web analytics
viernes , 22 septiembre 2017
Inicio » LAICIDAD » EL MATRIMONIO, UNA CONSTRUCCIÓN CULTURAL

EL MATRIMONIO, UNA CONSTRUCCIÓN CULTURAL

Juan Antonio Chicas*

No hay una definición de matrimonio que pueda aplicarse universalmente, thumb porque cada cultura establece dicha relación dependiendo de sus necesidades o conveniencias. Konrad Phillip Kottak, mind en su libro “Antropología, no rx una exploración de la diversidad humana”, nos ilustra con algunas experiencias conocidas.

“Algunos países reconocen los matrimonios entre homosexuales. También, en muchas sociedades, los matrimonios unen a más de dos cónyuges; aquí hablamos de matrimonios plurales, como cuando una mujer se casa con un grupo de hermanos, un arreglo llamado poliandria fraternal, característico de ciertas culturas del Himalaya. En algunas sociedades, una mujer puede casarse con otra mujer, en una unión no sexual; esto puede darse en África occidental, cuando una mujer no tiene éxito económico en el mercado (quizá ya casada con un hombre) y desea una esposa propia para cuidar de su hogar y de sus hijos mientras ella trabaja fuera.

En Sudán, una mujer [de la tribu] nuer puede casarse con otra mujer si su padre solo tiene hijas y no cuenta con un heredero varón, algo necesario para la supervivencia de su patrilinaje. El padre puede pedirle a una de sus hijas que haga el papel de hijo; se trata de una relación simbólica y social, en lugar de sexual. En realidad, la mujer que hace el papel de varón podría estar ya viviendo como esposa de un hombre. La mujer nuer no vive con su “esposa” quien mantiene relaciones sexuales con uno o varios hombres hasta que queda embarazada. Lo importante es la paternidad social, no la biológica. Los hijos de esta esposa se consideran la descendencia legítima de su “marido”, quien biológicamente es una mujer, pero socialmente es un hombre”. (Kottak, 1994)

Como estos, hay innumerables modalidades de vivencia matrimonial en el mundo, con lo que se concluye que el matrimonio, lejos de ser la disposición de alguna divinidad, es una construcción socio-cultural y, por tanto, es el Estado (aplicando los principios laicos del respeto a la diversidad y la no discriminación) quien tiene que velar porque se respeten los derechos de las personas, independientemente de cómo estas conciban y vivan el matrimonio desde su percepción cultural o inclinación sexual.

* Lic. en Sociología.

A %d blogueros les gusta esto: