Archivo     |   Búsqueda    |   DiarioCoLatino FB    |  DiarioCoLatino Twitter

DiarioCoLatino.com
El Salvador, Lunes 22 de Diciembre de 2014
Última actualización : 31/11:28 h.

Viernes, 19 de Agosto de 2011 / 11:11 h

Conservación, mantenimiento y protección del patrimonio eclesiástico

  Versión para Imprimir

En ese deseo y obligación de proteger el patrimonio de nuestro país y, en este caso, el patrimonio religioso es que el pasado 21 de julio recién pasado, organizamos, como Secretaría de Cultura de la Presidencia, el Seminario denominado Conservación, Mantenimiento y Protección del Patrimonio Eclesiástico. Importante encerrona organizada gracias al decidido apoyo y asistencia técnica de la de la Cooperación Italiana, por medio del Instituto Italo Latinoamericano (IILA) en la persona del Dr. Mario Michelli. Al evento participaron el Nuncio Apostólico en nuestro país y decano del cuerpo diplomático, Excelentísimo Arzobispo Luigi Pezzuto, la señora embajadora de Italia, designada para nuestro país excelentísima Tosca Barrucco, el excelentísimo Arzobispo Metropolitano. Mons. José Luis Escobar Alas y el excelentísimo Obispo de San Miguel, Mons. Miguel Ángel Morán. Desde el Vaticano tuvimos las palabras, en una interesante teleconferencia, de  Monseñor José Manuel del Río Carrasco, Subsecretario de la Pontificia Comisión  para los Bienes Culturales de la Iglesia. Un considerable grupo de sacerdotes asistió al cónclave. En esa tan importante actividad en representación del Secretario de Cultura el Dr. Héctor Samour me dirigí a tan distinguida concurrencia con estas palabras que quiero compartir ahora con los lectores: Deseo expresar a todos los presentes a este Seminario de Conservación, mantenimiento y protección del patrimonio eclesiástico, mis más sinceros agradecimientos por ocupar parte de su valioso tiempo para analizar y discutir, uno de los temas más delicados para el pueblo católico y no católico de este país, el cual es el patrimonio religioso cultural. Abordar este tema por primera vez, después de varias décadas de silencio, constituye para el Gobierno de la república un hecho trascendental e histórico, porque  marcará la ruta para discutir, consensuar y trabajar por un patrimonio que es y ha sido objeto de tráfico ilícito y destrucción por algunos sectores  de nuestro país. Para la Secretaría de Cultura de la Presidencia, abordar este tema con las más altas autoridades de la iglesia católica, es de suma importancia, porque consideramos que el patrimonio religioso tiene valor, no sólo por su belleza y riqueza arquitectónica y artística, como dice el Derecho canónico por ser muestra preciosa, sino, sobre todo, por ser manifestación de la historia y de la idiosincrasia de los pueblos; y desde el punto de vista de la fe, por ser muestras y representaciones sacras. Este seminario que hoy inauguramos, es de trascendental importancia ya que el resultado que se obtenga de esta reunión, marcará el inicio de un proceso de conservación y valorización del patrimonio cultural religioso que tiene El Salvador. Debemos unirnos para conservar el patrimonio cultural religioso tanto por su valor histórico, como por los riesgos y amenazas que tiene ante la ausencia de políticas públicas de conservación coherentes.  Como Director Nacional de Patrimonio Cultural me ofrezco para trabajar con todos los sectores de la iglesia, con el fin de hacer un inventario del patrimonio existente y buscar los mecanismos para que estos puedan ser protegidos para herencia de las actuales y futuras generaciones. Ya lo externó en su oportunidad, el Papa Juan Pablo II quien llamó a sumar esfuerzos por conservar y proteger este bien de la humanidad: «Como es bien conocido, los bienes culturales custodiados por los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica constituyen un porcentaje muy relevante del ingente patrimonio histórico-artístico de la Iglesia». Luego advierte la carta que,  «a pesar de la buena respuesta y  colaboración por parte de diversos Institutos de vida consagrada y de Sociedades de vida apostólica, muchos otros todavía no han podido ponerse manos a la obra por la falta de personal apto y de fondos a destinar a este fin”.   Bajo esta visión, la Secretaría de Cultura quiere iniciar un proceso de conservación y protección del patrimonio religioso, y considero que al tener contacto directo con el Arzobispo de San Salvador,  con el Nuncio Apostólico y con muchos otros líderes de la iglesia católica, podremos trabajar para tener políticas encaminadas a proteger nuestro bien cultural religioso. Es en este marco que hoy vamos a trabajar con 21 autoridades eclesiásticas presididas por el señor Arzobispo, y juntos reflexionar sobre  qué tipo de patrimonio religioso tenemos en el país, en qué estado se encuentra, qué queremos hacer con él; y sobre todo, en qué situación se encuentra nuestro patrimonio religioso. Pido a cada uno de ustedes trabajar en plena confianza para alcanzar acuerdos que permitan la restauración oportuna de nuestro patrimonio cultural religioso. Es importante resaltar que este encuentro podría ser útil para llegar a un protocolo de entendimiento entre la Secretaria de Cultura de  la Presidencia y la Conferencia Episcopal de El Salvador, guiándonos por el modelo y la experiencia del Protocolo entre el Ministerio de los Bienes Culturales de Italia y la Conferencia Episcopal Italiana. Finalizo mi intervención destacando que “valorar no es instintivo”, para ello se requiere un aprendizaje y exige acciones para contribuir a que las comunidades depositarias del patrimonio derivado de las prácticas de sus cultos y de su fe, puedan ponerlo en valor, protegerlo y difundirlo. Nos sentimos altamente honrados con la presencia de tan altas autoridades de la iglesia católica de nuestro país. Por ello, como Secretaría de cultura nos proponemos promover una toma de conciencia en todos los sectores del país en relación a la necesidad de relevar el acervo religioso a partir de investigaciones  ya realizadas y alentar futuros inventarios que puedan plasmarse en la confección de un mapa que refleje el estado de la cuestión  y para ello naturalmente respetando y tomando muy en consideración los lineamientos que la misma  jerarquía de la iglesia nos brinde.

  Versión para Imprimir


Opiniones

19/11:22 | Reconocer a Palestina: un paso hacia la paz  Dr. Nabil Shaath*

19/11:11 | Amnistía, justicia, paz e impunidad  Ulyses Luna