web analytics
lunes , 11 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » Empresas evaden el 50% del impuesto sobre la renta
Empresas evaden el 50%  del impuesto sobre la renta
Desde la izquierda, José Francisco Lazo, coinvestigador; Mario Salomón Montesino, jefe del departamento de economía de la UCA, y Saira Johanna Barrera coinvestigadora, presentarn el informe socieconómico elaborado por la UCA. Foto Diario Co Latino / Ely Argueta.

Empresas evaden el 50% del impuesto sobre la renta

Ely Argueta
@Diario CoLatino

Empresarios salvadoreños, malady principalmente de la gran empresa privada, evadieron 800 millones de dólares del impuesto sobre la Renta, además de la apropiación indebida del IVA que alcanzó la cifra de 713 millones, según un informe presentado por el Departamento de Economía de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA).

Este informe realizado con datos del segundo semestre del año 2015 revela que en total, la cantidad que no llegó a las arcas del Estado se eleva  a 1 mil 513 millones, lo que representa en términos reales,  2.4 veces el incremento del PIB, aproximadamente.

La evasión de los impuestos ha mermado las ventajas que la población puede experimentar, como un incremento al salario que es consecuencia del impacto del crecimiento en la política tributaria redistributiva del Estado.

El informe también señala que la inversión promedio de las empresa privadas en los últimos  15 años ha sido del 15 % del Producto Interno Bruto (PIB) y se contrasta con las remesas que representa el 18 %.

Este dato, para los analistas  significa que la empresa privada tiene la capacidad de generar mayor inversión, lo que evitaría la incapacidad de absorción laboral y la migración que en la actualidad representa 2.8 millones de personas fuera del país.

El salario promedio solamente ha crecido 2% en los últimos 15 años, afirmaron los estudiosos,  y se han incrementado los préstamos por consumo que oscila en el 30 % y que en la mayoría de casos es para consolidar deudas.

Según Mario Salomón Montesino Castro, Jefe del Departamento de Economía de la UCA, la política fiscal es el principal instrumento con el que cuenta la economía del país. Señaló que la evasión es un obstáculo tremendo que proviene de las empresas privadas capitalistas. Esto ha perjudicado la capacidad del Estado de redistribución de políticas fiscales que favorecdería a los sectores que menos tienen.

En el informe económico se estima que la elusión como incentivo para la inversión debe ser estudiada y evaluada, pues sólo los incentivos en las exportaciones  sumaron 400 millones de dólares, más del 60% de lo que representa el crecimiento real de la economía en 2015.

Saira Johanna Barrera, coinvestigadora y coautora del informe, explicó que la evasión fiscal  es una fuga importante de recursos que resta poder económico al Estado, que tiene que intervenir y solventar ciertas necesidades de personas que no pueden satisfacer por diferentes razones, uno de ellos es el salario.

La constante y principal exigencia del sector empresarial hacia el Gobierno son los incentivos fiscales, so pretexto que de esa forma se genera trabajo, que al final el Gobierno se retribuirá con los impuestos que le cobren a los trabajadores o consumidores.

De acuerdo con Barrera, la incapacidad de absorción de la población trabajadora consiste en la vulnerabilidad de salarios. Los salarios mínimos de los trabajadores salvadoreños no han recuperado el poder de compra que tenían a finales de la década de los 70. En los 80  los salarios mínimos urbanos perdieron el 80% de su capacidad de compra. Los ajustes salariales posteriores no han podido compensar esta pérdida.

Entre 2010 y 2016 los salarios mínimos reales experimentaron un crecimiento de sólo 2%. Los salarios mínimos urbanos cubren menos del 50% de la canasta básica de mercado que cuesta aproximadamente 407 dólares. Los salarios medio cotizables del ISSS cubren sólo el 75%. La tarifa agropecuaria general únicamente alcanza para comprar un poco más del 50% de la canasta.

Ante la anterior realidad, el Gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén ha luchado en el Consejo Nacional del Salario Mínimo un salario mínimo de $300 en el área urbana y de $250 en el campo. Sin embargo, el sector empresarial ha maniobrado con los representantes del sector laboral en el Consejo, para rechazar la propuesta del Gobierno y aceptar la de la ANEP que consiste en un incremento de 0.11 centavos de dólar diarios.

A %d blogueros les gusta esto: