web analytics
domingo , 17 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » “El proceso de paz está amenazado por la ultra derecha”: Piedad Córdoba
“El proceso de paz está amenazado  por la ultra derecha”: Piedad Córdoba

“El proceso de paz está amenazado por la ultra derecha”: Piedad Córdoba

@GloriaCoLatino

Piedad Córdoba, treat  junto a grupos de la sociedad civil, ha alzado su voz para exigir del gobierno colombiano y las FARC, los acuerdos que lleven por fin la paz a su país.

“Hay problemas serios, muchas promesas que el gobierno se había comprometido, no se han cumplido y ahora la ultra derecha se está fortaleciendo y ellos, no creen en la negociación”, dijo.

Como sociedad civil han dado vida al “Frente Amplio por la Paz con Justicia Social y por la Democracia”, con el fin de unir esos esfuerzos, la intervención solidaria de la comunidad internacional y regional, para buscar una paz para todas y todos las colombianos.

Abogada de profesión, Córdoba posee una amplia carrera política que la llevó al Senado en 1994, bajo la bandera del Partido Liberal. Es la líder del Movimiento Poder Ciudadano, Marcha Patriótica, y de Colombianos por la Paz. Siempre ligada a movimientos progresistas, Córdoba recibió el reconocimiento “Príncipe de Asturias de la Concordia”.

Liberada de su secuestro el 4 de junio de 1999, cooperó en procesos de liberación de otros secuestrados por las FARC, junto con el expresidente Hugo Chávez.

– ¿Qué valoración tiene de la mesa de diálogo del gobierno nacional y las FARC?

El proceso de paz en Colombia está pasando en un momento muy importante, pero también, muy sensible y complejo; tomar la decisión de negociar en pleno conflicto le da mayores dificultades.

Primero que todo, porque en Colombia no ha habido realmente una pedagogía hacia lo que significa la terminación del conflicto armado, y fundamentalmente la construcción de la paz.

La construcción creada es de una lucha contra un grupo de delincuentes terroristas que están sentados, prácticamente, favoreciéndose del gobierno, y esto indiscutiblemente con la llegada al país de una ultraderecha ya oficial, con presencia en el Congreso, que muchos de ellos vienen del financiamiento y apoyo al  paramilitarismo, pues obviamente genera una amenaza y presión muy fuerte al gobierno nacional.

– ¿Presión en qué sentido?

Pues, eran antiguos socios y hoy ellos ven la discusión de una manera muy diferente sobre la renunciación de este conflicto, y de los que estamos pensando que hay que terminar con este conflicto sin más violencia.

– ¿Cuán importante es la participación de la Comunidad Internacional en la conclusión del conflicto?

Yo creo que la Comunidad Internacional puede jugar un papel importante en este proceso, porque hay un esfuerzo muy grande de levantar la “Mesa de La Habana” (negociación FARC y gobierno de Colombia), sobre todo, porque hubo una fuerte arremetida contra la insurgencia con golpes militares duros.

Con bombardeos a la estructura petrolera del país, con combates y asesinatos, todo lo que significa la guerra; esto lo recoge muy bien la derecha, quienes están a favor prácticamente de lo que es, la mano militar, en el conflicto para levantar la voz y exigir que se acabe la Mesa de La Habana, o firmar los acuerdos a los que han llegado.

– ¿Qué ha significado todo esto?

Muchos de los casos –se dice-  que han servido para desestabilizar a la región. Nosotros creemos que lo sucedido en Venezuela es muy fuerte todo ese fenómeno de desestabilización.

Se ha dicho que participaron en el Golpe de Estado de Honduras e

igualmente, como lo hicieron en Paraguay  -entonces- esa visión que en su momento tenía el ex Presidente (Hugo) Chávez, que era muy importante la paz en Colombia, hoy es mucho más fuerte y sabemos que la paz en la región inicia con la paz en el país.

– ¿Qué papel jugará la Comunidad Internacional?

La Comunidad Internacional tiene que exigir que el proceso de siga y termine con la paz, pero no de los sepulcros o de cesación de los fusiles, sino que,  una paz con transformación y solución de todos los problemas que enfrenta el país.

– ¿El Salvador puede contribuir a la paz en Colombia?

Por eso estamos en su país, porque la compañera Nidia Díaz es de las personas más comprometidas con la paz en Colombia; ella tuvo mucho que ver con la liberación de las personas que estaban retenidas por las FARC, pero también, en lo que significó en los inicios la Mesa de La Habana, Cuba.

Hemos venido a trabajar con ella y plantearle una serie de actividades que haremos en el país por la paz, que incluye también, a Rigoberta Menchú, de Guatemala. Tenemos una actividad para noviembre 25, una reunión de mujeres nóbeles, para que la sociedad colombiana, cada vez más se involucre en el proceso como tal.

– ¿Cómo percibe la sociedad civil este proceso de paz entre el gobierno y las FARC?

La sociedad colombiana, a través de las organizaciones sociales, populares, estudiantiles, indígenas, afrodescendientes y todo el sector rural, es un movimiento social con capacidad de incidencia, sobre todo, a lo que ha sido la agenda política del gobierno nacional.

Y queremos aclarar que muchos de nosotros votamos por la reelección del Presidente Santos, sin compartir lo que para ellos significa la paz; lo hicimos porque creemos que era fundamental darle seguimiento a los primeros acercamientos para que acabe el conflicto armado y que se permita la construcción de la paz.

– ¿Es una visión más democrática?

Creo que falta mucho, porque además tenemos unos medios de comunicación  que son totalmente aliados de la ultraderecha y derecha, y que es obvio, no escatiman ningún momento para deslegitimar el proceso de paz.

Hay 18 millones de colombianos en pobreza absoluta, hay regiones que no hay agua son situaciones infrahumanas en poblaciones indígenas. La infraestructura de todo el Pacífico que además de ser muy rico es donde viven la mayoría de los afrodescendientes en condiciones de miseria total, son situaciones muy graves.

Y sobre todo, diría yo, con una política minero-energética que acaba con los recursos naturales, que saquean el petróleo, que saquean el gas, que se llevan el oro, el agua. Y obvio, lo que queda al país es muy poco.

– ¿Cuál es la postura del gobierno que tiene un nuevo período de gobernanza?

El Presidente Santos ha hecho un discurso en su toma de posesión, con algunas promesas que se fundamentan en la paz y la equidad. Y por primera vez, el Presidente Santos habló de la necesidad de bajar el presupuesto de guerra, para invertirlo en educación.

En Colombia existen 25 millones de personas en pobreza, a pesar de ser un país muy rico, porque sus riquezas han sido saqueadas por las multinacionales. Es una situación muy compleja.

– ¿La sociedad civil podrá presionar políticamente al gobierno y a las fuerzas insurgentes a buscar la paz?

Yo creo que sí,  vamos a trabajar para lograr una gran movilización popular, ahora estamos construyendo el Frente Amplio por la Paz con Justicia Social y por la Democracia.

Enfrentamos dificultades y obstáculos, pero considero que lo que nos aglutina son muchas plataformas de paz, venimos planteando muchos eventos envolventes, regionales, nacionales, para demostrarles que por más que traten de acabar con las iniciativas de paz, no lo vamos a permitir.

A %d blogueros les gusta esto: