Archivo     |   Búsqueda    |   DiarioCoLatino FB    |  DiarioCoLatino Twitter

DiarioCoLatino.com
El Salvador, Martes 02 de Septiembre de 2014
Última actualización : 30/10:01 h.

Viernes, 25 de Enero de 2008 / 14:57 h

Salvador Sánchez Cerén: "espero que este libro abra nuevos diálogos"


Salvador Sánchez Cerén estaba serio, a veces su sonrisa se le escapaba, y cuando sucedía el dedo de los fotógrafos estaba atento al disparador de la cámara, pero no es esa su personalidad, dentro de él se conjugan la alegría, la disciplina, la responsabilidad, entre otras cualidades y que pocos tienen la distinción de conocerlas. Ahora se le agrega la de escritor de su propia biografía.">   Versión para Imprimir


Texto y fotografías Néstor Martínez
Editor Trazos Culturales
Diario Co Latino

Salvador Sánchez Cerén estaba serio, a veces su sonrisa se le escapaba, y cuando sucedía el dedo de los fotógrafos estaba atento al disparador de la cámara, pero no es esa su personalidad, dentro de él se conjugan la alegría, la disciplina, la responsabilidad, entre otras cualidades y que pocos tienen la distinción de conocerlas. Ahora se le agrega la de escritor de su propia biografía.

Miraba al público con esos ojos escrutadores, que tantas veces escrutaron de cerca a la muerte, rezumaba satisfacción, y quizá pensaba que los personajes de su libro "Con Sueños Se Escribe la Vida", se escaparon para participar de su presentación. Allí ex comandantes y ex combatientes de todas las fracciones del ex grupo guerrillero FMLN, fue como un reencuentro, tal como lo hace en su libro, porque si bien es su biografía, en ella destacan sus compañeros de lucha. Allí funcionarios de gobierno, cuerpo diplomático, poetas, escritores, periodistas, público de toda índole, representantes de diversos tipos de organizaciones. Para una convocatoria no tan publicitada por los medios de comunicación, el éxito estaba más que asegurado. Algo tentador para convertir un acto literario en una concentración política.

De la presentación de Lorena Peña, quien prologó el libro, rescato lo siguiente: "La agudeza de la guerra y el trabajo político no le han endurecido el corazón, en su biografía nos dice con sencillez y convicción, a más de treinta años de casados, que su compañera Margarita "era de las mujeres más lindas de mi pueblo" y que su aporte fue y sigue siendo valioso para su vida familiar y para nuestras luchas, por eso la obra tiene un gran valor histórico y político, porque es un recuento sistemático de la lucha del pueblo salvadoreño, escrita por uno de sus mejores protagonistas. La trayectoria y la calidad política del autor, da mayor peso y trascendencia a este libro. Les invito a leer "Con Sueños Se Escribe la Vida", a disfrutarlo, analizarlo, compartirlo, los transportará a lo profundo de la lucha del pueblo salvadoreño y conocerán mejor las causas que la han motivado, sus propósitos y los nuevos horizontes que el FMLN propone al pueblo, a la Nación entera. También les permitirá conocer el pensamiento, la madurez y la honestidad de su autor, el compañero Salvador Sánchez Cerén, que sin duda será el próximo Vicepresidente de la República de El Salvador".

Más de acorde con el momento, la poeta María Elena Regalado matizó de poesía su discurso: "Con Sueños Se Escribe la Vida, es un título poético, y no podía ser de otra manera porque la poesía siempre nos conduce a una verdad profunda, y en esta oración hay dos verdades por lo menos. No honra la vida quien no sueña, porque quien sueña visualiza, intuye el horizonte, empuja y construye para hacer realidad sus sueños, los sueños; y la segunda verdad es que la vida se escribe y desescribe. La vida se articula sobre códigos, se cifra desde el hecho más cotidiano, más sencillo, desde lo estratégico y desde la universal. Por esa intuición profunda su título tiende un puente para nuestra propia lectura y para nuestro propio encuentro. El prólogo de este libro es fundamental, y no siempre el prólogo de un libro es fundamental. La perspectiva que nos comparte Lorena Peña, es el compromiso visceral de una mujer".

Mauricio Funes, ahora convertido en político no escatimó elogios a su compañero de fórmula, para aspirar a la Presidencia de El Salvador: " Luchador social, firmante y constructor de la paz, y ahora candidato a la Vicepresidencia de la República", y prosiguió: "Cuando Salvador me pidió que comentara su libro, no vacilé en aceptar tal honor, no solo porque me permitía satisfacer una vieja curiosidad periodística: conocer los entretelones del proceso político salvadoreño a través de la visión y experiencia de uno de los luchadores más importantes de los últimos años, si no que también me permitía hacer pública mi visión sobre el aporte a la democratización del país y a la construcción de la paz de quien es ahora mi compañero de fórmula. A través de la lectura de los capítulos de su libro, que contiene esta autobiografía, he podido constatar algunas ideas que yo me había formado como periodista que seguí de cerca el conflicto militar, pero sobre todo el proceso de negociación que condujo a la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, y estas ideas tienen que ver con la personalidad, la práctica política y el compromiso revolucionario de Salvador Sánchez Cerén. Hay en su particular infancia y adolescencia las claves de interpretación que permiten entender los motivos de su opción política e ideológica, no podía ser de otra manera. Salvador cuenta en una de las partes de su libro que su formación es pareja a la de muchos miembros de las FPL, en sus propias palabras: un cristianismo comprometido con el cambio social y con la lucha contra la pobreza. Fueron estas primeras ideas nacidas del estudio sistemático del catecismo de la Iglesia Católica cuando joven, las que le permitieron a Salvador construir una sólida estructura de valores que le llevaron a descubrir tempranamente la explotación y la opresión del prójimo y la necesidad de construir una sociedad más justa".

Pero el público paciente deseaba escuchar al autor, Salvador Sánchez Cerén. Reconoció a hombres y mujeres que destacaron en la consecución de las aspiraciones populares: Salvador Cayetano Carpio (Marcial), Mélida Anaya Montes (Ana María), Monseñor Rivera y Damas. "Yo quisiera decirles que yo conozco Salvador Cayetano Carpio (Marcial), esa capacidad que tuvo de construir una alternativa diferente, pero también nosotros allí reflexionamos un hombre que había tenido esa capacidad, de venir de ser un dirigente obrero, panadero". Sobre su obra, aclaró: "De ninguna manera he trabajado mis memorias con la intención de mantener vivo el conflicto, sino que la contrario, la memoria debe servirnos para recordarnos que la tragedia ya quedó atrás, que de ella aprendimos con sus luces y sombras, que de ella nos quedan valores humanos, sacrificios que no debemos olvidar. Ya desde mi juventud viví la represión, las detenciones, los asesinatos de estudiantes, de maestros, de campesino, de obreros, miles de personas inocentes fueron asesinadas y desaparecidas, aquí hoy recuerdo que un hermano de Mauricio Funes fue víctima de esa represión. Hoy vivimos una nueva realidad que debemos cuidar, con la vista puesta en legar a las nuevas generaciones una vida mejor, en paz y justicia social".

La obra de Salvador Sánchez Cerén, le hizo recordar a Manlio Argueta la trascendencia de los chinos, en especial de Confucio. En un tímido discurso, el director de la Biblioteca Nacional, comparó indirectamente los ideales del filósofo con los de Sánchez Cerén: "El libro de Leonel González (le llamó por su nombre de guerra), me hizo buscar las ideas de un filósofo chino, Confucio, quien predicó la rectitud, la benignidad, la honradez y el respeto a los derechos ajenos como una forma de mejorar el gobierno de su país. Confucio deseaba mejorar las condiciones en que vivía la gente y pensaba que si los gobernantes actuaban bien, las demás personas tratarían de imitarlo….". Al final se animó, después de muchos rodeos sobre la importancia del libro, en general, para los jóvenes, por comentar directamente "Con Sueños Se Escribe la Vida": "Hay tantas facetas de pensamiento, tantas propuestas en ese libro, tantos temas a desarrollar no obstante que es una autobiografía hay muchos temas de pensamiento, de creación y de propuestas, por eso escribir un libro es un acto de entrega y consagración propositiva y creativa. De entrega, porque si nos conformamos con solo la acción lo que se hace es reivindicar a un individuo a un héroe, si esa acción no se transmite a las futuras generaciones, con experiencias personales pero también de nación, me parece que puede caerse en una especie de egocentrismo y quizás de arrogancia".

Luego de entregarle a Manlio Argueta el depósito que manda la ley, es decir cinco libros para el acervo cultural de la Nación, la reunión se diluyó para terminar en grupos aislados que disfrutaron las viandas y el vino, mientras Salvador Sánchez Cerén hacia lo propio de un escritor, muy ajeno a su calidad de diputado y de hombre de armas tomar: firmaba los libros que muchos adquirieron en la oferta de ocho dólares sólo por esa noche. Incluso unos compraron más de uno para obsequiarlo a sus amigos y familiares.


Salvador Sánchez Cerén estaba serio, a veces su sonrisa se le escapaba, y cuando sucedía el dedo de los fotógrafos estaba atento al disparador de la cámara, pero no es esa su personalidad, dentro de él se conjugan la alegría, la disciplina, la responsabilidad, entre otras cualidades y que pocos tienen la distinción de conocerlas. Ahora se le agrega la de escritor de su propia biografía.">   Versión para Imprimir


Trazos Culturales

25/14:57 | El triste tigre estrábico de Chamba Juárez