web analytics
Sábado , 19 Agosto 2017
Inicio » Ocurrencias » El fin de la gusanera

El fin de la gusanera

Nelson López*

Los gusanos saltaron de a metro, stuff y entre los estertores de un final sin remedio comenzaron a despotricar contra todo lo que refractaba en colores y como siempre, esparciendo ese racismo intrínseco que por mas de 50 años les ha dado para vivir a rastras con la pesadilla a cuestas, viendo desde los agujeros la alegría de la revolución y encolerizados contra las nuevas generaciones que ya no pertenecen a esa estirpe dañina.

Unos pocos que quedan, con alardes de sadomasoquismo, piden más leña y fuego, sin entender que todo ha terminado. Unos pocos, ante lo que para ellos era inimaginable,  gritaban sandeces contra el nuevo amanecer de los irreverentes, de los que nunca agacharon la testuz, de los que no se hincaron para que les dieran palmadas y migajas.

Solo unos pocos, no aceptaron que terminó una era en la que uno a uno, los malos fueron desapareciendo porque no hay maldad que dure cincuenta años, ni malos que vivan mucho. Pocos fueron los que gritaron ¡negro! ¡cobarde! lamiéndose las heridas supuradas y exigiendo guerra contra los dignos que siguen adelante a pesar de los cercos que alrededor les levantaron para doblegarles.

“Nos ha traicionado al devolver a esos asesinos que son los espías”, vociferaban a pleno pulmón unos pocos que se concentraron ahí donde le llaman el corazón de la Pequeña Habana, tan pronto se enteraron de que los antiterroristas llegaron a su tierra natal. No entendieron que en Miami, Florida, muchos se regocijaron por el nuevo presente, sin las retrógradas republicanadas que persisten en vivir esa demagogia arcaica que solo entusiasma a los muy pocos.

Los que coreaban con fuerza “Castro asesino” hace 53 años, hoy salieron a las calles con carteles para el paneo de las cámaras de televisión. “Este presidente es lo peor que ha tenido la nación. ¿Cómo va a contradecir la decisión de una Corte que condenó esos espías a cadena perpetua? Ha violado la Constitución (Barak Obama)”, decía uno de los invertebrados mentales de línea dura que insistía en el peligro del comunismo al haber «una componenda con un régimen despótico».

¡Ya! los gusanos quedaron atrás… al margen… los jóvenes cubano americanos ya tomaron la batuta para dirigir la nueva orquesta en el fin de la gusanera enquistada en Miami. Para estos jóvenes estadounidenses no fue algo inesperado porque crecieron viviendo la solidaridad y hasta se cree que asesoraron al presidente norteamericano para que existiera un cambio. “Raíces de Esperanza” así se autodenominan estos universitarios y profesionales de origen cubano que lucharon por establecer una comprensión mutua, un punto de vista que a menudo difiere de padres y abuelos. “Es triste que la gente joven sea tan ignorante. Deben ser comunistas”, dijo Laura Vianello, de 68 años, una exiliada cubana que pertenece al grupo de línea dura “Vigilia Mambisa” en Miami.

Frank Mora, un investigador cubano de la Universidad Internacional de Florida en Miami acierta a decir que “existe una clara comprensión en la Casa Blanca de que políticamente van a tener que enfocarse y trabajar con las generaciones más jóvenes de cubanos americanos que están movilizados y apoyando la decisión del presidente”.

¡Viva la juventud cubana! ¡fin al bloqueo norteamericano!

¡viva la revolución cubana!

Un comentario

  1. Juan Leonardo Alvarenga

    Esos cubanos longevos que viven en Miami son los talibanes de la política. Se han quedado solos en su fanatismo y fundamentalismo.

A %d blogueros les gusta esto: