web analytics
miércoles , 13 diciembre 2017
Inicio » Opiniones » ¿Desertores escolares?

¿Desertores escolares?

José  Roberto Osorio
Sociólogo

Según definiciones  oficiales, medicine el “alumno(a) desertor, es  aquel que  abandona la  escuela sin haber  terminado los  estudios exigidos (sic) del ciclo escolar  en que se  matriculó”.

La  deserción escolar es  un fenómeno originado en múltiples causas, de naturaleza económica, social, institucional y familiar. Es un problema que afecta a estudiantes, sus familias, a  la comunidad; a la  sociedad, la economía y a  las  posibilidades  de desarrollo del país.

La deserción implica asimismo familiar y economía y la sociedad. Tiene un costo para el sistema educativo público y para el país en general, en tanto ya se  ha realizado una inversión en cada estudiante que  abandona el centro educativo y  la misma se  transforma en pérdida al no cumplirse  el objetivo previsto.

De acuerdo al censo  escolar que de  manera efectiva se administra y procesa por el MINED,  en 2012, 99,581  estudiantes  abandonaron el sector público educativo, por distintas  causas.

La  matrícula escolar en ese año fue de 1,467,374 estudiantes,   por lo cual la  deserción representó el 6.8% de la matrícula  en el sector público.  La cifra podría estimarse baja o poco significativa, pero los  casi  cien mil estudiantes  que abandonaron las  aulas son personas  que tienen el derecho de  continuar y finalizar sus  estudios, haciendo efectivo el derecho humano  a la  educación.

43,123 estudiantes  que se retiraron de la escuela eran del sexo femenino   (43.3 %) y 56,458 del sexo masculino. (56.7%).

Según estimaciones  técnicas  realizadas, en el período 2008-2010 la  deserción tuvo un costo de  US$83.8 millones. Como se  ha indicado, la cifra no es  costo, es  pérdida ya que son recursos sociales  que  no generan resultados y además no se  pueden recuperar. Completando esta visión, un cálculo simple  que  combina el costo  promedio anual  por  estudiante en los niveles  de educación básica y media  en 2011, muestra una  cifra de US$440.49. De mantenerse  esta cantidad para 2012, la pérdida social por deserción escolar ascendería a  US$43,864,434.69, solo en el año comentado.

En cuanto a los  factores  o causas que producen deserción, la de  más  impacto fue “cambio de  domicilio” con un 30.09%, (29,967 estudiantes),   de los casos. En seguida, “cambio de escuela” ocasionó que el 8.99% de  los alumnos matriculados en ese  año abandonaran sus estudios. Sobre esta causal convendría profundizar si implica  traslado a  otro centro educativo, lo que podría modificar las  cifras.

En orden de importancia, la “delincuencia” ocasionó que 7,416 estudiantes (7.45%) abandonaran las  aulas. “Trabajo agrícola”, es  otra causal de  deserción escolar, situación que  afectó al 7.34% de  la matrícula total en 2012. (7,313 estudiantes).

En incidencia  decreciente, la  siguiente  causal: “Padres no quieren que asista a  la escuela”, produjo que  se  retiraran de estudiar  el 5.61% de  los alumnos matriculados en el sistema público en 2012. (5,586 estudiantes). Es causa llama particularmente la atención y por ello es propicio averiguar si padres  y madres, preocupados por la  seguridad de sus hijos impiden que  estos asistan a centros educativos ubicados en zonas  de  elevado riesgo social y criminal o, si representa la oposición  de  los progenitores a  que  sus hijos  asistan a la escuela debido a prejuicios sobre el funcionamiento del sistema  educativo, en términos de  la poca de  los estudios en  la vida laboral de  l

El “bajo rendimiento académico”, es  la sexta causal  de mayor  incidencia  en la deserción escolar, factor por el que  abandonaron la escuela 5,496  estudiantes. (5.51%).

Causas  como: ”abandonó el país”; dificultades económicas” afectaron cada una, a más  del 4% de la matrícula en 2012.

Es obvio que,  causas  que se  relacionan con el funcionamiento global de  la economía y la sociedad se  encuentran fuera del ámbito de  actuación exclusiva de l. Pero,  como, “cambio de  domicilio”; “cambio de  escuela”, “bajo rendimiento académico”, “padres no quieren que  asista a  escuela”, “son susceptibles de cambio debido a  intervenciones de las  propias familias, directivos escolares, docentes.

La  aspiración debería ser  que la deserción escolar tuviese  un valor cercano a cero, (0), lo cual mostraría un  sistema con una capacidad total de  retención de  los estudiantes, debido a su excelente funcionamiento, mediante el apoyo de  las  comunidades y  decisiones familiares favorables  para la permanencia  de los hijos en la  escuela.

A %d blogueros les gusta esto: