web analytics
Martes , 22 Agosto 2017
Inicio » Articulos » El sueño de nuestros niños

El sueño de nuestros niños

Opiniones de Salvador Sánchez Cerén

Habíamos llegado a Santa Ana con nuestra Caravana de la Victoria. Éramos miles de personas que habíamos hecho el recorrido en automóvil por todo el occidente del país. Al entrar a la Ciudad Heroica nos sorprendió ver las calles inundadas de gente que nos daba la bienvenida alzando banderas. Ese día conocí a Edwin López, cialis un niño de unos doce años que subió a la tarima y nos entregó un mensaje breve pero sincero:

“Por ser un niño no puedo defender mi derecho. Les pido a ustedes que defiendan con su voto el Paquete Escolar: el vaso de leche, troche mis uniformes, mis zapatos y mis cuadernos. Sé que mis padres tienen cómo darme todo esto, pero algunos niños no tienen los padres con los recursos económicos para darles a sus hijos el Paquete Escolar.”

Edwin no pudo contener las lágrimas. Nunca olvidaré ese momento. Todos los presentes estábamos conmovidos por el profundo deseo de un niño que no piensa solamente en él sino en aquellos menos favorecidos. Los adultos deberíamos estar más atentos a las grandes enseñanzas que los niños nos dan.

Edwin me hizo pensar en esos miles de niñas y niños salvadoreños que van a la escuela, en el campo como en la ciudad, albergando sueños, interesados en aprender y crecer, en ser felices, confiados en que nosotros los adultos seremos responsables y haremos todo lo que esté a nuestro alcance por ellos.

Creo que los salvadoreños ya aprendimos lo suficiente del pasado. Para quienes no lo saben, cinco años atrás muchos niños iban a la escuela sin zapatos, otros se quedaban en casa porque sus padres no podían darles los útiles escolares. Es lamentable que quienes pudieron cambiar esa realidad nunca lo hicieron.

Es mi compromiso hacer de los centros escolares lugares de igualdad, donde a nuestros niños se les imparta educación de calidad, donde se les brinde alimentación, seguridad y se les prepare para la vida.

Edwin es uno de los más de 1,3 millones de niños que desde 2010 están recibiendo zapatos, uniformes y útiles escolares. No sé si los adultos nos hemos puesto a pensar alguna vez cómo se sienten ellos al recibir sus paquetes escolares.

Con alegría nuestra niñez nos está invitando a seguir hacia adelante. Debe ser nuestro deseo proteger sus sueños. Está en nosotros la decisión de seguir avanzando, por ellos, por el país que queremos.

A %d blogueros les gusta esto: