Búsqueda



DiarioCoLatino.com
Lunes 26 de Diciembre de 2005
San Salvador, El Salvador. C.A.

Portada

Lunes, 26 de Diciembre de 2005 / 11:22 h

Ana Mercedes Campos es ejemplo para los deportistas

Aprender de alguien que fue una excelente atleta es la mejor idea. La campeona de la Jabalina en el Centroamericano y el Caribe de 1954, Ana Mercedes Campos, relata parte de su histórico trajinar en el deporte, al mismo tiempo aconseja a los atletas de hoy.">   Versión para Imprimir


Ana Mercedes Campos y Benjamín Ruiz Rodas, Presidente de la Federación de Atletismo.


Nicolás Cerón
Redacción Diario Co Latino

Aprender de alguien que fue una excelente atleta es la mejor idea. La campeona de la Jabalina en el Centroamericano y el Caribe de 1954, Ana Mercedes Campos, relata parte de su histórico trajinar en el deporte, al mismo tiempo aconseja a los atletas de hoy.
En la mente de la «Morocha» está presente aquel día en que a los seis años quedó sin papá, su vida dependió desde ese momento de su hermano mayor, Horacio Campos, quien hizo las veces de padre.
Por suerte de ella, su hermano siempre contó con un centavo en la bolsa, ya que su trabajo era de relojero y platero. Ana Mercedes dice que siempre fue obediente a él, por eso siempre obtuvo los permisos necesarios para salir fuera del país a las competencias en donde El Salvador estaba presente, entre esos Cuba, Venezuela y México.
Entre una de sus características fue salir con las manos vacías, pero a su regreso siempre venía llena de maletas, uno de sus lugares de compras que todavía lo recuerda muy bien fue los comisariatos en Panamá.
En una de sus rodillas conserva una cicatriz, que se la hizo en una de las pruebas (Salto Alto), eso le permitió permanecer no menos de un año en el Hospital Rosales. «La Morocha» manifiesta que tuvo que abandonar el Nosocomio para irse a curar a su casa con agua de Chichipince.
Así como esta atleta se entregó de lleno al deporte nacional, ella misma aconseja a los deportistas de hoy, a llegar hasta la meta, dando el todo por el todo, haciendo el máximo esfuerzo, haciendo una entrega total, pero un requisito bien fundamental que no debe pasar por alto y que se debe de acatar es no consumir licor, no fumar, no desvelarse, no consumir tabaco, ni mucho sexo, dice la campeona.
Ana Mercedes se pone como ejemplo ante todos los jovenes, pese a no estar en el deporte activo, afirma no saber que sabor tiene una cerveza, un cigarro, la droga que únicamente consume es la que va en sus medicinas.
Después de tantos años de experiencia, la medallista de oro tiene la desventaja de padecer artritis, pero eso no la detiene, en su visita al país, su mayor tiempo se la pasa visitando a sus viejas amistades, y uno de sus lugares mas preferidos dice que es el Museo del Deporte, lugar donde se exhiben parte de las implementos que usó cuando era una deportista.
Entre sus leyendas de antaño está recordar y traer a cuento a don Marcelo Antonio Estrada, dice que todo lo que sabe se lo debe a él, fue su alumna desde tercer grado, lo que le permite recordar los resultados que obtuvo en las Olimpíadas Escolares que se realizaban en San Salvador en aquella época.
Los mejores resultados de esas competencias eran para «La Morocha» tal como ella lo confirma, pero para lograr saltar a pasos agigantados también contribuyeron los entrenadores criollos Narciso Romagoza y Jorge Alberto Mármol, entre otros.
Una pregunta que se le hizo a doña Mercedes fue, ¿Habrá hoy entrenadores cómo don Mar-celo?, la respuesta fue afirmativa, y menciona al cubano Rigoberto Medina, quien actualmente entrena al grupo de marchistas salvadoreños y que ya campeonizó a escala internacional con Cristina López.
Ana Mercedes está convencida de que Rigoberto es un buen entrenador, a visto con sus propios ojos sus enseñanzas, por eso es que no duda en afirmar la calidad del cubano.
Durante su vida deportiva, Cuba fue uno de los países que más admiró. En esa época El Salvador tenía un convenio con esa nación caribeña, como jugadora de la Selección de Baloncesto y lanzadora de Jabalina participó en varias bases de entrenamiento, entre esos visitó la Universidad Nacional de Educación Física, en la Habana.
Todos esos dones que ella manifiesta haber tenido, ahora no existen, ¿Qué pasa?, dice que ahora los deportistas juegan por amor al dinero, no por amor al deporte, entre eso critica a los actuales entrenadores por estar pensando en irse a otro trabajo, no enseñan las clases a cabalidad, de todo esto hay toda una madeja de que hablar, ¿porqué sucede eso?, por ejemplo, la situación económica de los hogares.
Ana mercedes Campos llegó en abril al país, luego de residir por varios años en Estados Unidos; su visita se debe, tal como ella lo afirma, en venir a visitar a don Marcelo, pero su noticia es que ya murió, entonces tuvo que hacerlo en el sepulcro de uno de los cementerios de Santa Ana.

Aprender de alguien que fue una excelente atleta es la mejor idea. La campeona de la Jabalina en el Centroamericano y el Caribe de 1954, Ana Mercedes Campos, relata parte de su histórico trajinar en el deporte, al mismo tiempo aconseja a los atletas de hoy.">   Versión para Imprimir



Ediciones Anteriores















publicidad