FIFA aprueba la ampliación del Mundial a 48 equipos

Zúrich/dpa

El Mundial de fútbol se disputará a partir de 2026 con 48 equipos, 16 más que los actuales, según el plan de ampliación aprobado hoy por la FIFA en Zúrich.

Como se esperaba, el aumento de plazas quedó sellado por unanimidad en la reunión del Consejo del ente rector que se celebró en la sede del organismo en la ciudad suiza.

El formato de competición dividirá a los participantes en 16 grupos de tres miembros. Los detalles serán publicados al final del encuentro del órgano de gobierno, pero parece que los dos primeros se clasificarán a dieciseisavos de final para avanzar desde ahí a eliminación directa. El camino hasta el título implicará entonces al igual que hasta ahora siete partidos. El total de encuentros se incrementará de 64 a 80, pero la duración del torneo se mantendrá en no más de 32 días. Un punto abierto es el reparto de las nuevas plazas entre las confederaciones continentales.

Africanos, asiáticos y norte y centroamericanos son quienes reclaman desde hace tiempo una mayor parte del pastel mundialista, pero Europa y Sudamérica, las dos regiones deportivamente más potentes con los ocho campeones mundiales, pelearán también por mantener sus derechos.

Actualmente, la zona UEFA es la que más plazas tiene con 13, seguida por África (5), Asia y Sudamérica (4,5), la región de Norte, Centroamérica y el Caribe (3,5) y Oceanía (0,5). A eso se agrega el país anfitrión para dar el número de 32. No es la primera vez que se amplía el Mundial. La primera edición en 1930 en Uruguay la jugaron 13 equipos, luego fue subiendo paulatinamente hasta 16. En España 82 se pasó de 16 a 24 selecciones, mientras que en Francia 98 se saltó a las 32 actuales, formato con el que aún se disputarán los torneos de Rusia 2018 y Qatar 2022.

Más plazas en la Copa del Mundo fue el pilar fundamental del programa con el que Gianni Infantino se hizo el año pasado con el trono de la FIFA. Sobre ese plan reposa también su otra gran promesa: más dinero a repartir entre las 209 federaciones nacionales miembro del organismo.

Según estudios internos, la FIFA confía en lograr con la venta de derechos 1.000 millones de dólares más para las arcas de la asociación deportiva más rica del mundo, que antes del estallido de los escándalos de corrupción y de su crisis de credibilidad reportaba reservas por encima de los 1.200 millones de dólares.

El “FIFAGate” golpeó a las finanzas de la institución, que perdió patrocinadores y tuvo que gastar mucho en abogados, pero Infantino prometió en su campaña repartir más dinero entre las federaciones, hasta cinco millones por miembro en este periodo mundialista. “Si la FIFA ingresa 5.000 millones, cómo va a ser un problema repartir 1.200”, insistió.

Pero si hay un maná del que todos quieren beber es el Mundial. Para un país, una plaza en la cita cuatrienal es no sólo una oportunidad deportiva, sino también una importante fuente de ingresos, además de una plataforma política para los dirigentes futbolísticos.

El jefe del fútbol austríaco lo expresó claramente un día antes de la reunión. “Estar en el Mundial trae a una federación pequeña como la austríaca varios millones de euros de ingresos que, aunque tengamos patrocinadores, necesitamos urgentemente. E igual de importante es el viento a favor que recibiría el fútbol en Austria, sobre todo entre los jóvenes”, dijo Leo Windtner.

Las críticas son pocas, pero relevantes. Sobre todo vienen de Alemania, el país campeón del mundo, y de los poderosos clubes europeos. El seleccionador germano, Joachim Löw, teme encuentros irrelevantes que puedan acabar matando la gallina de los huevos de oro. El jefe de la ECA y del Bayern Múnich, Karl-Heinz Rummenigge, advirtió de la carga de partidos sobre los jugadores. El plan de Infantino, sin embargo, contempla dejar la duración del Mundial en un mes, tal y como está. Y la unanimidad lograda hoy en el Consejo demuestra que las resistencias son escasas.

La organización anticorrupción Transparencia Internacional advirtió de la mayores dificultades de organización que el torneo XXL implicará para los países que quieran ser sede. “Los anfitriones no ganarán necesariamente más dinero, bajo ciertas circunstancias tendrán que gastar más”, dijo la responsable de deporte Sylvia Schenk. Infantino previó ya las objeciones incluso antes de ser elegido presidente a principios de 2016 y advirtió ya en su campaña electoral que los futuros torneos podrían organizarse por regiones. “La FIFA debería estudiar la posibilidad de organizar los Mundiales no ya en dos países, sino en una región geográfica completa”, dijo entonces.

A %d blogueros les gusta esto: