web analytics
domingo , 10 diciembre 2017
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » EL ESPÍRITU DE LA CIGARRA
EL ESPÍRITU DE LA CIGARRA

EL ESPÍRITU DE LA CIGARRA

Waldemar Romero

Escritor

 

Contaba los minutos para el timbre de salida, try sentía toda una eternidad en el pupitre de su salón de clases, nunca entendía, nunca comprendía los que la maestra de estudios sociales impartía, el timbre suena, su mejor amiga la espera afuera de la escuela, necesita revisar el Facebook en su celular, tal vez la han etiquetado con alguna postal de amor, su mejor amiga  le pide el cuaderno de matemática para copiar la clase de este día   – en el parque habían muchos bolos sucios- le dice

En el  cuaderno de matemáticas tiene una estampa de monseñor Romero, ella tiene que llegar temprano a su casa,  tendrá que ir a la iglesia “ASAMBLEAS DE DIOS” , afuera de la iglesia su madre tiene una venta de papas fritas, un muchacho vendedor de pan , pregunta – le damos ahora-

Ella tiene que revisar el FACEBOOK manda solicitud de amistad a “sooy la nathy Palacios” no la conoce, pero le vale,..  Los dos se miran , se sonríen, el  sigue su camino necesita revisar su bandeja de mensajes , y claro regresar algunos IMBOX , termina el articulo de filosofía es “asi hablo zarathustra”  de Nishesz recibe una noticia que lo deja conmocionado . Sebastián esta sobre una mesa, vestido de blanco, hay un listón negro en la foto de perfil del Facebook de su madre, busca entre sus libros la fotografía en blanco y negro que se tomaron en el año 1980, fecha 27 de marzo,  su mirada es de un niño que aun se sorprende por lo desconocido. El árbol de Maquilishuat esta botando polen amarillo, el muchacho comparte con el una chicharra, una cigarra seria,  le corrige el,  lo tomo de la mano en marzo, de pronto tocan la puerta de su cuarto, su madre pregunta si has visto el rosario que compro en catedral,  la vecina pasa corriendo, azota la  puerta,

-la niña Alicia esta colgada. Se suicido- fue la muchacha de la sonrisa,  de las papas fritas,  todo el salón de clases al día siguiente asiste a la casa de Alicia a dar el pésame a su madre, profesores, el director, alumnos, la señora del cafetín, el muchacho solo observa todo desde la ventana todos pasan frente a su casa, sabe a donde van.  Dicen la niña Adela que dejo un mensaje en su cuaderno

– “Pablo, Adiós, y un monton de  corazoncitos rotos”

Corre hacia panadería, es tarde, cuenta los minutos para llegar, el panificador escucha la radio, qué pasa, tiene el oído puesto en una noticia de ultima hora,  qué pasa – pregunta otra vez,                                                                                                            – lo asesinaron-                                                                                                                          -¿A quién?                                                                                                                                   –  al cura que habla mucho-                                                                                                                ¿¿haaa??                                                                                                                                         Pero no lo vi en Facebook                                                                                                       -¿Cual Facebook que es eso?                                                                                                           -Hay una lagrima sobre mi mano derecha,  ¿será de Sebastián?                                              Las cigarras dejaron de cantar.

A %d blogueros les gusta esto: