Archivo     |   Búsqueda    |   DiarioCoLatino FB    |  DiarioCoLatino Twitter

DiarioCoLatino.com
El Salvador, Lunes 28 de Julio de 2014
Última actualización : 6/21:20 h.

Jueves, 03 de Enero de 2013 / 10:11 h

Las garruchas de Izalco, tradición para celebrar el nacimiento de Jesús

  Versión para Imprimir

La comunidad indígena de Izalco, realizó el pasado 24 de diciembre la tradición de Las Garruchas, donde se pide por la abundancia al Niño Jesús.



Josué Parada
Redacción Diario Co Latino


“Buenas noches le de Dios, buenas noches niña María, aquí viene a visitarte toditas las cofradías;  yo vengo de muy lejos, yo vengo de Santa María, por venir a celebrar al niño Dios de María”
Con esta bomba, saludan los miembros de la comunidad indígena y las cofradías de Izalco, cada vez que llegan a una mesa altar o cofradía, en el recorrido de “las garruchas”  la noche del 24 de diciembre.
Durante la época navideña, los salvadoreños disfrutan de muchas tradiciones que conmemoran el nacimiento de Cristo. Una época para compartir, y reflexionar sobre el nacimiento del hijo de Dios. En Izalco, departamento de Sonsonate, el 24 de diciembre se llevó a cabo una tradición centenaria por parte de la comunidad indígena, donde se agradece y se pide a Dios la abundancia para todas las familias.
La actividad comienza a las seis de la tarde, desde la sede de la Alcaldía del Común. Las personas inician el peregrinaje portando las “garruchas”, que son ramas de palmas del mismo nombre adornados en sus ramas con mazorcas de maíz de cuatro colores, blanco, amarillo, rojo y negro. También las adornan con pequeñas banderas hechas de papel multicolor.
Primero llegan hasta la iglesia Asunción, donde las garruchas son bendecidas por el sacerdote, para luego emprender el recorrido hacia determinadas cofradías y personas particulares que ayudan o sirven a la comunidad.
Mientras se conducen por las calles, se escuchan las tradicionales bombas, que son entonadas por un “cantador” Luego de cada estrofa los acompañantes responden al unísono “Jeu” razón por la cual a esta tradición también se le conoce como El Jeu de Izalco o Tabal.
Guiados por propia inspiración, las bombas fueron creadas por los antepasados de las cofradías y son dedicadas al Niño Dios , a algún Santo de las distintas Mesas Altares, o incluso, dedicadas a figuras importantes del pueblo, como el Alcalde del Común, el sacerdote de la parroquia, el Alcalde Municipal o algún vecino.
“A las doce de la noche un hermoso gallo cantó”
“Jeeeuu”
“Dándoles el aviso que el niño Mesías nació”
“Jeeeuu”
Así entonan los asistentes las bombas, mientras se dirigen a la Cofradía del Niño Dios de María del Barrio Dolores, que es la primera de la noche. Al llegar a cada una, el designado entrega la garrucha al mayordomo de la cofradía, como símbolo de bendición y de abundancia para la cofradía, que recibe el madero como una reliquia sagrada.
En cada lugar donde es entregada una garrucha, se ofrecen a los visitantes tamales, café con pan, ticucos, atol shuco o chicha, bebida que no puede faltar en estas actividades.
Seguidamente se realiza el baile de “La Sebastiana”. Según la tradición oral, este baile obedece a la leyenda de una dama española que al presenciar una fiesta indígena, se enamoró de un nativo de color. Ella con la idea de enamorarlo, se tuvo que disfrazar de indígena para entrar en la comunidad  y se  puso de     nombre      Sebastiana.
El baile consiste en la representación del negro, que está bailando con su traje de cotón y pantalón de manta, con una hermosa toalla que descansa en los hombros y espalda. Después de haber bailado por un momento, al ritmo de marimba, aparece «La Sebastiana» que ha estado oculta y él la saca a bailar dando efecto al enamoramiento.
Esta escena se repite en todas las cofradías donde se visita. Este año se visitaron a más de 15 garruchas, entre cofradías y personas particulares que apoyan a la comunidad.
En años anteriores, esta tradición se estaba perdiendo, pero desde el 2010, la Alcaldía del Común, que aglutina a las cofradías indígenas de Izalco se ha tomado la tarea de rescatarla.
Durante el recorrido, que concluyó a las 4 de la mañana, más personas se unen a la actividad tratando de que esta tradición no desaparezca.
“Ya con esta me despido, ya cumplí mi desempeño”
“Jeeeuuu”
“Estas son las tradiciones de este  pueblo izalqueño”
Así concluye cada visita a cada una de las cofradías y también el caminar de los indígenas izalqueños y su manera peculiar de conmemorar el nacimiento del Hijo de Dios.

  Versión para Imprimir


Nacionales

3/12:56 | Ministro de Obras Públicas se reúne con Procurador

3/10:11 | Plan El Salvador presenta Guía Psicosocial en atención de emergencias

3/10:11 | La educación inicial es fundamental para el desarrollo pedagógico de los niños

3/10:01 | Viceministerio de Transporte impuso 360 infracciones a transportistas por aumento ilegal al pasaje

3/09:59 | Transportistas continúan afectando a la población

3/09:50 | Asamblea inicia depuración de candidatos para la Procuraduría General

3/09:50 | Nombran Fiscal adjunta de la República