Archivo     |   Búsqueda    |   DiarioCoLatino FB    |  DiarioCoLatino Twitter

DiarioCoLatino.com
El Salvador, Viernes 19 de Diciembre de 2014
Última actualización : 31/11:28 h.

Lunes, 09 de Junio de 2008 / 10:50 h

Los derechos universales del hombre

  Versión para Imprimir

José Antonio Ventura Sosa

La Declaración Universal de los Derechos del Hombre, establecida por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en 1948, proclama la igualdad y dignidad de todos los hombres y sin excepción, principio que por su desconocimiento ha ofendido y ultrajado la conciencia de la humanidad.

En ella se propugnó la dignidad de los derechos y sin distinción de raza, color, sexo o género, religión, idioma e ideología política; asimismo, estableció el derecho a la vida, la libertad, la seguridad individual y colectiva, condenando a su vez la esclavitud y torturas; también la igualdad de todos ante la ley y el derecho de amparo contra actos que violen los derechos esenciales y reconocidos por la constitución o leyes, rechaza asimismo la detención, prisión o destierro arbitrarios. Igualmente sienta los principios de la defensa ante la justicia con la presunción de inocencia, así como de la protección de la vida privada, la familia, domicilio, correspondencia y honra, el derecho de libre circulación y de la entrada y salida en todo país, derecho a la nacionalidad, del matrimonio y fundación de la familia; asimismo, de la propiedad individual y colectiva, libertad del pensamiento, opinión, conciencia religión y expresión, de reunión y asociación, de acceso a la función pública y participación en el gobierno.

La seguridad social, el trabajo con igualdad de salario justo y satisfactorio, jornada razonable de labor y descanso, un adecuado nivel de vida, asistencia a la educación y a la salud, protección moral y material a las creaciones científicas, literarias y artísticas. La necesidad de un orden social nacional e internacional que garantice todos los derechos humanos, sus deberes ciudadanos y libre desarrollo.

Si se contrasta todo lo anterior con la administración pública actual, tendríamos mucho trabajo para dirimir las diferencias, sólo veamos el derecho a la seguridad individual y colectiva de la persona humana, si bien es cierto que las encuestas de opinión publica han desplazado este problema, por el problema económico que es el que más reciente el pueblo salvadoreño, no significa que se haya resuelto, el problema ahí está y con un mayor crecimiento lo adolecen las familias más pobres de nuestro país, para muchos sigue siendo un dolor de cabeza que muy a menudo les arrebaten el valor de los pasajes de los buses y tengan que caminar por lugares muy peligrosos donde les quitan los zapatos y parte de sus vestimentas o la vida misma. De eso, nada leemos en los medios de comunicación escrita. El derecho a la participación en el gobierno, es una misión imposible para aquellos ciudadanos honrados, ya que los clanes de poder les obstaculizan el acceso, por intereses particulares que no tienen nada que ver con los intereses de la nación salvadoreña, más si el ciudadano se ha declarado abiertamente y muy sensible a las violaciones de los derechos universales que se supone nuestro país es garante de ellos, porque los ha  ratificado.

Estimados compatriotas, conozcamos nuestros derechos y exijamos que se cumplan, ya que es obligación de todos los funcionarios de los tres órganos del Estado, velar por el bienestar ciudadano y de los grupos del poder fáctico,  facilitar y contribuir al orden y conveniencia nacional.

  Versión para Imprimir


Opiniones

9/10:50 | Después del censo… que cada quien cumpla su deber  Licda. Norma Guevara de Ramirios

9/10:50 | Carta al periodista Mauricio Funes  Dagoberto Gutiérrez