web analytics
martes , 12 diciembre 2017
Inicio » Internacionales » Erdogan se prepara para asumir presidencia turca tras triunfo histórico

Erdogan se prepara para asumir presidencia turca tras triunfo histórico

Por Stuart Welliams
Estambul/AFP

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, se preparaba este lunes para llevar a Turquía hacia una “nueva era” cuando asuma como presidente dentro de dos semanas, tras imponerse el domingo en históricas elecciones.

Erdogan prometió construir una “nueva Turquía” y reconciliar a un país divido, desde el balcón de la sede de su partido en Ankara, donde dio su discurso de victoria a medianoche ante decenas de miles de simpatizantes.

Erdogan es primer ministro de Turquía desde hace once años, un periodo en el que ha tratado de modernizar el país y asumir un mayor protagonismo en la comunidad internacional. Podría ahora servir dos mandatos presidenciales de cinco años, ocupando así el poder hasta 2024.

Las elecciones del domingo fueron las primeras por sufragio universal directo de la historia de Turquía -los anteriores jefes de Estado eran elegidos por el Parlamento- y Erdogan prometió que será el “presidente del pueblo”.

“El pueblo turco hizo historia ayer”, declaró el diario pro Erdogan Sabah, con una fotografía de Erdogan dando su discurso desde el balcón con la mano en el corazón.

Será investido presidente el 28 de agosto y la atención se dirigirá hacia quién le remplazará como primer ministro y representará al Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan, islamoconservador, en las legislativas de 2015.

También se seguirá de cerca el futuro del presidente saliente, Abdullah Gul, cofundador del AKP junto a Erdogan, que se ha distanciado del primer ministro y mantiene el silencio sobre sus planes.

‘Entramos en una nueva era’

La victoria de Erdogan no fue tan aplastante como vaticinaban los sondeos pero consiguió imponerse en la primera vuelta contra su principal rival, Ekmeleddin Ihsanoglu.

Erdogan logró el 51,46% de los votos, Ihsanoglu el 38,46% y el tercer candidato, el kurdo Selahattin Demirtas, el 9,80%, según los resultados en base al recuento de la casi totalidad de los votos.

La participación fue del 73,68%, una cifra que en muchos países se consideraría alta pero que queda muy por debajo del 89% alcanzado en las elecciones locales turcas de marzo.

Las voces críticas lamentaron que la campaña fuera demasiada sesgada en favor de Erdogan, cuya propaganda electoral dominó las televisiones y los carteles de publicidad en los días anterior a la elección.

“Erdogan se ha convertido en el primer presidente directamente elegido por el pueblo, después de un proceso electoral injusto”, dijo el diario fuertemente secular Cumhuriyet.

Los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), señalaron en un comunicado este lunes que tanto Erdogan como sus dos contrincantes pudieron desarrollar su campaña electoral libremente, aunque también señalaron que “el uso que hizo el primer ministro de su posición oficial, unido a una cobertura mediática partidista, le dieron una marcada ventaja sobre los otros candidatos”.

Miles de turcos tomaron las calles de Estambul, tocando las bocinas de sus coches y agitando las banderas turcas para celebrar la victoria de Erdogan. En Ankara se lanzaron fuegos artificiales.

En su discurso de victoria, Erdogan lanzó un mensaje de reconciliación, después de una campaña en ocasiones dura.

“Cerramos hoy una era y entramos en una nueva”, dijo y prometió ser “el presidente de los 77 millones de turcos”, olvidando “las disputas del pasado”.

Erdogan superará el tiempo en el poder de Mustafa Kemal Atatuk, fundador del Estado turco en 1923.

Erdogan aspira claramente a quedar en la historia como una figura de cambio como Ataturk, con sus ambiciosos proyectos de infraestructuras, que incluyen un nuevo canal para los barcos en Estambul, un tercer aeropuerto en la ciudad y una red ferrocarril de alta velocidad en todo el país.

Pero muchos turcos seculares acusan a Erdogan de dilapidar la herencia de Ataturk con la gradual islamización del país y la imposición de la autoridad de un solo hombre.

Este descontento estalló en las protestas mortíferas de 2013, pero no se registraron incidentes en la noche de las elecciones.

“Ruego a todos quienes me califican de dictador y autócrata que revisen su posición”, dijo desde el balcón de las oficinas de su partido a quienes le acusan de querer restringir las libertades o islamizar el país.

La Unión Europea felicitó el lunes a Erdogan y le llamó a desempeñar un “papel de reconciliador para la sociedad turca”, en un mensaje publicado por el presidente del Consejo de la UE, Herman Van Rompuy.

A %d blogueros les gusta esto: