web analytics
domingo , 24 septiembre 2017
Inicio » Internacionales » El G20 quiere amortiguar la onda expansiva de la crisis china

El G20 quiere amortiguar la onda expansiva de la crisis china

Por Aurélia End/Ankara/AFP

Ministros de economía y banqueros centrales del G20 intentaban el viernes cerrar filas ante dos grandes desafíos, mind la ralentización en China y una probable alza de los tipos de interés en Estados Unidos.

Los tumbos bursátiles y económicos en China, medicine así como las intenciones de la Reserva federal (“Fed”), el banco central estadounidense, centrarán las reuniones de los responsables de las 20 principales economías mundiales en Ankara, este viernes y el sábado.

Turquía acoge este año las reuniones del G20, así como la que congregará en noviembre a los jefes de Estado y de gobierno, antes de pasarle el relevo a China en 2016.

Pese a las inquietudes sobre China o la Fed, es poco probable que estos dos temas –fuentes potenciales de crisis– sean tratados directamente en el comunicado, prácticamente ya redactado, al término de la reunión.

“No es lo que solemos hacer aquí”, señalar a un país y menos aún a un banco central, indica uno de los participantes.

En todo caso, los grandes responsables de la economía mundial no han esperado a llegar a Ankara para dar sus opiniones.

“Nuevos riesgos se presentan ante las perspectivas de crecimiento y de inflación” en la zona euro, advirtió el jueves el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, aludiendo a los efectos que pueda tener la ralentización en China.

“Pedir cuentas” a Pekín

Estados Unidos ya ha sermoneado a Pekín por su confusa estrategia de apoyo a la economía y por la opacidad de sus estadísticas.

El secretario estadounidense del Tesoro Jack Lew afirmó el jueves que pediría “cuentas” a los chinos por su brutal devaluación del yuan en agosto.

La directora general del FMI Christine Lagarde llamó por su lado a los países emergentes a ser “vigilantes” ante los efectos de la ralentización en China, que se refleja en reiterados brotes de pánico en las bolsas y fuertes caídas de los precios del petróleo y otras materias primas.

Después de que Draghi dijera el jueves no tener “ningún límite” para apoyar a la economía de la zona euro, ahora los ojos se vuelven hacia su homóloga de la Fed, Janet Yellen.

Persiste la incertidumbre sobre un alza de las tasas de la Fed ya en septiembre. Semejante decisión podría estar justificada por la solidez de la economía norteamericana pero enviaría una onda de choque a países emergentes, algunos de los cuales, como Brasil y Rusia, ya tienen serias dificultades.

Un endurecimiento monetario en Estados Unidos tendría un efecto de “aspirador” de capitales, atraídos por mejores rendimientos, en detrimento de la estabilidad financiera de las economías emergentes ya afectadas por la caída de las cotizaciones de las materias primas.

También se fijarán estrategias en la lucha contra las prácticas de evasión fiscal de grandes multinacionales.

Por otra parte, el ministro brasileño Joaquim Levy –objeto de rumores de un eventual cese– estará en la reunión del G20, que se celebra en plena crisis migratoria en Europa. El gobierno brasileño aseguró que seguiría en su cargo.

Los participantes también buscarán coordinar mejor la lucha contra la financiación del terrorismo, un tema candente y en particular en Turquía, país vecino de Siria, donde los yihadistas del grupo Estado Islámico controlan numerosos territorios.

Francia tratará por su lado de movilizar fondos contra el calentamiento climático, en vísperas de la gran conferencia sobre el clima (COP 21) que se realizará en París a fin de año.

A %d blogueros les gusta esto: