web analytics
sábado , 16 diciembre 2017
Inicio » Articulos » EL AZOTE DEL CÁNCER (No. 3)

EL AZOTE DEL CÁNCER (No. 3)

Dr. Ralph H. Lewis

(Pasado Imperator de la Antigua y Mística

Orden Rosae Crucis, levitra AMORC)

La radioterapia y la cirugía

La radioterapia y la cirugía son los dos métodos terapéuticos principales. Hay otro método de tratamiento que se relaciona con el reajuste de las secreciones de hormonas. Actualmente es posible aplicar la cirugía a casi todos los órganos. Esta es a menudo efectiva en casos de cáncer primario o sea, la parte donde s originó la condición maligna. La cirugía no es, sin embargo, aplicable siempre en la prevención del cáncer secundario. Esto se debe a que en estos casos las células del cáncer primario pueden estar ya ampliamente diseminadas en el sistema circulatorio de la sangre o a través de los canales linfáticos.

La radioterapia dirige sus esfuerzos hacia la curación por medio de la destrucción de las células malignas. Trata de llevar esto a cabo “sin causar muchos daños a las células normales inmediatas”. Hemos oído decir, no obstante, a un especialista en medicina interna, que preferiría  tratar el cáncer por otros medios que no fueran la radioterapia, en las  primeras etapas del mal, si fuese posible. dijo él: “Nos disgusta  el envenenamiento del sistema humano que  a menudo ocurre como consecuencia de la radioterapia, no importa la habilidad  con que ésta sea  aplicada.

Mientras más cercano a la superficie esté el mal, más efectiva resulta la aplicación de la radioterapia. Es obvio que si la radiación tiene que pasar a través de distintas capas de tejido hasta llegar a células de cáncer arraigadas profundamente en el cuerpo, el tratamiento es más difícil. No obstante, fuentes radiactivas más poderosas, producto de la física moderna, están ahora al alcance de la ciencia médica.  El ciclotrón (30 millones de voltios) es un ejemplo de esto. Puede alcanzar, con sus rayos gamma,  los tumores malignos más profundos. Productos sobrantes de las pilas atómicas se están utilizando ahora en la terapia. Estos son conocidos como isótopos radiactivos.

Un Ideal de la Medicina

Es un ideal de la ciencia médica el llegar a producir una medicina o suero que pueda ser inyectado en la corriente sanguínea y que, como un proyectil lanzado desde la tierra al espacio, busque y destruya al enemigo, las células malignas. Mucha experimentación se está llevando a cabo en este campo. Como es sabido, las glándulas endocrinas dependen recíprocamente unas de otras y trabajan al unísono. Por lo tanto, dicha experimentación ha incluido el inyectar  secreciones de una glándula en otra, de manera que la última pueda ser estimulada hacia una mayor actividad. Las secreciones de hormonas se han tratado en esta forma con distingos grados de éxito. Debemos siempre darnos cuenta de que hasta la fecha no se conoce ninguna curación absoluta contra  el cáncer o para su prevención.

Millones de dólares se están invirtiendo anualmente en investigación científica sobre el cáncer. Estas investigaciones están realizándose constantemente en los laboratorios de las grandes universidades y centros médicos, así como en pequeños laboratorios particulares de médicos que se dedican privadamente a la labor de investigación. Afortunadamente, todos los doctores no se dedican exclusivamente a la práctica de la medicina que es, por supuesto esencial, sino que muchos tratan de hacer trabajo de investigación según sus propias teorías, en cuanto  al origen y curación del cáncer. Cuando el tiempo se lo permite, estos doctores trabajan solos en un rincón de su casa o de su oficina.

Estas búsquedas o investigaciones deben ser alentadas en vez de impugnarlas simplemente, porque no están hechas bajo el patrocinio o tutela de instituciones multimillonarias.

(continuará)

A %d blogueros les gusta esto: