Archivo     |   Búsqueda    |   DiarioCoLatino FB    |  DiarioCoLatino Twitter

DiarioCoLatino.com
El Salvador, Martes 29 de Julio de 2014
Última actualización : 24/09:42 h.

Martes, 25 de Septiembre de 2012 / 10:53 h

El jocote de corona es una oportunidad para los fruticultores

  Versión para Imprimir

Los cortadores depositan los frutos en jabas, con cinco mil frutos cada una, las que posteriormente son distribuidas en los mercados del país.



Oscar López
Redacción Diario Co Latino

El cantón Lomas de San Marcelino, del municipio de El Congo, se caracteriza por su clima fresco, propicio para el cultivo del “jocote de corona”, una clase de jocote que se cultiva entre los 800 a los 1600 metros sobre el nivel del mar.
La cosecha del fruto inicia en las últimas semanas del mes de agosto y dura aproximadamente dos meses, en los cuales es común ver a hombres trepando a los árboles para cortar sin dañar el fruto. Asimismo, en la carretera hacia el Cerro Verde se observan mujeres con canastos ofreciendo el producto a los automovilistas.
El nombre jocote proviene del náhuatl “Xocotl”, término genérico de Frutos Agrios, sin embargo el jocote de corona se caracteriza por su dulzura y carnosidad, lo que lo convierte en uno de los frutos favoritos de muchas personas.
Juan Chávez, encargado de una finca productora de jocotes, comentó que estos árboles no necesitan mayor cuidado, solo la poda periódica de ramas secas o defectuosas.
El árbol de jocote corona da su primera cosecha a los dos años, pero es cuando sobrepasa los 10 años que se vuelve “cosechero”, es decir muy productivo. En la zona reportan cosechas por árbol de entre los  dos mil a tres mil frutos.
Sin embargo, Chávez asegura que cuando un árbol es demasiado viejo es necesario cortarlo y reponerlo con uno nuevo al que denominan “plantilla”. El jocote de corona es cosechado en pocas áreas del país, entre ellas las zonas cafetaleras del volcán de Santa Ana, alrededores del lago de Coatepeque, Cerro Verde y en el norte del volcán de San Vicente; en oriente se encuentra en la zona cafetalera de Jucuapa, Chinameca, Santiago de María y Berlín, de Usulután.
La temporada de cosecha de esta variedad de jocote es corta, lo que incrementa el precio del mismo en los mercados del país. Actualmente el Cerro Verde posee un aproximado de 100 manzanas de terreno, en donde se cultiva el jocote de corona, obteniendo una producción diaria de 400 mil jocotes, se pueden recolectar aproximadamente unos 20 millones de jocotes durante dicha temporada, el cual es comercializado en los principales mercados de mayoreo en San Salvador y se compra menudeado en el centro capitalino.

IV Festival del Jocote Corona 2012
Por cuarto año consecutivo el Instituto Salvadoreño de Turismo  (ISTU) y el Ministerio de Turismo (MITUR) desarrollan el festival del jocote corona, con el objetivo de fomentar la identidad nacional a través de la combinación del ecoturismo y actividades de Fruticultura.
El festival se desarrollará el próximo domingo 30 de septiembre, en el Parque Natural Cerro Verde, de 9:00 a.m. a 5:00 p.m., con el que se pretende reconocer el esfuerzo de los fruticultores durante la temporada de la cosecha del jocote.
Con el fomento de esta actividad, el ISTU ha logrado, desde 2009, que las comunidades de las zonas aledañas se integren en actividades productivas, propiciándoles la generación de aproximadamente 300 oportunidades de empleos temporales, además de desarrollar el turismo rural comunitario en la zona, ya que la fruticultura es un nicho de mercado potencial que fortalece el sector agrícola, aumentando el desarrollo agroproductivo y contribuyendo a la diversificación del producto.
Además, este tipo de ferias contribuye a que este fruto se haya convertido en un producto con un mercado internacional en expansión, ya que se  exporta congelado a Estados Unidos, a ciudades como Los Ángeles, Houston,  y Washington D.C., generando fuertes divisas para el país, ya que los salvadoreños añoran con nostalgia esta fruta típica de El Salvador.
El Festival también se convierte en escenario para reunir a productores, procesadores y comerciantes de la zona que ven una oportunidad para el progreso del turismo local, además, es la oportunidad idónea para saborear la exquisita fruta recién cortada y sus derivados como: vino, mermelada, dulces, atol, sorbetes, fresco y frozen.
Asimismo, durante el festival, los pobladores de la zona ofrecerán otros platillos típicos, entre ellos gallo en chicha, variedad de pupusas, yuca, tamales, pasteles, gallina asada, pierna de cerdo, pelibuey, entre otros.
El costo de ingreso al festival es de un dólar pero el ISTU aclara que las personas adultas mayores y niños menores de 10 años entran gratis.

  Versión para Imprimir


Municipalismo

25/10:53 | Pavimentan calle principal en colonia Miraflores