Archivo     |   Búsqueda    |   DiarioCoLatino FB    |  DiarioCoLatino Twitter

DiarioCoLatino.com
El Salvador, Jueves 31 de Julio de 2014
Última actualización : 6/21:20 h.

Lunes, 13 de Agosto de 2007 / 11:55 h

La chinche, causante del Mal de Chagas

  Versión para Imprimir

Las secuelas de la enfermedad conocida como “Mal de Chagas” pueden ser mortales, aunque no hayan existido síntomas en los infectados. Imagen tomada de internet.

Las secuelas de la enfermedad conocida como “Mal de Chagas” pueden ser mortales, aunque no hayan existido síntomas en los infectados. Imagen tomada de internet.



Marielos Márquez
Redacción Diario Co Latino

La diarrea causada por el rota virus, los problemas respiratorios, la consulta materno infantil y la planificación familiar, encabezan la lista de las diez primeras causas de consulta médica en el país, según el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS).

Sin embargo, existen otras enfermedades por las cuales la población salvadoreña no busca ayuda médica. La Leptospirosis, Neurocisticercosis, Chagas y la Toxoplasmosis, son algunas de ellas.

Según Héctor Ramos, colaborador técnico del MSPAS, éstas cuatro enfermedades son raras porque difícilmente se diagnostican. Sin embargo, la no detección a tiempo de ellas pueden causar la muerte de quienes las contraen.

Chagas, silenciosa y mortal

A juicio del técnico, esta enfermedad es difícilmente detectable debido a que los síntomas que presenta quien se infecta con ella, pocas veces son advertidos en la primera etapa, que es cuando aún es tratable la enfermedad.

Chagas es una enfermedad parasitaria, producida por el triatoma infestan, conocida comúnmente como chinche, ésta habita en las casas, busca refugio en los agujeros de las paredes, detrás de los muebles, en medio de los colchones de las camas y detrás de otros objetos que no se limpian a menudo. En los techos y en los objetos que pocas veces se mueven.

Esta enfermedad fue descubierta por El Dr. Carlos Chagas (1879-1934), célebre investigador brasileño que realizó un descubrimiento que tiene un historial muy interesante.

El parásito fue encontrado antes que la enfermedad.

Este investigador fue enviado a Lassance – estado de Minas Gerais, Brasil- para estudiar algunos problemas sanitarios y encontró que los «barbeiros», nombre popular de las chinches en Brasil, tenían en sus deyecciones protozoarios que identificó como parásitos del género Trypanosoma, de los que se conocían algunas especies en otras partes del mundo.

Existen alrededor de cien tipos de chinches, pero no todas tienen importancia en la investigación epidemiológica de la transmisión del Trypanosoma Cruzi, parásito unicelular microscópico transmisor de la Enfermedad de Chagas.

Ramos manifiesta que en el país se tiene registro de esta especie que convive habitualmente con el hombre y se alimenta con su sangre: es Triatoma infestans, llamada popularmente chinche.

Una manera bastante segura de diferenciar la chinche de casa de otras especies, es observar las bases de las patas, que presenta un color amarillo que se destaca del negro de la coloración general del insecto. El adulto mide entre 2 y 3 cm. de largo; el macho es algo menor que la hembra.

Este incesto es ovíparo y puede llegar a poner hasta 200 huevecillos. Desde que sale del huevo hasta que alcanza el estado adulto, el insecto experimenta una serie de transformaciones.

La metamorfosis tiene cinco etapas, cada una de ellas da origen a una ninfa cada vez mayor. Con la última aparecen las alas y el insecto adquiere su aspecto definitivo. Este proceso dura alrededor de siete meses. En condiciones óptimas la vida de la chinche es de unos quince meses.

Ramos manifiesta que este insecto tiene presencia en todo el país. “En la actualidad la cooperación Japonesa está trabajando en el occidente del país, a fin de identificar cuánta población infectada hay en esa zona”, aseguró.

El experto del MISALUD manifiesta que la picada del insecto en sí no es lo que representa el peligro de contagio de la enfermedad. “Las chinches aprovechan la noche para picar”, señala.

“Cuando la chinche pica, apoya un extremo de su cuerpo en la piel e inyecta saliva irritante y anticoagulante a la víctima. Una vez atiborrada de sangre, el insecto defeca sobre la piel, es en este momento que el virus entra en contacto con el ser humano”, explica.

Después de la picadura, la región afectada suele presentar una ligera hinchazón que produce picazón por lo que la persona que ha sido picada se rasca, es con esta acción que el virus depositado en las heces de la chinche entra al organismo humano.

Según Ramos, los síntomas del contagio no siempre son visibles. “Hay casos en los que nunca se dan los síntomas y la persona se da cuenta que tiene la enfermedad hasta que ya presenta problemas cardíacos”.

Las fases de chagas son: AGUDO o de comienzo, que dura alrededor de 20 a 30 días. El período de incubación, que es de duración variable, aproximadamente una semana.

Los síntomas que presenta el paciente en la primera etapa son: fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y músculos, malestar general y pérdida de apetito. En algunas ocasiones se inflaman los párpados y el pómulo.

Otra de las etapas de la enfermedad es la INTERMEDIA o DE LATENCIA, cuya duración es variable y puede alcanzar varios años; CRÓNICO, con una duración que depende de la gravedad que alcance el proceso, Por lo general es una manifestación tardía de la infección.

Y se encuentra en casi un 15% de quienes han padecido el contagio. Sus manifestaciones más evidentes están en la relación directa con las alteraciones del corazón.

Los síntomas más comunes de este nivel de la enfermedad son: palpitaciones, disnea, dolores referidos al área cardíaca, dolor en la zona hepática y sobre todo, manifestaciones típicas que se observan en el electrocardiograma, aunque no haya síntomas clínicos.

La mayor parte de estos síntomas son indicación de daño cardíaco, que puede llevar a grados variables de insuficiencia cardíaca. La gravedad del proceso es variable, pero lo que le da la característica alarmante es la frecuencia con que el daño cardíaco se produce.

Sin embargo, existen otras formas de contagio de esta enfermedad. Por vía Transpacentaria, es decir, por infección prenatal desde la circulación materna con infección aguda o crónica, pero no obligada, pues, se ha verificado nacimiento de niños no infectados, aún en presencia de placenta con elevado parasitismo.

También existe la posibilidad de infección del hijo a través de la leche de la madre que padece la enfermedad de Chagas; ha sido verificada clínicamente y cuenta con ratificación experimental.

Sin embargo, su ocurrencia es excepcional y muchos especializados consideran que es un riesgo remoto.

No obstante, es prudente que el hijo de una mujer que sufre enfermedad de Chagas aguda, no sea amamantado.

Otra de las formas de contagio que existen es por medio de las transfusiones de sangre proveniente de donadores con infecciones ignoradas, generando cuadros clínicos atípicos. La posibilidad de evolución está condicionada por la cepa infectante y la inmunidad del receptor.

En el país, el Banco de Sangre de Cruz roja no admite a aquellas personas que han sido picadas por la chinche, con el fin de evitar el contagio de la enfermedad a los pacientes que serán beneficiados.

“Cuando una persona infectada dona sangre y ha sido picada por una chinche y no informa de ello a los médicos que realizan la evaluación previa, se corre el riesgo de que la transfusión sea en balde, ya que con seguridad sufrirá de problemas cardíacos”, añade Gladis Martínez, voluntaria del Comité de Damas de la Cruz Roja.

Es importante que los donadores informen al médico evaluador sobre algún tipo de picadura de chinche, porque de esta manera se evitará que se haga mal uso de las bolsas en la que se recolecta la sangre.

Cuando se da una donación con estas características siempre se detecta el virus, porque se le realizan diferentes pruebas al producto donde se obtienen los resultados, si se logra identificar el virus la bolsa y el proceso habrá sido en balde, reitera.

Diagnóstico y tratamiento médico
En la fase aguda de la enfermedad de Chagas, el diagnóstico depende de una serie de factores, tales como la edad, el estado de nutrición, el tipo y la intensidad de la sintomatología presentada por el paciente.

La enfermedad siempre es más grave en los lactantes, sobre todo en los de corta edad, ya que les puede ocasionar la muerte.

El diagnóstico de la cardiopatía chagásica crónica es variable y depende del grado de aumento del corazón, del tipo de trastorno de ritmo cardíaco, del grado de insuficiencia cardíaca y de la tendencia evolutiva de la infección. La muerte por la enfermedad de Chagas puede suceder súbitamente o luego de un tiempo de padecimiento.

A pesar del sorprendente avance de las ciencias médicas, todavía no se ha encontrado la cura para la enfermedad.

El problema de esta enfermedad es grave porque una vez instalada en el organismo, son lesiones destruc-tivas y ya no se puede alcanzar la restitución integral de la zona afectada.

A lo más que se llega muchas veces es a aminorar los síntomas determinados por dicha lesión, la cual persistirá en el organismo afectado por toda la vida.

  Versión para Imprimir


Nacionales

13/14:09 | Alcaldía de Soyapango trabajando por el desarrollo social

13/13:02 | Suspenden funcionarios judiciales

13/12:59 | Emigrantes han ayudado a reducir pobreza en El Salvador

13/12:54 | Tribunal inicia con análisis de videos primer día de juicio a Mario Belloso

13/12:52 | Prevén lluvias para las próximas 48 horas

13/12:50 | FMLN pide investigar a fondo corrupción policial

13/12:47 | Sindicato denuncia abuso de poder en Hospital Zacamil

13/12:45 | Intensifican prevención para evitar más jóvenes con VIH/SIDA