Archivo     |   Búsqueda    |   DiarioCoLatino FB    |  DiarioCoLatino Twitter

DiarioCoLatino.com
El Salvador, Viernes 19 de Diciembre de 2014
Última actualización : 31/11:28 h.

Lunes, 15 de Febrero de 2010 / 08:28 h

Telegrama, carta o teléfono: La diferencia entre poderes

  Versión para Imprimir

Licda. Norma Guevara de Ramirios

La Asamblea Legislativa aprobó recientemente un decreto que elimina un pago tipo renta que oscila entre $9.43 y $14.00 mensuales por tener un teléfono de línea fija, la variación de ese pago depende de si se trata de uso residencial o de empresas; ese cargo se modifica a pedido de las empresas por la Super Intendencia General de Energía y Telecomunicaciones SIGET y en efecto, se había aprobado un cambio que autorizaba a las empresas prestadoras del servicio, cobrar entre $14  y 28 dólares mensuales.

El concepto se discute con tecnicismos si es por mantenerse conectado, por tener acceso al servicio y otros, pero la verdad es que el acceso lo pagamos la primera vez con todo y aparato, después debemos pagar por el servicio recibido.

Al privatizar la telefonía se anunciaron precios de mercado ajustados por la competencia entre empresas; eso no ha sido así, la prueba mayor es que el simple debate de este asunto ha sacado a luz el hecho de que gastamos más en telecomunicaciones que en alimentos; esto indica que estas empresas han tenido  muy buena mercadotecnia y nos han hecho sentir como más necesario el teléfono que la comida, es un tremendo éxito comercial que produjo un cambio cultural, un acelerado cambio de costumbres.

Quienes tenemos más de 45 años  recordamos lo meticulosa que era la enseñanza de las formas para usar los diferentes medios de comunicación entre personas, se nos enseñaba la técnica de la carta, sus partes y su sentido; las del telegrama y en medio de ese aprendizaje la necesidad de reducir las palabras para pagar menos por un telegrama, es decir a sintetizar un mensaje claro que debíamos comunicar; ahora los maestros y maestras si dedican tiempo a este tipo de enseñanza resulta infructuoso, porque la moda y los medios más usados, incluso en las comunidades más pobres, es el  teléfono fijo o celular, con cámara, con capacidad de mandar mensajitos, correos electrónicos, video, y quién sabe que más. ¿Sobre estas cosas, qué va saber más un maestro o maestra que los miles de vendedores y anuncios publicitarios?. Pero bien, estas son las costumbres nuevas aprendidas que a juzgar por los costos sería muy inteligente reexaminarlas y decidir sacrificar menos nuestros bolsillos.

Si hay más de un millón de números o teléfonos fijos, que pagamos cada quien unos $110 dólares al año y de repente unos diputados y diputadas se dan cuenta que es ilegal, ilegítimo, oneroso e inconveniente ese pago, es natural que las empresas reaccionen y exijan al Presidente de la República intervenir en el asunto evitando que la decisión legislativa se cumpla.

 Ahora, por carta oficial del Señor Presidente, conocerá la Asamblea su decisión al respecto, veremos si las convicciones que originaron un decreto que beneficia a la familia salvadoreña, a las pequeñas empresas, a las oficinas de profesionales, a las instituciones de servicio como las universidades, a las alcaldías y a todas las oficinas estatales, se mantiene.

Es una prueba importante. Me recuerda el esfuerzo de rehacer la Ley de privatización en 1997, la votación de hacerlo fue unánime, pero al final el FMLN votó en contra por comprender que la Ley seguía manteniendo privilegios ilegítimos a empresas que son verdaderos monopolios con mercados cautivo y que ello sacrificaría al pueblo.

Por el medio más tradicional de la comunicación, el periódico, que me permite opinar, expreso el deseo de que gane el pueblo en esta tensión, que más que con el Presidente, o entre dos poderes estatales, es un pulso con quienes nos sacan el dinero de manera exagerada, y digo exagerada porque son precios arbitrarios que duplican o cuadruplican lo cobrado en países vecinos.

Un minuto en línea fija en Guatemala vale seis centavos de dólar, aquí cuesta más de 30 ¿porqué? ¿Por qué somos guanacos?. Pues para el mercado de telefonía urge revisar la legislación de manera integral, porque la seguridad jurídica  y la transparencia en costos y precios es la nueva asignatura que debemos aprender los  y las salvadoreñas.

Los nuevos espejitos en la globalización deben ser vistos a la luz de costumbres democráticas que suponen comparar lo local y lo global, ese aprendizaje nos permitirá insertarnos con dignidad y soberanía a los beneficios de la modernidad sin que nuestra realidad económica distorsione el acceso a lo básico para vivir bien, como comer, saber, poder criticar, consensuar sobre el día a día. 

Vivir sí, Con correo electrónico, con cartas, con llamadas, sin aprender  demasiado el bla bla bla de la publicidad engañosa que multa llamar de fijo a móvil, que triangula para evadir impuestos y que cobra más caro que en Estados Unidos, Guatemala para el mercado de telefonía urge revisar la legislación de manera integral para el mercado de telefonía urge revisar la legislación de manera integral y toda Centroamérica.

  Versión para Imprimir


Opiniones

15/09:05 | El capitán Feliciano  Dagoberto Gutiérrez

15/09:05 | Nuevos escenarios, viejas prácticas  Jeannette Aguilar