web analytics
domingo , 22 octubre 2017
Inicio » Nacionales » Doctor Coto pide a los y las salvadoreñas “renunciar al miedo”
Doctor Coto pide a los y las salvadoreñas “renunciar al miedo”

Doctor Coto pide a los y las salvadoreñas “renunciar al miedo”

Francisco Elías Valencia
@fe_valencia

El doctor José Vicente Coto es ya reconocido por la población salvadoreña, viagra por su rol como director de la Dirección Nacional de Medicamentos. Sin embargo, sales en sus momentos no laborales los dedica a la política. Ayer, cialis tarde, en uno de esos espacios conversó con Diario Co Latino.

Coto, al igual que Gerardo Cáceres, el Profesor Luis Lagos y Marcos Fortín, son los rostros visibles del Movimiento Ciudadano “El Salvador Cambia”, que al igual que otros movimientos ha endosado su apoyo a la fórmula presidencial del FMLN. Sobre ese apoyo, y otros aspectos de la campaña electoral que concluyó a la media noche de ayer, conversamos con el doctor Coto.

– Doctor, en su calidad de dirigente del Movimiento El Salvador Cambia, ¿cómo ha visto el proceso de alianzas del FMLN en este proceso electoral, sobre todo para la segunda vuelta? 

Yo creo que el FMLN en la historia ha tenido un proceso de transformación muy importante, acompañando el sentir de la población. Nosotros, cuando comenzamos a saber de que para elaborar el plan de trabajo del próximo Gobierno no se recurrió a intelectuales o a una élite sino que se fue a consultar al pueblo, vimos que el FMLN estaba enrrumbándose en la dirección correcta porque el Gobierno tiene que estar al servicio de la población. Y una de las cosas que  fue recogiendo el FMLN en esas cientos de miles de consultas es que toda la población tiene algo que aportar y por eso una de las características que más resaltan  en el proyecto para este segundo Gobierno del FMLN es que ahora está contando con una propuesta incluyente. Estamos hablando de que en los planes de Gobierno está muy claro el concepto de que la participación del ciudadano común hasta las organizaciones y todas las estructuras de la vida nacional tienen cabida en el FMLN.

Cuando nosotros comenzamos a acercarnos al Frente como grupo nos dimos cuenta de que  había ya una estrategia muy definida de apertura a movimientos sociales, incluso hasta empresas, personas individuales ya existía un espacio de participación. Esto se ha ido fortaleciendo en el tiempo y me parece que la lección de estas alianzas, que obviamente para un grupo siempre resultan complicadas porque, en el caso del FMLN tienen su identidad histórica y de pronto a aperturarse para que otros grupos, algunas veces incluso hasta quienes han sido adversarios políticos.

Nosotros, precisamente, el día de ayer (el martes), estuvimos en una reunión en donde el secretario general del FMLN (Medardo González) estaba conversando con un grupo de aliados que nos citaron ciertos grupos, muy numeroso, y lo que veíamos era el deseo que tiene el partido de trabajar no como único protagonista, sino amarrando los esfuerzos de la población. Ahí veíamos hasta chalecos de otros partidos políticos, empresarios, grupos de personas con discapacidad. Todos ellos con el interés de encontrar esos espacios  no en un partido político, sino en un proyecto nacional.

– ¿Qué cree usted que ha llevado a que movimientos como el suyo y otros movimientos que usted vio en la reunión con el Secretario General del FMLN, se hayan acercado al Frente?

Yo creo que nosotros estamos enfrentando una situación como país que nos ha llevado a un punto de encrucijada. Lo que estaba en juego en el país era, como bien lo decía la campaña de ARENA: el recuperar El Salvador. Esto de recuperar El Salvador significa que todos aquellos trabajos que el partido ARENA hacía en beneficio de unos pocos, concentraba el esfuerzo del Gobierno en favorecer personas, en favorecer grupos muy definidos. Entonces, lo que está en juego es precisamente un sistema de cómo se ha gobernado en el país.

Uno de los temas que ha traído a la mesa el Presidente Funes es el tema de cómo se prevalece el funcionario de su cargo para propósitos de intereses personales y con ese destape que se ha hecho de casos como el de Francisco Flores, ahora reciente el tema de Ana Vilma de Escobar, que parece ser que esa era la forma, o el estilo, de cómo se utilizaba el Gobierno…

Tendrá claridad doctor, la Ciudadanía o el electorado, que cuando ARENA habla de recuperar El Salvador, inmediatamente hace traslape con el caso Flores y hoy con el de Ana Vilma?

Yo creo que sí,  porque mire, el 80% de la población asegura que Francisco Flores es culpable de corrupción. De tal manera que existe una percepción…, Y si el candidato Quijano (Norman) llevaba su equipo de Gobierno de todo el personal que trabajó con Francisco Flores, parece que ese es lo que él entiende que va hacer recuperar El Salvador.

Entonces, por un lado vemos que el partido ARENA intenta recuperar El Salvador para los propósitos que ellos saben hacer muy bien, y, por el otro lado, el FMLN está hablando de dirigirse hacia el futuro, de construir un puente al desarrollo, pensar y poner de nuevo como lo hizo el Presidente Funes (Mauricio), a la persona humano como el centro de la actividad del Estado.

Entonces, nosotros, al ver ese punto de encrucijada en el cual se presentaban esas dos opciones, no dudamos en escoger el camino que Salvador y Oscar proponen en su plan de trabajo. Así es como nosotros decidimos entonces comenzar a conversar con el FMLN. La sorpresa nuestra es que ya no encontramos a un partido cerrado. Encontramos a un partido, en done la cúpula del partido, se sentaba a platica no viéndonos de arriba para abajo, sino sentarnos en la misma mesa a conversar, a escuchar nuestras propuestas, nuestras inquietudes, a proponernos. Estamos hablando de un estilo de Gobierno no representativo, sino participativo, y eso nos parece es el futuro del país.

– ARENA ha recurrido nuevamente, con su mensajes, esta vez utilizando a los jóvenes, a la campaña del miedo. ¿Cree que esto le va a dar un rédito electoral el próximo 9 de marzo?

Yo creo que no. En las investigaciones que hemos hecho hemos encontrado que cerca el 30% del que le da algún tipo de crédito a estas campañas del miedo, y en ese sentido, nosotros estamos seguros que la población después de tanto, porque esta ha sido una estrategia que permanentemente ARENA ha utilizado –sobre todo en el último momento de la campaña, para que a través del miedo el votante decida por ellos. Porque hay que entender una cosa, el partido ARENA favorece a una cúpula. Entonces, la pregunta es ¿ Y cómo obtiene el resto de los votos. Si favorece a una cúpula tiene los votos de la cúpula, pero el resto de votantes los obliga a votar por ellos infundiendo temor.

Al principio decían: vienen los comunistas y se van a comer a los niños. Y poco a poco esa campaña ha ido tomando diferentes matices, pero al final es lo mismo.  Es un mecanismo que les funcionó bien en el pasado… la población ya lo ha entendido por una razón muy sencilla, en la anterior elección el proyecto del FMLN era una maqueta, ahora ya hay obras, y eso realmente a uno le toca, porque no es lo mismo que a usted le digan mire si gano yo le voy a traer uniformes a usted, pero el partido FMLN le dice: nosotros vamos a continuar, a perfeccionar, a profundizar lo que ya estamos haciendo. Entonces, la campaña del miedo ya no tiene el mismo impacto que cuando no existía una vivencia como la que se ha tenido en estos cinco años.

Se hablaba que el régimen salvadoreño iba a ser como el cubano,  y ya pasaron cinco años y seguimos siendo salvadoreños.

– Doctor, ¿se vale que un partido político utilice un problema como el que están sufriendo los venezolanos para montarse en una campaña política?

Yo que ahí hay dos consideraciones que a mi me parecen importante hacerlas. La primera es que nosotros no conocemos la situación realmente de cómo viven los venezolanos, por eso es que me parece irresponsable que se esté utilizando la imagen de un país para un propósito puramente electoral. Problemas tienen todas las naciones en el mundo, no es exclusivo de Venezuela. A mi me parece irresponsable que se utilice la situación de un conflicto que obviamente existe, pero que nosotros no tenemos todos los elementos de juicio.  En todas hay partes hay conflictos y dificultades que se deben enfrentar nacionalmente.  Así que a mi me parece irresponsable que nosotros traigamos u n problema que están viviendo hermanos latinoamericanos y lo utilicemos como supuestamente “un mal ejemplo”.

Y, en segundo lugar, y esto también me parece muy irresponsable, el hecho de señalar de que de ganar Salvador y Oscar se va hacer de El Salvador una Venezuela. Digo esto, porque me parece que Salvador y Oscar han ofrecido buena parte de su vida para construir un El Salvador, un país del cual nos sintamos orgullosos, y a la par de Salvador y Oscar ha habido una cantidad de gente que incluso algunos han ofrendado su vida para tratar de construir un país del cual nos sintamos orgullosos. Entonces, el decir que el proyecto de un presidente va a ser copiar otro país, me parece irresponsable.

Afortunadamente, El Salvador ha tenido ya un proceso de maduración política. Hemos caminado, todavía nos hemos llegado donde debemos estar, pero, sí hemos caminado para por lo menos reconocer que cuando alguien nos está diciendo ¡ahí viene el lobo!, realmente lo que está haciendo es asustándonos para dirigir nuestra conducta. Y eso ya no va a suceder.

Las mediciones de opinión pública,  que se realizaron el periodo permitido por la ley daban como favorito al FMLN en segunda vuelta, cree que esa tendencia se mantendrá.

Fíjese que cuando todavía se podían publicar encuestas, prácticamente las encuestadoras serias estaban marcando una tendencia que siempre era por encima de los diez puntos con que salió la diferencia de la primera vuelta. Y digo serias porque, como usted recordará, antes de la primera vuelta ARENA estaba proclamando que sus encuestas internas le daban una ventaja de cinco puntos.

Yo creo que la tendencia ya es irreversible. Al final 10, 12, 14, 15 puntos de diferencia puede ser el resultado final, pero lo que es evidente es que si es una victoria  con suficiente solvencia como para pensar que el país está amarrándose a ese proyecto del FMLN.

En esta segunda parte de la campaña el partido ARENA ha retomado los programas más importantes de este gobierno como los alimentos y los útiles escolares. Aunque al principio de la campaña los criticaron. ¿Cree usted que la ciudadanía  cree en este tipo de mensajes?

La credibilidad de una persona que aspira a una posición de autoridad, creo yo es fundamental. Si yo le voy a dar las llaves de mi casa a alguien, yo tengo que tener confianza en que va hacer buen uso de mis bienes. En este caso lo que está en juego es la administración del Ejecutivo, es la primera magistratura del país, uno tiene que estar seguro de que la persona que se va hacer cargo realmente es una persona digan de confianza. Así es que la credibilidad es importante.

Cuando uno mira al candidato del partido ARENA, uno encuentra a una persona que ha sido totalmente inconstante en sus propuestas. No solamente inconstante, sino que hay contradicciones serias entre las cosas que a ellos les ha parecido más importante que el pueblo conozca. Hasta este momento, si usted me pregunta cuál es la propuesta de ARENA, yo no le puedo contestar, y créame, yo he tratado de seguir las propuestas de ambos candidatos, y cuando yo veo las propuestas de Salvador y Oscar vemos una congruencia desde el principio. Existe una presentación de un plan  y se ha mantenido esa propuesta a través de los meses de campaña. De tal manera que la ciudadanía ya sabe en qué consiste el proyecto del FMLN; pero, por el otro lado, cualquier tema que usted me pregunte ahorita del partido ARENA nosotros tenemos varias versiones, algunas de ellas contradictorias, y solo le voy a citar dos ejemplos: el primero que lo conozco muy bien, y es el tema de los medicamentos. Cuando la ley de medicamentos se iba a aprobar, el partido ARENA a través del jefe de la Comisión de Salud dijo claramente de que el partido ARENA jamás iba a estar de acuerdo con la regulación de precios. Esa era una posición del partido ARENA. Más adelante, el candidato Norman Quijano, cuando comenzó la efervescencia de la puesta en marcha de la regulación de precios el señaló que esto era una cuestión que había sido un problema para la población, y el dice que lo que debiéramos de hacer aquí en este país es que el que pueda comprar medicinas que la compre. Eso lo puede decir una persona que tenga dinero, pero una persona que aspira a gobernar una población tiene que pensar en el que no tiene, y tiene que ofrecer un proyecto para el que no tiene recursos y que el estado tiene que garantizarle el derecho de la salud porque es un derecho fundamental.

Más adelante, ellos aparecen diciendo que están dispuestos a corregir todo lo que hay deficitario en la ley de medicamentos, y obviamente estaban de acuerdo con la regulación de precios.

En el tema de los paquetes escolares, el vaso de leche, al principio, al primera reacción  que él dijo es que esto era un desperdicio, un despilfarro. Y, ahora, el último mensaje cuál es, dice él: “todos los programas sociales y más, lo vamos hacer nosotros”.

Entonces, si usted me pregunta a mi si es una persona de confiar yo le podría decir, contundentemente que no. Su mensaje ha sido tan contradictorio que ahora no sabemos cual es la propuesta que tiene el partido ARENA. Lo que si sabemos es que se ha ido acomodando a lo que creen ellos le va a significar más votos. Y eso es peligroso. Porque estamos hablando de un partido que al final, de ganar las elecciones no sabemos qué irán hacer con la administración del poder.

Estos cinco años del Gobierno del Presidente Funes y el FMLN han contribuido a que madure políticamente el electorado salvadoreño.

Yo creo que sí, porque nosotros ahora encontramos, por ejemplo, expresiones de un pluralismo, porque nosotros somos diferentes. El salvadoreño no es el mismo salvadoreño, somos distintos, tenemos diferentes ideas. Estamos comenzando a sentir el gozo de poder expresar sus ideas, y que no sienta usted el garrote encima. Estamos comenzando a experimentar que si usted va a manifestarse a la calle usted lo puede hacer siempre que respete el derecho del otro, y obviamente ese ejercicio democrático no ha sido fácil. Diferentes organizaciones han surgido. Existe en este momento ya un carácter de la sociedad que nos permite ir encontrando distintas manifestaciones. Así que yo creo que uno de los logros que el Presidente Funes ha tenido con su muy particular manera de gobernar, en el cual ha invitado a la población a poder participar en la vida social, en la vida política, y yo creo que esto hay que seguirlo desarrollando, por eso yo al principio insistía en que esa apertura ha dado la fórmula y el FMLN es algo que le va hacer muy beneficioso al país.

– ¿Qué llamado haría usted al empresario, sobre todo a ese empresario casi obligando al trabajador para que voten por ARENA? 

Yo creo que una de las cosas que también ha quedado muy claro es que en el pasado el partido ARENA utilizaba el músculo del Estado para favorecer algunas empresas. Yo no soy empresario, pero si lo fuera, y me diera cuenta que hay un fideicomiso de más de 30 millones de dólares y sea utilizado para darles a allegados… cómo me sentiría yo, si yo estoy haciendo el esfuerzo por desarrollarme mi empresa, por tratar de competir en igual de condiciones .

Lo que yo tendría que hacer es exigirle al partido ARENA que ya nunca más regrese a esas prácticas, porque eso me daría a mi la oportunidad de participar en igualdad de condiciones y desarrollarme.

Si hay algún parido que va a desarrollar estrategias para el fomento de la industria, no de sus amigos, sino de los salvadoreños es precisamente el FMLN.

¿Qué llamo le haría a los salvadoreños y salvadoreñas?

El llamado más importante es que dejemos el temor. El temor no viene de Dios. El Apóstol Juan dijo que  “El perfecto amor echa afuera el temor”. Así es que cuando nosotros estamos, recibiendo ese bombardeo diario de miedo, de temor, de que aquí ya no va haber ni papel higiénico, lo que están haciendo es impidiendo que nosotros nos desarrollemos como seres humanos.

El miedo, el temor es algo que usted decide si lo tiene, renunciemos a eso. Y que entendamos que la vida sigue. Yo creo que el futuro presidente, Salvador, y el vicepresidente Oscar van a ser un buen Gobierno, es gente buena, que quiere sacar adelante el país.

A %d blogueros les gusta esto: