Archivo     |   Búsqueda    |   DiarioCoLatino FB    |  DiarioCoLatino Twitter

DiarioCoLatino.com
El Salvador, Viernes 29 de Agosto de 2014
Última actualización : 31/11:28 h.

Martes, 26 de Julio de 2011 / 10:02 h

La ilustración

  Versión para Imprimir

Carlos Girón S.

La Ilustración fue un movimiento cultural europeo que se desarrolló especialmente en \o “Francia” Francia e \o “Inglaterra” Inglaterra desde principios del \o “Siglo XVIII” siglo XVIII hasta desembocar en la \o “Revolución francesa” Revolución Francesa. Fue denominada así por su declarada finalidad de disipar las tinieblas de la humanidad mediante las luces de la \o “Razón (filosofía)” razón. El Siglo XVIII es conocido, por este motivo, como el Siglo de la Razón.


Los pensadores, artistas y científicos de La Ilustración sostenían que la razón humana podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía, y construir un mundo mejor. La Ilustración tuvo una gran influencia en aspectos económicos, políticos y sociales de la época.


La Ilustración se inició en \o “Gran Bretaña” Gran Bretaña, cuyos rasgos esenciales se dieron antes que en otro lugar y se asentó en \o “Francia” Francia, donde fue difundida por \o “Voltaire” Voltaire, y produjo su cuerpo ideológico, el llamado enciclopedismo. Entre sus más representativas personalidades –que fueron llamados los enciclopedistas por sus multifacéticos conocimientos y sabiduría— estuvieron \o “Montesquieu” Montesquieu, \o “Diderot” Diderot, Dantón, \o “Rousseau” Rousseau, \o “Georges Louis Leclerc” Buffon y otros como \o “Descartes” Descartes, \o “Locke” Locke, \o “Francis Bacon” Bacon, \o “Pierre Bayle” Bayle, \o “Galileo” Galileo, \o “Grotius” Grotius, \o “Hobbes” Hobbes, , \o “Isaac Newton” Newton, \o “Spinoza” Spinoza, etc.


Se atribuye a tales pensadores el haber preparado el terreno para el estallido de la Revolución Francesa, que arrasó en ese país con viejas costumbres y modelos políticos, sociales y económico, además de hacer rodar un mar de cabezas, incluidas las de la realeza de esa época (Luis XVI y María Atonieta) y algunos de los mismos promotores de la Revolución, que fueron ejecutados bajo la guillotina, cuando se impuso la era del Terror…


Bueno, pero, ¿a qué viene esa referencia a La Ilustración?
Se trae a cuenta por las cosas que en nuestro país se han venido sucediendo últimamente, donde las personas sensatas y racionales, dadas a la observación atenta, al análisis y la reflexión, han sido testigo de los graves peligros a los que han expuesto a nuestra República precisamente los personajes a quienes el pueblo les ha encomendado la misión de velar por sus más altos intereses y los de sus habitantes.


Es pasmoso ver cómo quienes deberían ser sus más celosos guardianes, en sus elevadas atalayas del Gobierno, se entregan al juego de ver quién cava más profundos los cimientos de la integridad, la legalidad e institucionalidad de la República, poniéndola al borde del caos y su derrumbe. En la persecución de deleznables fines partidistas y personalistas y sin medir los alcances que pudieran tener, dictan normas legislativas, decretos ejecutivos, denuncias judiciales, que hacen fisuras y resquebrajan el orden constitucional de la República.


Endiosados en sus cargos, los fallidos guardianes de ésta se taponan los oídos para no escuchar el clamor, las censuras, el repudio y los reclamos de sus mandantes, el pueblo, por sus torcidas y malintencionadas acciones, que repercuten en el estancamiento del progreso que debería tener la Patria y el bienestar de sus habitantes. Asombra ver cómo se niegan a escuchar la voz de la razón, de la experiencia y la sabiduría de quienes en su momento han sido también guardianes del terruño patrio.


Por los diferentes medios de comunicación han desfilado personajes ilustrados, experimentados y probos, señalando los graves y peligrosos errores en que han incurrido los encumbrados funcionarios de los tres Órganos del Estado, atentando contra la estabilidad y la legalidad de la Patria.


Pero no sólo ellos han metido las extremidades en el desempeño de sus funciones; también lo han hecho dirigentes de los partidos políticos representados en la Asamblea Legislativa; en el Ejecutivo, la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Supremo Electoral, la Corte de Cuentas de la República, la Fiscalía General, etc.


Una acción propia de gente que está en el Psiquiátrico ha sido, por ejemplo, la cometida por un buen grupo de Magistrados de la Corte Suprema de Justicia denunciando ante la Fiscalía General de la República a sus propios compañeros que integran la Sala de lo Constitucional. ¿Por qué delito? Por haberse propuesto éstos lavarle la cara a la República, maculada de inmundicia por el proceder torcido y perverso de toda suerte de gente inescrupulosa, dentro y fuera de las instancias gubernamentales. Esa práctica —de ir contra la legalidad y la constitucionalidad— vuelta consuetudinaria desde hace décadas, es la que por lo visto apoyan y defienden con su denuncia los “honorables” miembros del pleno en la Corte Suprema.


Decía que aquellas voces de la razón y del patriotismo verdadero han venido enjuiciado el accionar maquiavélico de quienes, repito, deberían ser los paladines en la defensa de la República, pero que  han seguido como el burro: no han querido escuchar a nadie ni tomarlos en cuenta como para ser llamados como consejeros y asesores, servicios que habrían querido dar sin cobrar un centavo, sin lucrarse, como los otros.


La que podría considerarse La Ilustración salvadoreña, formada por pensadores, juristas, economistas, escritores, filósofos, politólogos, ha estado presente y muy activa a la usanza de aquella que iluminó  la mente y la consciencia del pueblo francés que, cansado del absolutismo y los abusos del régimen imperante  —como en El Salvador en estos momentos—, tomó por asalto La Bastilla y descabezó a los reyes y otros cortesanos y potentados.


Por naturaleza, los pueblos son pacientes, como lo son honrados y sabios. Pero tienen sus límites, como lo muestra la historia, y ¡ay de aquellos que se extralimitan y abusan del poder que les han conferido para velar por el bien, por el orden y el progreso de la comunidad!


En nuestro país ya hubo en las pasadas dos últimas décadas un intento de reivindicar la soberanía y los derechos del pueblo, pero después todo se desnaturalizó y prostituyó cuando los que estaban en el valle y las estribaciones montañosas subieron a donde estaban los otros y se acomodaron para rellenar sus andorgas, las familiares y las de la cherada…


A la perspicacia, intuición y sabiduría del pueblo no se le escapa que todas las maniobras hechas en las últimas semanas por los que están en el poder son para tratar de perpetuarse en el mismo y seguir defendiendo, además de sus propios intereses, los de minorías poderosas que desde la oscuridad mueven hilos ocultos para garantizarse su propia seguridad y sus intereses… como ha ocurrido siempre.


Pero el pueblo ya está cansándose de unos y los otros, en tanto la Ilustración hace su trabajo proyectando luces con ideas y consejos que le muestran el camino a seguir para rescatar su soberanía, sus derechos, su dignidad y la legalidad de sus tan pisoteadas instituciones.


Y, como decía el Maestro Gentil de Galilea: el que tenga ojos, que mire, y el que tenga oídos, que oiga…

  Versión para Imprimir


Opiniones

26/10:02 | Opinando sin política (645)  Eduardo Badía Serra

26/10:02 | La banda sinfónica   Oscar Manuel Doñas

26/10:02 | Libertad de expresión en Ecuador  Universi Zambrano Romero Embajador del Ecuador