Archivo     |   Búsqueda    |   DiarioCoLatino FB    |  DiarioCoLatino Twitter

DiarioCoLatino.com
El Salvador, Viernes 24 de Octubre de 2014
Última actualización : 27/10:47 h.

Jueves, 13 de Mayo de 2010 / 08:48 h

Testimonio sobre un grupo terapéutico

  Versión para Imprimir

 José Guillermo Mártir Hidalgo

Llegue a los Neuróticos Anónimos a mediados del mes de Abril. Motivado por el hecho que nunca he elaborado adecuadamente los fracasos amorosos. No acepto el rechazo. Intento manipular el curso de acción a mi favor, aunque de antemano sé que es estéril. Conduciéndome esto, a rogar afecto a quien me ha despreciado. Me obsesiono con la autora de la pérdida y los pensamientos intrusivos me  invaden  al momento de  pernoctar, por lo que el insomnio conecta un día con otro.

La auto conmiseración y el desplazar la culpa a otros, ha sido la constante para evadir mi neurosis.
En ésta nueva ruptura, el insomnio del primer día fue el campanazo de alarma para buscar ayuda. Pues no quería transitar un nuevo infierno emocional. Al llamar por teléfono a Neuróticos Anónimos, ya existía la convicción en mi persona, que era esclavo de las emociones.

El primer impacto que causó, en mí, éste grupo terapéutico fue después que subí al podio. Narré la problemática sentimental que me agobiaba. Los siguientes narradores, contaron situaciones cargadas de un álgido dramatismo, que mi problemática sentimental era para morirse de risa. Su presencia testimonial  era, que a pesar de haber estado en el abismo emocional, mostraban un ansia de vida. Lo que decían seguía impactándome. No se presentaban como curados de la enfermedad mental y emocional, era todo lo contrario. Se mostraban como luchadores contra la esclavitud de las emociones. En el pasado había consultado a psicoterapeutas, pero, estos hombres y mujeres me habían hecho aterrizar en mi realidad con una mayor prontitud que ellos.

LAS LEYES DE LA ENFERMEDAD MENTAL Y EMOCIONAL Y LA ETIOLOGÍA DE  LA ENFERMEDAD Y DE LA SALUD MENTAL.
El segundo impacto que éste grupo terapéutico ha hecho en mi es su literatura. En la Leyes de la Enfermedad Mental y Emocional,  escrito por el fundador del movimiento Neuróticos Anónimos, Grover B., se plantea que la causa de la enfermedad mental es el egoísmo. Mientras que en La Etiología de la Enfermedad y de la Salud Mental y Emocional, Grover afirma que el egoísmo es necesario para que el organismo sobreviva en la primera infancia. Pero, deberá eliminarse para que la criatura se desarrolle normalmente.

Por eso, todo sistema social o cultural socializa e indoctrina a sus miembros para que estos aprendan a vivir con sus semejantes. Lo anterior significa eliminar el egoísmo infantil y aprender a amar, cooperar y controlar sus propios deseos. De hecho, si un ser humano no logra adquirir la capacidad de amar, éste continuará siendo egoísta y esto le impedirá ser feliz.

Stephen Covey, uno de los principales motivadores  internacionales, explica su fórmula 10/90. Explica que nosotros no podemos controlar situaciones o sucesos,  ya que están fuera de nuestra voluntad. Lo cual representa el diez por ciento de la formula de Covey. Pero, como reaccionamos ante esas situaciones o sucesos, está dentro de nuestra esfera volitiva.

Esto corresponde al noventa por ciento de la formula. Entonces, cómo reacciona un individuo ante situaciones y sucesos determina la salud o la enfermedad mental. Como manejamos las dificultades, determina nuestro ajuste. La persona enferma malinterpreta las situaciones y sucesos. Y por su egoísmo, no puede ajustarse al mundo. La persona emocional y mentalmente enferma, solo se preocupa por él mismo.

Grover explica que la Enfermedad Mental y Emocional tiene una causa remota y una causa inmediata. La causa remota, pudo haber ocurrido en nuestra niñez. En dicha época se estableció un patrón de sentimientos, pensamientos y actitudes contra adaptativos, que empeoraron a medida que crecimos. Pero, lo que ocurrió en nuestra niñez no es lo que está causando nuestro sufrimiento. La causa inmediata de nuestro sufrimiento son los sentimientos actuales. Por tanto, para recuperarnos de la Enfermedad Mental y Emocional no necesitamos conocer la causa remota. Lo que necesitamos, dice Grover, es trabajar con el presente. Es el presente el que tiene que ser corregido.

En La Etiología de la Enfermedad y de la Salud Mental y Emocional, nuestro autor expresa que los psiquiatras consideran que el noventa y cinco por ciento de la población mundial, necesita tratamiento por sus problemas mentales y emocionales. Por esto es que considera que la Enfermedad Mental y Emocional, se ha convertido en la “norma”. Se podría considerar, entonces, que las personas mental y emocionalmente enfermas son “normales”. Y las personas con salud mental y emocional son tan raras, que se les puede considerar “anormales”. Lo cierto es, que todas las personas están mental y emocionalmente sanas y enfermas en algún grado. Lo “normal” no significa  estar mental y emocionalmente sano. En realidad, es estar mitad enfermo y mitad sano.

La Enfermedad Mental y Emocional, dice Grover en Las Leyes de la Enfermedad Mental y Emocional, es una enfermedad espiritual. Lo espiritual lo relaciona con el pensamiento y las emociones. Espíritu, dice nuestro autor, es la suma de pensamientos, emociones, actitudes creencias, sentimientos y todo lo que hace actuar a una persona como tal. Igualmente, Grover expresa que la Enfermedad Mental y Emocional es una enfermedad del alma. Ésta es sinónimo de mente y variadamente suele ser llamada ser, ego y de otras formas.

Para recuperarnos, debemos transformar nuestro ser espiritual. Durante la Enfermedad Mental y Emocional, en nuestra mente no existía nada malo,  sino, estaba dominada por las emociones que provenían de un alma  dominada por el dolor. La Enfermedad Mental y Emocional se debe al egoísmo, a la arrogancia, a la mala voluntad, a la falta de amor por otros y otras cosas dentro de la moral.

La Enfermedad Mental y Emocional, dice Grover, es una sola. Solo hay una secuencia continua de condición leve, como la neurosis, a grave, como la psicosis. La enfermedad es progresiva, si no se somete a tratamiento. Del estado leve pasara a un estado grave, si se continúa actuando enfermizamente.

Carl Gustav Jung, comenta Grover, considera que todas las personas que se han recuperado de la enfermedad mental y emocional, han tenido un despertar espiritual. Los Neuróticos Anónimos, explican que se necesita de un poder superior para comenzar a recuperarnos y encontrar la felicidad. Ya que cambiar estructuras básicas de nuestra personalidad, puede lograrse con la ayuda de un poder superior.

Nuestro autor menciona que cuando la persona no puede amar, produce toda clase de dificultades patológicas. Y es hasta que alcanzamos el “fondo” emocional, que tenemos que admitir nuestro fracaso. Solo así estamos dispuestos a aceptar y buscar ayuda y a escuchar a otros. Aprender a amar es la cura de la enfermedad mental y emocional. La persona amorosa vive una vida completa, llena de significado y propósito. Y el significado y propósito de la vida es amar y servir a otros.

Los seres humanos debemos tener amor para florecer. Pero para recibir amor debemos darlo primero. El amor viene de adentro. Solo aquellos que aman pueden recibir amor. Las personas pueden compartir amor. Pueden compartir el amor que cada uno posee. Cada uno ama y comparte amor.

Pero, el amor que cada uno siente es de su exclusiva posesión. El amor es algo que lo sentimos o no lo sentimos. El no sentir amor, es causado por nuestra inhabilidad de amar. La persona mental y emocionalmente enferma padece inhabilidad de amar. Cuando aprenden a amar, se recuperan. Nadie puede adquirir la habilidad de amar, mientras continúe siendo egoísta. Para recuperar la Salud Mental, debe haber deseos de recuperarse, darse por completo a un programa de recuperación y seguir ese programa diariamente.

En las Leyes de la Enfermedad Mental y Emocional, Grover menciona que la persona mentalmente enferma, está llena de ira. Ésta es una emoción  completamente destructiva. La cuál es causada por la reacción inadecuada del individuo a situaciones y sucesos.

En La Etiología de la Enfermedad y de la Salud Mental y Emocional, la depresión es considerada como ira congelada. Esto, porque las personas egoístas no pueden tolerar que sus deseos no fuesen satisfechos. El egoísmo y su consecuente inhabilidad  de amar, da lugar a la aparición del sentimiento de culpa. El suicidio es descrito como un dolor mental y emocional que hace que la vida se convierta en algo insoportable. Y la fatiga mental y emocional es causada por los problemas mentales y emocionales, no por el exceso de trabajo.

UNA EVALUACIÓN CRÍTICA
A pesar del impacto positivo que el mensaje de los Neuróticos Anónimos me ha causado, hay limitantes en el formato de las sesiones. En ellas la abreacción o catarsis es la técnica terapéutica central, pero, impide un mensaje más individualizado que conduzca a un crecimiento personal.

Por otro lado, al señalar que la causa de la enfermedad mental y emocional es una sola, el egoísmo,  hay un reduccionismo.

Igual al planteamiento que la enfermedad es la misma, solo que en las neurosis ésta leve y en las psicosis es grave. El síntoma principal de las neurosis es la tensión y la ansiedad, causada por conflictos intrapsíquicos. Mientras que la causa de las psicosis suelen ser orgánicas o psicológicas.

El mensaje de los Neuróticos Anónimos es optimista. El neurótico, al adquirir la capacidad de amar, adquiere la cura de la enfermedad mental y emocional. Cosa contraria con la psicopatología clásica, que al diagnosticar la enfermedad mental y emocional, recurre a la quimioterapia permanente, en las psicosis orgánicas, para que el individuo sea funcional. Creo que estos grupos terapéuticos deberían generalizarse en el país, pues su enfoque preventivo ayuda a contrarrestar las personalidades proclives a delinquir.

  Versión para Imprimir


Artículos

13/08:45 | El Capital (parte CCLXXIX)