web analytics
martes , 12 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » El Salvador, uno de los países con más bajo nivel de lectura en L.A.

El Salvador, uno de los países con más bajo nivel de lectura en L.A.

@elder_gomez_2

El Salvador es uno de los países latinoamericanos con los más bajos niveles de lectura, health here debido a la poca cultura en esa rama inculcada en los centros escolares, a la reducida producción literaria por el limitado número de editoriales, la falta de subsidio estatal para minimizar los costos de impresión de las obras y la llegada de empresas transnacionales, reveló la Cámara Salvadoreña del Libro.

Ana Dolores Fauvet, presidenta del organismo, explicó que el diagnóstico de la lectura en este país centroamericano revela que un 33 por ciento de los estudiantes universitarios salvadoreños – 170 mil -, compran un libro en un período de un año académico, comparado con los cinco títulos que lee en un mes un estudiante universitario en Argentina.

“En El Salvador se editan 400 títulos nuevos en un año, sólo más que Honduras en Centroamérica” y menos que en Panamá, donde las editoriales producen 900 obras de manera anual, dijo Fauvet.

La producción literaria salvadoreña contrasta con las que se realizan en Brasil, donde son editados 50 mil títulos al año, los 12 mil que se hacen en México y Colombia y los 4,500 que se hacen en Chile, dijo Fauvet.

La empresaria recordó que en El Salvador existen 118 editoriales registradas de manera legal y que el 75 por ciento de éstas son negocios de los mismos autores de los títulos, que se autofinancian la producción de sus obras, “es decir, el autor diseña su propio libro, invierte para contratar la impresión y luego se dedica a venderlo a las librerías y público en general”.

“¿Por qué El Salvador está rezagado en materia de lectura?”, preguntó la empresaria, “porque hay pocas editoriales (y) las que hay tienen poco capital si son privadas o poco presupuesto sin son institucionales o públicas”, además, “porque las editoriales existentes no pueden competir con las extranjeras en autores, costos de impresión, diseñadores (y) costo de papel”.

Además, “porque al ser tan poca la producción (de libros), sin subsidios, con bajos niveles de lectura, muy pocos empresarios quieren invertir en la rama editorial, no es un negocio rentable ni atractivo”, aseguró la empresaria, quien dijo que en El Salvador “hay muy poca inversión nacional en libros”.

La empresaria advirtió que la “poca inversión” en la producción literaria, ha fomentado un “círculo vicioso de pobreza cultural” en El Salvador por los bajos niveles de lectura, la poca oferta de libros y escasas bibliotecas, la dependencia literaria de otros países, los elevados costos de fletes y de producción de títulos y un “débil” marco jurídico que propicia la piratería y la reprografía.

“La única manera de mejorar y romper el círculo, es trabajar como país en la lectura. No hay educación sin libros; el libro es el medio idóneo para formar a los ciudadanos y a los jóvenes, es decir, para que podamos salir de la ignorancia y la pobreza”, afirmó Fauvet.

No obstante, la empresaria dijo que además de la Cámara Salvadoreña del Libro, trabajan por fomentar la lectura entre los salvadoreños, profesores en colegios privados y escuelas públicas, editores y distribuidores de libros, así como los bibliotecarios.

“Los editores y distribuidores de libros nos hemos vuelto un socio estratégico de la educación en el país, porque brindamos, no solamente libros, sino también actividades que se necesitan para fomentar y fortalecer la lectura, como talleres de lectura para alumnos, (entrega) de libros gratuitos a los docentes y alumnos becados…(y se realizan) ferias del libro”, subrayó.
>

A %d blogueros les gusta esto: