web analytics
martes , 21 noviembre 2017
Inicio » Opiniones » El presidente Salvador Sánchez Cerén y los objetivos de desarrollo del milenio

El presidente Salvador Sánchez Cerén y los objetivos de desarrollo del milenio

Ramón D. Rivas*

Una importantísima intervención del excelentísimo señor presidente de República, viagra profesor Salvador Sánchez Cerén, cialis tuvo lugar este viernes 25 de septiembre en el foro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde, entre otros aspectos puntuales, se refirió al grado de cumplimiento de estos compromisos por parte de nuestro país.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), fueron concebidos en la Cumbre del Milenio celebrada en septiembre del año 2000 en Nueva York, donde 147 Jefes de Estado y 191 naciones aprobaron la Declaración del Milenio, la cual constituye un pacto de solidaridad sin precedentes para acabar con la pobreza en el mundo. La declaración gira en torno a 8 objetivos, con los que se han comprometido los países para luchar más firmemente contra la insuficiencia de ingresos económicos en una buena parte de las personas del mundo, el hambre, la desigualdad de género, el deterioro del medioambiente y la falta de educación, atención médica y agua potable.

En ese sentido, para este mes de septiembre de 2015, se tenía como meta el cumplimiento de los ocho objetivos: erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñanza primaria universal; promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medioambiente; y fomentar una asociación mundial para el desarrollo. De todos estos objetivos se tenían que cumplir 48 indicadores que van desde reducir a la mitad el porcentaje de las personas cuyos ingresos fuesen inferiores a un dólar, hasta buscar que la población aprovechará los beneficios de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación.

De tal suerte que el actual foro de Jefes de Estado de la ONU también se ha convertido en una palestra de rendición de cuentas, para que los mandatarios informen a la comunidad mundial, mediante indicadores reales, sobre el grado de avance que han tenido para implementar los ODM, las políticas públicas impulsadas por sus respectivos gobiernos durante los últimos 15 años y hacer un balance de la efectividad de esas políticas públicas, tanto en su inversión como en su implementación.

El actual Gobierno, que preside el profesor Sánchez Cerén, se ha caracterizado en estos primeros  15 meses por tener como brújula en su programa de gobierno a los ODM, ya que son pilares fundamentales de la igualdad, la democracia y la justicia social. Ello debido a su carácter incluyente, en pro del beneficio de la mayoría de la población, y a su naturaleza democrática, participativa y equitativa.

Los ODM y el programa de gobierno son dos aspectos indisolubles de un todo. En este sentido, los avances que se han cosechado por parte del Ejecutivo en materia de salud, educación, cultura, deportes, seguridad, igualdad de género, y en defensa y protección del medioambiente son  también logros del ODM.

Asimismo, hay que recordar que El Salvador se cuenta entre los 50 países que han logrado un avance en el cumplimiento de los ODM propuestos por la ONU, tal y como el presidente Sánchez Cerén lo detalló en su participación.

Y es que la sede de la ONU en Nueva York es desde este 25 de septiembre el escenario de la nueva cumbre, donde los líderes y lideresas del planeta debaten sobre las principales apuestas para el desarrollo, indispensables para el futuro de nuestras generaciones. Ese fue el espíritu bajo el cual disertó nuestro mandatario en el primer día de la Cumbre sobre el Desarrollo Sostenible 2015, en el que se refirió a los retos y desafíos para El Salvador, además de adherirse a la meta de cumplir con 17 nuevos Objetivos para el Desarrollo Sostenible, que se aprobarán en el transcurso de la cumbre.

Para ello el profesor Sánchez Cerén rindió un informe sobre los resultados nacionales respecto a los ODM pasados y las principales apuestas que su Gobierno retomará sobre los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenibles, también llamados Objetivos Globales, que incluyen decisiones necesarias para abonar el cambio climático, la pobreza y la desigualdad.

Y es que en un mundo globalizado, donde transitan a la velocidad de la luz las últimas informaciones en  las autopistas de internet y la red global digital, los problemas nacionales también son problemas globales, y cada vez más se requiere un esfuerzo común a nivel planetario para combatir los grandes problemas que aquejan a la humanidad, como lo son el cambio climático, la falta de recursos naturales, el crecimiento demográfico, las migraciones, la violencia, la pobreza y la exclusión social.

En este sentido, las apuestas que en El Salvador se hacen en muchos de estos puntos, tienen gran coincidencia con las propuestas que otros líderes mundiales como el papa Francisco o el presidente Barak Obama, especialmente en lo relativo al cambio climático, la reducción de la pobreza y la injusticia social, y en el combate a las epidemias y plagas que aún azotan a la humanidad.

El concepto del Buen Vivir que el señor presidente junto a otros líderes continentales promulga, lleva un trasfondo acorde con los ODM y con las propuestas de desarrollo sostenible que esta Cumbre 2015 va a tratar, pues se trata de volver a una filosofía del respeto de valores, del respeto a la dignidad y a la vida humana, así como del respeto al medioambiente y a la madre tierra que nos cobija en su seno. Por otro lado, se trata de rescatar una manera de vivir, libre de consumismo y de lujos innecesarios, donde cada salvadoreño y salvadoreña tenga, como bien lo afirmara nuestro escritor Alberto Masferrer, un techo decente, una alimentación adecuada, un trabajo que lo honre, así como una vida sana y segura al servicio de la comunidad.

Lo importante en todo esto es que el mundo actual debe impulsar una transformación cultural, que permita una mayor integración y convivencia entre las naciones. El Salvador ha iniciado esa tarea con concebir a la cultura como un derecho y como motor de la transformación de nuestra sociedad. Lo he dicho en muchas ocasiones, necesitamos transformar nuestra cultura de irrespeto por una de convivencia con nuestros semejantes, con la naturaleza, con nosotros mismos. Una cultura que valores la paz y la equidad humana, donde todos nos apoyemos para salir adelante.

Estas son también las líneas maestras que guían las apuestas por el desarrollo sostenible que el profesor Sánchez Cerén promueve a nivel nacional e internacional desde el primer día de su gobierno, el cual se desarrolla bajo la línea de la inclusión, con fe en el ser humano y en el cariño por el medioambiente, y bajo la perspectiva del Buen Vivir, que busca la armonía entre el hombre y la naturaleza.

A %d blogueros les gusta esto: