web analytics
martes , 21 noviembre 2017
Inicio » Articulos » EL GRAN GALEOTO

EL GRAN GALEOTO

FRANCIS FANCI
www.aventuramistica.com

EL GRAN GALEOTO

Otra vez han movilizado al gran Galeoto a pelear sus batallas. Otra vez revive el Golem lenguaraz que esconden en la zahúrda. Los señalamientos miento. Nuevamente aparece el cobre. Otra vez su Mr. Hyde colectivo. Otra vez profanando el verbo con las calumnias, look store el insulto, sickness la maledicencia, cialis la burla, la amenaza.

El lado bueno es que se muestran tal cual son, los admiradores de Goebels y del Príncipe que describe Maquiavelo. La lengua conectada al hígado y el hígado secretando más odio que bilis. Gustan del rumor, el escándalo, el chisme y la chabacanería.

Al enterarnos del carnavalesco e irreverente dizque desfile bufo, reímos; pero no porque celebráramos la grotesca comparsa organizada por el extranjero de los bebederos; nos reímos de los perdedores que no ocultan su coraje e impotencia y se desquitan exponiendo su vulgaridad y bajeza.

Y son los mismos que le han levantado al Verbo soberbios templos, sucursales del cielo en la tierra. Son los Corleone de Puzo y de la cinta de Scorcese.

Viven en constante culto, les gustan los mármoles, las fuentes, las ornamentaciones doradas, las cortinas de terciopelo, los besuqueos de anillos, la música de órganos y carriones, las palabras en latín o en hebreo, el olor a flores y a incienso, los buenos trajes, los manteles de lino, las colectas en bandejas, en cepillos y alcancías; manteniendo con ellas a quien les finge que ya se ganaron el cielo. Repiten como loros lo que sucedió en aquellos tiempos y en aquel lejano lugar y con la misma lengua con la que comulgan, la misma lengua con la que rezan y cantan alabando al Señor, sueltan la frase cargada de rencor, los viscerales discursos y alegatos, contaminado de resentimiento el ambiente mental.

El centro de su adoración es alguien que no quiso ser adorado, sino imitado: La Palabra, El Verbo viviente; quien entre otras cosas afirmó: “Que sea tu decir si es sí, sí y si es no, no”; “No llames raca o tonto a tu hermano”; “La verdad os hará libres”; “No es lo que a la boca del hombre entra lo que a éste contamina, si no lo que de ella sale”; “De cada palabra ociosa que saliere de tus labios tendréis que rendir cuenta”.

Y para cerrar ésta, nada mejor que citar:

POR TUS PALABRAS SERÁS SALVADO Y POR TUS PALABRAS SERÁS CONDENADO.

FRANCIS FANCI. – Centro de Estudios e Investigaciones Filosóficas.-    

A %d blogueros les gusta esto: