Archivo     |   Búsqueda    |   DiarioCoLatino FB    |  DiarioCoLatino Twitter

DiarioCoLatino.com
El Salvador, Miércoles 23 de Abril de 2014
Última actualización : 27/10:47 h.

Martes, 08 de Marzo de 2011 / 11:18 h

Estimaciones contables

  Versión para Imprimir

Por: Juan José Romero (*)

No todas las transacciones o eventos que realiza una entidad pueden registrase a su valor exacto, sino que, en ocasiones, es necesario realizar aproximaciones de su valor, debido a que no pueden ser valoradas con precisión, sino solamente estimadas. Es precisamente en estas situaciones cuando la contabilidad se auxilia de las estimaciones. Una estimación contable es una aproximación del monto de una partida en ausencia de un medio preciso de cuantificación. El uso de estimaciones contables es una parte esencial en la elaboración de los estados financieros, y no por ello, se menoscaba su fiabilidad.


Las incertidumbres que rodean por ejemplo a las cuentas por cobrar en cuanto a su recuperabilidad; a los inventarios en cuanto a su deterioro, obsolescencia, o daño; a las propiedades, planta y equipo en cuanto a sus vidas útiles estimadas; a los impuestos diferidos en cuanto a la capacidad de la entidad de generar ganancias imponibles futuras para su recuperación; a las garantías pos-venta en cuanto al número de reclamaciones que se presenten; al deterioro del valor de los activos en cuanto a las bases para su determinación; a las posibles pérdidas por litigios o reclamaciones en cuanto a sus implicaciones financieras; etc. Todas estas incertidumbres, deben ser presentadas en los estados financieros mediante el reconocimiento de estimaciones contables, las cuales, deben ser razonables para que proceda su contabilización.
Los estados financieros deben de ser prudentes o conservadores en relación con la información que presentan, para evitar que los activos o los ingresos no se sobrevaloren, y que los pasivos o los gastos no se subvaloren.

 

En el caso de las cuentas por cobrar por ejemplo, existe el riesgo de que no se recuperen en su totalidad, razón por la cual, presentarlas en el balance general a su costo histórico, no seria lo más prudente, puesto que estarían sobrevaloradas, por lo que se hace necesario presentarlas a su valor neto de realización, reconociendo una pérdida por incobrabilidad a través de una estimación contable. La prudencia es la inclusión de un cierto grado de precaución, en el cual, en situaciones de incertidumbre respecto del saldo de una partida (cuenta), el contador debe de realizar los juicios necesarios para que dicho saldo se presente a su valor de realización o de liquidación. El ejercicio de la prudencia, no permite la creación de estimaciones que de manera consciente subvaloren activos o ingresos, o que a través de estimaciones excesivas, se sobrevaloren pasivos o gastos, ya que esto, menoscabaría la neutralidad y la fiabilidad de los estados financieros.
La administración de la entidad es la responsable del establecimiento de estimaciones contables que sean razonables y fiables, las cuales, a menudo, son hechas en condiciones de incertidumbre, respecto del resultado de acontecimientos que han ocurrido o que es probable que ocurran e implican el uso de juicio profesional.


La determinación de una estimación contable puede ser simple o compleja, dependiendo de la naturaleza de la partida. Una estimación determinada de manera simple puede ser por ejemplo, la estimación de la vida útil de un bien tangible para efectos de establecer su depreciación, la cual puede determinarse, aplicando un porcentaje fijo y constante, basado en experiencias pasadas o en estadísticas de consumo de bienes idénticos o iguales, similar situación, puede darse con las cuentas por cobrar, cuya estimación por incobrabilidad, puede establecerse a través de estadísticas o de análisis de antigüedad de saldos. No obstante, existen casos, en los que la complejidad de las estimaciones, puede requerir de un conocimiento especial y la utilización de juicios realizados por expertos. La estimación de la vida útil de un activo intangible por ejemplo, puede requerir, del juicio de un experto, para establecer las pautas de consumo esperadas de los beneficios económicos futuros incorporados en dicho activo.


Debido a que las estimaciones contables se basan en aproximaciones de valores, obtenidos a través de fórmulas, estadísticas, criterios y juicios profesionales; éstas, tienden a cambiar a medida que ocurren nuevos acontecimientos, se adquiere mayor experiencia o se obtiene información adicional. Estos cambios en las estimaciones contables, en caso de ser materiales o significativos, dependiendo de la base contable que la entidad haya adoptado, deben contabilizarse de acuerdo a los requerimientos de la Sección 10 de la NIIF para las PYMES o con base a la NIC 8 según corresponda.

              (*) Contador Público.
         jrconsultorcontable@yahoo.es

  Versión para Imprimir


Artículos

8/15:18 | La desdolarización de la Economía Salvadoreña

8/11:16 | Obama y el Imperialismo

8/09:55 | Más que humanizar debemos profesionalizar

8/09:38 | PARODIANDO A ALFONSO EL SABIO

8/09:38 | Facebook, Twitter y Lido