web analytics
Viernes , 22 Septiembre 2017
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » El filósofo y la muerte

El filósofo y la muerte

Caralvá Caralvá

Fundador
Suplemento Tres mil

Fedón o de la inmortalidad del alma de Platón, prostate es un texto descriptivo del último día y de la muerte de Sócrates. Es una narración formidable, sales si usted ha vivido un momento casi mortal podrá comprender esos instantes inolvidables. Nos situaremos en aquellas remotas épocas entre 469 y 399 a.C, Atenas fue derrotada por Esparta y las ideas de Sócrates le colocaron en línea directa de colisión con los gobernantes, así cuatro años después de reinstaurada la democracia, éste filósofo fue llevado a juicio y condenado a muerte,  acusado de impiedad (irreligiosidad a los dioses) y de corromper a la juventud. Aún ahora en el siglo XXI, pocas personas saben el momento de su muerte, la mayoría de ocasiones nos atrapan sin previo aviso, son accidentes, son el resultado consciente e inconsciente de nuestra voluntad. Los estudiosos señalan que Sócrates pudo escapar de su destino, pero decidió aceptar la sentencia y tomarse voluntariamente la cicuta que le mató.  La imagen proyectada en este breve relato,  puede aplicarse a la saga de filósofos que optaron por este camino. Para un filósofo su vida responde a la realidad, el mundo les contesta con la muerte.
La acción socrática tiene muchas aristas: es política, una visión más allá de la vida, una negación a la finitud corporal, la unidad de los contrarios, etc. Pero nos ubica en un discurso individual versus la sociedad. La aceptación de su destino es un acto libertario negativo, ejerce su acción para no escapar -que podría ser libertad positiva-, acepta su destino, quizás vivió toda su vida para ese momento, él era esa decisión contra la sociedad.  Notable acción individual fiel a su filosofía y demuestra ante sus discípulos los argumentos contra el destino dictado por los gobernantes; recuerda en el Siglo XXI nuestra propia historia contemporánea.
Su decisión implica asumir las consecuencias desde su nivel ciudadano. En otros momentos de la historia a través de los siglos: son poblaciones, conglomerados o naciones decididas a defender sus principios, un verdadero evento histórico que se opone a sus similares, es sorprendente que el individuo irradie en sus semejantes la idea del sacrificio, del heroísmo; las consecuencias son los cambios sociales o en este caso una escuela de pensamiento. En ocasiones un relato de esta naturaleza parece un tema agotado, pero nuestra civilización evoca situaciones similares, ahora tenemos nuevos dioses a los cuales se no exige tributo, el consumismo parece ser la moneda de las nuevas adicciones, comunicar la irreverencia es subversivo, así el capitalismo crea un espejismo colosal, el mundo nos engaña con sus esquemas sociales… si bien no existen juicios por impiedad o por corromper a los jóvenes, muchas personas no son aceptadas por su visión del mundo… el rechazo al consumismo parece una especie de muerte filosófica individual, pero paradójicamente las personas extremadamente consumistas también mueren de sed al no lograr el infinito de sus deseos.

A %d blogueros les gusta esto: