web analytics
Viernes , 22 Septiembre 2017
Inicio » Nacionales » Fernando Medrano: Debemos formar estudiantes generadores de poder y saber
Fernando Medrano: Debemos formar  estudiantes generadores de poder y saber
Fernando Medrano, es aspirante a Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de El Salvador. Foto Diario Co Latino/Néstor Martínez

Fernando Medrano: Debemos formar estudiantes generadores de poder y saber

Texto y fotografía Néstor Martínez
Diario Co Latino

El Licenciado Fernando Medrano, viagra sale es aspirante a Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de El Salvador. En la actualidad es el Coordinador de la Escuela de Mercadeo Internacional de dicha Facultad. Su experiencia en los diversos campos del área económica le ha llevado desde auxiliar contable, pasando por cargos gerenciales en la empresa privada hasta la docencia en la Alma Mater. Suma más de treinta y seis años de trabajo, años de aprendizaje que los ofrece para dirigir la Facultad de Ciencias Económicas, así que a continuación nos ofrece su propuesta a los docentes, estudiantes y al pueblo salvadoreño.

– ¿Qué le motiva a aspirar al Decanato de la Facultad?

Mi principal motivación es servir a la comunidad de la Facultad de Ciencias Económicas y un poco a construir, a formar, profesionales con nuevas competencias que les permitan insertarse en el mundo laboral de forma competitiva, pero sin olvidar la función social que nuestra Alma Mater debe de tener. Más que todo, trabajar en equipo, que no sea un Decano de un grupo, sino un decano de todos y todas.

–¿Grupos al interior de la Universidad?

La Universidad, como es una Universidad democrática, se caracteriza por tener movimientos, hoy está en periodo eleccionario y es normal y común, parte del ejercicio democrático que el país tiene y exige, que cada persona, cada docente, tenga el derecho y el acceso o a decidir correr tras una plaza de Decanatura, Vicedecanatura, Rectoría, etcétera; entonces, cada quien tiene sus grupos de apoyo, grupos consolidados, grupos de estudiantes, agremiados, eso es normal.

– ¿Entonces no es que sea un divisionismo?

No, es un fruto de la democracia. La madurez emocional que el Decano debe de tener, es que, una vez electo, debe pensar que él es un Decano de toda la Facultad no del grupo que de alguna manera le pudo haber ayudado a llegar, tiene que desligarse. Son dos momentos: Un momento es la propaganda, la gente que te apoya, y luego de electo dice “soy el Decano de la Facultad” y no del grupo que me apoyó.

– ¿Hay un grupo que lo está apoyando?

Realmente no. Las organizaciones tendrán sus preferencias, aspectos políticos, soy muy cuidadoso y respetuoso de este tipo de pensamientos. Pero, si hay cinco aspirantes al Decanato significaría cinco organizaciones, pero no las hay. Yo soy un candidato independiente y he dicho que aquel sector que quiera trabajar conmigo, hacer equipo, va a tener mi mano abierta para construir un mejor futuro.

– ¿Cuál es su oferta a los estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas?

Mi oferta es sencilla, práctica. Pretendo construir una biblioteca virtual. Hoy en día la globalización nos exige mucho conocimiento que no está al alcance de los estudiantes, en especial por los costos de los libros, además de la rapidez al acceso de la información y la facilidad para adquirir la información, entonces nosotros debemos transitar hacia eso, acuérdese que las bibliotecas tradicionales están quedando en el olvido. Otro aspecto importante es la capacitación permanente a los docentes, los círculos de calidad, los estudiantes nuestros deben de tener pasantías en las empresas privadas, de gobierno, fundaciones, abrirse a la economía. Esas son las áreas claves, además del respeto, la dignidad, y seguir construyendo la mejor Alma Mater de El Salvador.

– Se dice que la Universidad tiene una crisis interna y eso se refleja en la falta de calidad docente, mediocridad en el estudiantado, falta de motivaciones tanto para docentes como para estudiantes, no hay investigación científica, han caído las publicaciones científicas de la Universidad, ¿hay alguna propuesta en este sentido?

En nuestra Facultad tenemos una unidad que se llama Instituto de Investigaciones Económicas, por circunstancias diversas no se ha reactivado, no quiero entrar en detalles del por qué, pero una de mis metas es reactivar la investigación, pero una investigación integral. Debemos de tener presencia en la sociedad, tenemos que escribir artículos, dar nuestra opinión de construcción, tenemos que proponer, estoy hablando de investigación que combine a los docentes de las diferentes escuelas, que inserte a los estudiantes en el campo de la investigación.

– Usted mencionó la proyección a la sociedad, ¿qué le propone a la sociedad?

La Universidad es la Universidad del pueblo, nos debemos él. Propongo, uno, aquellos sectores vulnerables de la sociedad van a tener estudiantes haciendo su servicio social apoyando a estos sectores; pasantías para que los estudiantes practiquen lo aprendido; que la empresa diga que hay un Decano dispuesto a tener alianzas para posibilitar que sus estudiantes adquieran las competencias para ser buenos profesionales y se inserten en el mundo laboral. Se sabe que las oportunidades laborales en este país son muy escasas, en ese sentido el tema del emprendimiento es otro aspecto que queremos abordar para que no solo seamos constructores de profesionales buscadores de empleo sino también generadores de poder y de saber.

– Hay una Escuela Superior de Economía y Negocios, la ESEN, que forma profesionales en Economía igual que en la Universidad, ¿cuál es la diferencia entre una institución que la promueven grupos poderosos y una Universidad, que como usted lo decía es del pueblo?

En calidad de profesionales no veo diferencia, nosotros tenemos muy buenos profesionales, nosotros formamos estudiantes con valores. No veo diferencias competitivas. Más pienso que el éxito de una son las alianzas estratégicas, los “stakeholder” [*] que tienen, la apertura que tienen hacia los sectores productivos. Entonces, tenemos una ESEN que se mueve fácilmente hacia el sector privado, ofreciendo pasantías o inserciones a sus jóvenes, y una Universidad con la calidad excelente de sus profesionales con una limitada o temerosa inserción a ese mundo. Esa es la única diferencia, pero tenemos brillantes alumnos, iguales o mejores que esas instituciones.

– ¿Qué retos tiene en la parte administrativa de la Facultad?

La razón de ser de la Facultad es el estudiante, y tanto la docencia, la investigación, como el aparataje administrativo debe de estar en función de ellos. La administración debe ser eficiente, más expedita, de tal manera que no sea tan burocrática, que la gente se sienta en un clima laboral adecuado, dignificando su trabajo y su persona. Todos nos debemos a los estudiantes, esa es la Academia, la administración está inmersa en ese motor de desarrollo, no como un componente aislado, sino como parte de ese andamiaje para el éxito de la Universidad y de sus estudiantes.

– ¿Considera que sus diecisiete años de experiencia le dan el conocimiento para aspirar al Decanato?

Trato de ser humilde. Siempre se aprende en esta vida, pero dieciséis, diecisiete años, más veinte de trabajar en la empresa privada, me dan alguna experiencia. He trabajado desde auxiliar contable, encargado de inventarios hasta gerente general, luego la vida me ha llevado por la Alma Mater. Y ahora que veo la posibilidad de ser un buen Decano, quiero correr esa aventura con una integración entre la práctica docente y la práctica en la vida real.

– Como coordinador de la Escuela de Mercadeo Internacional de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad, ¿qué actividades realiza?

Por ejemplo, generamos dos revistas anuales, en las que se dan a conocer, amparados con el desarrollo de cátedra, aspectos mercadológicos, también hacemos congresos especializados, tratamos de insertar, aunque sea tímidamente, algunos jóvenes en pasantías, trabajo social, en empresas donde puedan aplicar sus conocimientos, tenemos ferias de empleos, eventos como paneles fórum, en los que invitamos a gente muy conocedora para que compartan su experiencia e interactúen con los alumnos. Nos hace falta que los estudiantes accedan a las becas. Aquí hay una deuda pendiente de la Facultad y que pienso retormarla.

– ¿Qué mensaje le envía a los docentes, a los estudiantes y al pueblo salvadoreño?

Es de trabajo, de servir. Todo tiene su momento. Este es un momento eleccionario. Todos los candidatos podemos decir que somos los mejores, pero se necesita experiencia, escuchar mucho, trabajar en equipo, ya que no siempre se tiene la razón, construir una familia de empleo, una familia de trabajo. Quiero decirles que van a tener un Decano que va a trabajar con ustedes, que ayudará a formar mejores profesionales, que le devolvamos a esta sociedad lo que nos ha dado con sus impuestos.

——

[*NdP] Stakeholder es un término en inglés utilizado por primera vez por R. E. Freeman en su obra: “Strategic Management: A Stakeholder Approach” (Pitman, 1984), para referirse a «quienes son afectados o pueden ser afectados por las actividades de una empresa».

La traducción de esta palabra ha generado no pocos debates en foros de Internet, aunque son varios los especialistas que consideran que la definición más correcta de “stakeholder” sería parte interesada (del inglés stake, apuesta, y holder, poseedor). Se puede definir como cualquier persona o entidad que es afectada o concernida por las actividades o la marcha de una organización, por ejemplo, los trabajadores de esa organización, sus accionistas, las asociaciones de vecinos afectadas o ligadas, los sindicatos, las organizaciones civiles y gubernamentales que se encuentren vinculadas, etc.

A %d blogueros les gusta esto: