web analytics
lunes , 11 diciembre 2017
Inicio » Editorial » El crimen organizado, la punta iceberg
El crimen organizado,   la punta iceberg

El crimen organizado, la punta iceberg

La mañana del miércoles la ciudadanía se desayunó con el escándalo, help shop primero, help cialis de la captura del Padre Toño (Antonio Rodríguez) y más tarde, cialis con la desarticulación de una banda del crimen organizado, vinculada a lo que se creía extinta banda de  los “Perrones”.

En cuanto a la captura del Padre Toño, no logramos de sobreponernos al asombro, luego de conocer las declaraciones de la Fiscalía, y de los supuestos hechos ilícitos cometidos por el sacerdote español. Esperamos que en el transcurso de las investigaciones consiguientes, si al sacerdote no se le comprueba nada, el juez lo ponga en libertad, lo más pronto posible, para que el clérigo vuelva a su trabajo pastoral y a la labor social.

En cuanto a la captura de los policías, abogados, jueces y fiscales, vinculados a la reactivada banda de los perros, si bien es cierto la noticia ha sido impactante, en el fondo no ha causado ninguna sorpresa.

Y es que, desde hace varios años se viene manejando la hipótesis de que el crimen organizado ha permeado todas las estructuras del estado, y si bien, no para considerarlo fallido, la situación comenzaba a tornarse de alguna gravedad. La situación empeoraba cuando no se veía la actuación de la autoridad pertinente contra dichas estructuras.

Según la Fiscalía, la nueva estructura de los Perrones, la componían jueces especializados, asistentes de tribunales especializados de San Miguel, un jefe antinarcóticos de la Policía Nacional Civil, empleados municipales y once agentes policiales. Por el número de capturados, 82, se puede llegar a pensar que la estructura criminal ha sido desbaratada.

La investigación fiscal  también descubrió que la banda estaba relacionada con una estructura de pandilleros detenidos en los centros penales de Cojutepeque e Izalco, comandados por José Timoteo Mendoza, conocido como “El Chory”.

De comprobarse los delitos a los 127 acusados, no quedará duda que el crimen organizado habría recibido un duro golpe, lo que sin duda, generará confianza entre la ciudadanía, no solo de la efectividad fiscal y policial, sino de que hay una decisión firme de atacar el crimen organizado en el país. Ojalá y el siguiente paso, la judicialización de los casos, se haga como demanda la ley, y que los jueces respondan como lo demanda la ley también

Es de seguir esperando más golpes, de este tipo, pues, no hay que creer, por supuesto, que al desbaratar esta banda se acabó el crimen organizado. Todo lo contrario, es una muestra real de que existe, y que seguramente es la punta del iceberg.

A %d blogueros les gusta esto: