Archivo     |   Búsqueda    |   DiarioCoLatino FB    |  DiarioCoLatino Twitter

DiarioCoLatino.com
El Salvador, Miércoles 01 de Octubre de 2014
Última actualización : 31/11:28 h.

Lunes, 31 de Enero de 2011 / 08:55 h

José Martí, el poeta, el patriota, el revolucionario

  Versión para Imprimir

Dagoberto Gutiérrez

II Parte

A estas alturas de la guerra cubana, Martí contaba con una visión de conjunto de la
realidad, de la lucha anticolonial y por la independencia. Probablemente su dedicación al anticolonialismo pudo reducir su contacto con la Comuna de París, ocurrida cuando él llegaba a Madrid y también con Marx o Pablo Lafargue, porque la cabeza de Martí estaba al servicio de la Independencia de Cuba, en el desarrollo de esa lucha y dentro de ella se construiría al hombre más extraordinario que han producido los pueblos del continente.

Martí supo captar poéticamente la belleza de la justicia y la justicia de la belleza porque su ternura le proporcionó la sensibilidad necesaria para su poesía que es rumorosa como las palmeras, musical como las cuerdas del viento y tierna como el amor de una mujer.

 Pero también se vio precisado a desatar su talento político porque en la emigración cubana radicada en los Estados Unidos no siempre se sentía como posible la liberación de la potencia colonial española, y además, eran sometidos a la influencia ideológica de la realidad estadounidense. Esta temática la trabajaría Martí como periodista y como organizador.

De Madrid viaja a México donde participa en polémicas encendidas y en 1876, el 29 de diciembre, salió hacia Guatemala, no si antes pasar furtivamente por La Habana en un viaje a bordo del Vapor Ebro. Del 6 de enero al 24 del mismo mes permaneció en  La Habana, el 18 de febrero participa en una tertulia organizada por Fermín Valdés, su amigo, Fermín era de origen guatemalteco y proporcionó a Martín cartas de recomendación.

En Guatemala se inicia profesionalmente como profesor y además como abogado realiza estudios de la Constitución de ese país, era la época del gobierno reformista de Justo Rufino Barrios.

También el poeta estaría en Venezuela pero un tiempo más corto. Su dedicación era la lucha independentista cubana. En Nueva York, actuaba el Comité Revolucionario Cubano bajo la presidencia de Calixto García, jefe militar de la prestigiosa  Guerra de Los 10 años, y se preparaba, allá por 1878, lo que sería conocida como la Guerra Chiquita que consistió en levantamientos armados en la Provincia de Oriente de Cuba a fines de agosto de 1879. En esos momentos, Martí era subdelegado del Comité Revolucionario Cubano en La Habana, y tuvo muchas intervenciones públicas que iban alarmando a las autoridades españolas.

En ese año de 1879, Martí representaba a los independentistas radicales aunque tenía relaciones con los autonomistas, que aspiraban a una relación diferente con España, aunque no fuera la independencia. Los españoles le retiraron a Martí la autorización para impartir clases y dar conferencias. El 17 de septiembre de 1879 fue arrestado por la policía, el 25 de ese mes lo destierran a España con destino a Ceuta, pero su destino fue otro. Llega a Madrid donde toma contacto con Arsenio Martínez Campos, el militar español firmante del Pacto del Zanjón que puso fin a la Guerra de 10 años.

En diciembre de 1879 salió para Francia y el 3 de enero de 1880 estaba en Nueva York, el 9 de ese mismo mes es designado vocal del Comité Revolucionario Cubano y el 26 de marzo asume la presidencia de dicho comité. Se iniciaba la llamada Guerra Chiquita y un intenso periodo de trabajo político de unificación del movimiento independentista.

En enero de ese año publica su folleto Asuntos Cubanos para difundir las ideas de independencia. Los autonomistas se habían convertido en La Habana en Partido Liberal y Martí siempre prefirió hablar de patria libre y no de patria liberal, además, siempre exigió la abolición de la esclavitud y trabajaba para la continuación y desarrollo de la guerra futura.

La Guerra Chiquita duró casi un año y el General Calixto García se vio precisado por las circunstancias a deponer las armas. Fue Martí a quién le tocó definir el fin formal de las acciones. García es capturado y se consulta a Martí la decisión política quien dijo: “no depone las armas usted ante España sino ante la fortuna. No se rinde usted al gobierno enemigo sino a la suerte enemiga. No deja usted de ser honrado: el último de los vencidos, será usted. El primero entre los honrados”.

Martí miraba hacia un plan de mayor alcance y entra en relación con figuras como Máximo Gómez y Antonio Maceó y el 1 de octubre de 1884, Gómez y Maceó llegan a Nueva York a reunirse con Martí, los dos héroes cubanos y el revolucionario inician la elaboración del plan y luego de altibajos, incluso de crisis en las relaciones de Gómez y Maceó con Martí, de la expulsión de Maceó de Cuba en 1890, la Guerra avanzaba hacia su estallido inevitable.

En 1892 se funda, bajo inspiración martiana, el Partido Revolucionario Cubano que expresaba el desarrollo del pensamiento político y establecía que no se trataba solamente de la independencia de la metrópoli sino de la revolución. En el Manifiesto de Montecristi del 25 de marzo de 1895, Martí escribió: “La revolución de independencia, iniciada en Yara, después de preparación gloriosa y cruenta, ha entrado en Cuba en un nuevo periodo de guerra”.

Martí moriría en un trágico 19 de mayo de 1895, en un combate en Dos Ríos, a sus 42 años. Un inmenso corazón dejó de latir y una vida hermosa sigue iluminando los soles de América, plantando rosas blancas y cosechando esperanzas. Su vida nos inspira, su ejemplo nos anima y su muerte nos enseña el precio de la dignidad y la libertad. 

  Versión para Imprimir


Opiniones

31/08:55 | Chávez listo para contienda electoral del 2012  *Lucía Berbeo

31/08:29 | FMLN presidirá Asamblea Legislativa por primera vez  Licda. Norma Guevara de Ramirios