web analytics
viernes , 24 noviembre 2017
Inicio » Nacionales » Feligresía es llamada a no permanecer indiferente ante el drama de la violencia

Feligresía es llamada a no permanecer indiferente ante el drama de la violencia

@AlmaCoLatino

En la misa dominical celebrada en la Cripta de Catedral Metropolitana, viagra el sacerdote Mauricio Merino expresó que la sociedad no puede permanecer indiferente ante ese drama que vive el país, ask es necesario un compromiso de las comunidades cristianas y articularse con el resto de la población para hacer que desaparezca esta situación de violencia, de inseguridad y muerte.

El padre Merino dijo que estos son momentos difíciles para la familia, para la sociedad, incluso para la iglesia, ya que el país está sumergido en un caos, en un torbellino de violencia e inseguridad, muerte, luto, dolor y llanto, donde muchos han perdido la esperanza, y viven en la depresión, porque se sienten expulsados y desechados.

“Muchos de los que mueren son los jóvenes, víctimas de esta violencia, y muchos de ellos son gente buena, soñadores, comprometidos por realizar sus proyectos de vida personal, por contribuir en la construcción de un modelo de sociedad donde hayan mejores condiciones de vida para todos”, sostuvo el religioso.

A la vez, enfatizó que es necesario crear una sociedad donde existan mejores condiciones de vida para todos, donde la gente no se sienta obligada a arriesgar su vida o la de menores indefensos.

Asimismo, y de una forma especial al momento de la procesión de ofrendas, los miembros de la Comunidad de la Cripta Monseñor Romero presentaron una fotografía del padre Rafael Palacios, como símbolo de quien buscó siempre la justicia para con los pobres y se convirtió desde hace 35 años en un mártir más del pueblo salvadoreño.

El padre Rafael fue asesinado por los Escuadrones de la Muerte la mañana del 20 de junio de 1979, entre la 8ª Avenida Sur y 2ª calle Poniente, en Santa Tecla, a unos cuantos pasos de la Iglesia El Calvario, de la cual él era párroco en esa época.

Muchos de los que le conocieron aseguran que la razón de su asesinato, fue su lucha incansable por la verdad y la justicia, ya que fue considerado un guía espiritual y apoyo de las comunidades durante los tiempos más oscuros que atravesó el pueblo salvadoreño en el conflicto armado.

Palacios fue asesinado por los Escuadrones, al igual que muchos otros religiosos y religiosas católicos durante la guerra, quienes intentaban llevar la palabra de Dios en momentos en que el pueblo clamaba paz y justicia.

A %d blogueros les gusta esto: